**

Lo siento pero no puedo hacer de esta película una reseña mínimamente objetiva porque, por desgracia para mí, no soporto a Andrew Gardfield. Lo he intentado varias veces, pero puede conmigo y más recreando a un personaje tan vital, gesticulante y egocéntrico como el compositor de musicales Jonathan Larsson. La película hace un recorrido por su carrera En Nueva York, desde sus inicios en los años 90, apañándoselas para no aburrir con un montaje muy dinámico, alternando tiempos narrativos y describiendo diferentes facetas de su personalidad, acudiendo varias veces a escenas musicales y otras a una comedia un tanto alocada o al drama (que también lo hay) y en todos los registros he de reconocer que el actor protagonista, siendo sincero, no lo hace mal. El problema es que a mí me saca de la película, me produce rechazo y hace que nada de lo que se cuenta me interese lo más mínimo convirtiendo sus casi dos horas en algo largúiiiiisimo. ¿Cómo valoras una película a la que reconoces aciertos, pero que a tí no te ha gustado? Quizás no fuese el día ni el momento.