linea_separadora

No hay injusticia más injusta que el fracaso de «John Carter» de Andrew Stanton, una de las películas más entretenidas de la última década. Injusta fue la taquilla para una película que hubiese merecido ser un blockbuster y se convirtió en un bluf. Injustas fueron las pérdidas, que la convirtieron en el mayor fracaso económico de la historia del cine, superando en pérdidas a «La isla de las cabezas cortadas«: recaudó en taquilla 284 millones de dólares en todo el mundo, pero había costado 350. Injustas las críticas, feroces y directas a la yugular. Injustas fueron afirmaciones como las de la revista «Time«, que incluía la película entre las cinco peores del año 2012 junto a «El atlas de las nubes«, «Hyde Park on Hudson«, «Abraham Lincoln: cazador de vampiros» y «Esto es la guerra«. Injusto fue tener prejuicios negativos con la primera película de Pixar en imagen real por el hecho de no ser una película de animación. Injusto fue que tras el fiasco el presidente de Walt Disney Studios, Rich Ross, renunciase a su cargo por las presiones de ejecutivos de la compañía. Injusto es que Andrew Stanton se responsabilizara del fracaso («¿quién me daría las llaves de un Ferrari cuando nunca he conducido?«). ¿Hemos dicho injusto?
De la mano del realizador Andrew Stanton, ganador de un Óscar a la Mejor película de animación con «Wall-E», y del guionista Michael Chabon, ganador del premio Pulitzer por su novela «Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay«, nos llegó una aventura de acción espectacular ambientada en el misterioso y exótico planeta de Barsson, basada en la primera novela de Edgar Rice Burroughs, el escritor norteamericano creador de Tarzán, titulada «Una princesa de Marte«. En concreto John Carter debutó en el primer número de «Under the Moons of Mars«, título de la novela publicada por fascículos en la revista pulp «The All-Story«. También se puede disfrutar de las aventuras de John Carter en los cómics de la editorial norteamericana Dynamite Entertainment.
La película narra la historia de John Carter (interpretado por Taylor Kitsch), un veterano de la Guerra Civil americana, antiguo capitán del ejército, que viaja inexplicablemente a Barsoom, el exótico y misterioso planeta que conocemos como Marte, un mundo habitado por tribus guerreras y criaturas salvajes, donde se ve envuelto en un conflicto de proporciones épicas. Entre ellos se encuentran Tars Tarkas (Willem Dafoe) y la cautivadora Princesa Dejah Thoris (Lynn Collins). En un mundo al borde del colapso, Carter redescubre su humanidad al comprender que la supervivencia de Barsoom y su pueblo está en sus manos.
Además de Kitsch, Dafoe y Collins, el reparto de «John Carter» contaba con Samantha Morton, Mark Strong, Ciaran Hinds, Dominic West, James Purefoy, Daryl Sabara, Polly Walker, Bryan Cranston y Thomas Haden Church, entre otros, pero los actores eran casi lo de menos puesto que solamente prestaban sus voces y movimientos a marcianos creados por ordenador a este espectáculo donde los efectos especiales, el CGI y la imaginación desatada de los técnicos de Pixar y Disney ofrecían entretenimiento y diversión al más puro estilo de Steven Spielberg en los años ochenta. Cine de verdad con aroma de pulp.

linea_separadora