No hay artista con mayor talento para dar forma a la historia dibujada que el barcelonés Jaime Calderón y no hay una editorial en nuestro país que apueste con mayor firmeza por el BD histórico que Yermo Ediciones. Del encuentro de ambos ya luce en nuestras estanterías el díptico histórico «Los Caminos del Señor» y, desde el mes de mayo, el primer volumen de «Isabel: La loba de Francia«. Emblemas de un género en alza, que ‘entretiene y enseña’.

image1Hija del rey de Francia y esposa del rey de Inglaterra, la vida de Isabel se me envuelta en un torbellino de pasiones que desencadena un verdadero juego de tronos para conseguir el poder sobre Felipe el Hermoso, el rey de Francia… y que acabará por provocar la Guerra de los Cien Años.

Sin la menor duda, «Los caminos del Señor» («Les voies du Seigneur») de David Fabrice, Gregoy Lassablière y Jaime Calderón fue el primer gran éxito en la breve existencia de Yermo Ediciones, una iniciativa editorial catalana que ha recuperado el sentido clásico del cómic como un medio narrativo popular y cuya primera función es la de entretener. El dibujo detallista y minucioso de Calderón y una historia entretenida, con grandes batallas, traiciones, engaños y secretos, sedujeron a los lectores y consiguieron el aplauso unánime de la crítica especializada.
Con la intención, evidente y nada oculta, de reeditar el éxito y afianzar su línea editorial dedicada al BD francobelga de género histórico, Yermo Ediciones ha publicado en mayo del 2014 la primera entrega de «Isabel: La loba de Francia», de nuevo con Jaime Calderón encargado de la parte gráfica del álbum y, en esta ocasión, con el matrimonio formado por Thierry y Marie Gloris al frente del guión y Johann Corgié al color.

Editada originalmente en Francia por la editorial Delcourt como parte de la colección «Les reines de sang», el trabajo de los Gloris en «Isabel: La loba de Francia» está centrado en un personaje esencial en la turbulenta historia común de ingleses y franceses, permanentemente enzarzados en conflictos de todo tipo y con una relación oscilando siempre como un péndulo, entre la guerra y la paz, de los dos poderosos reinos a ambos lados del Canal de la Mancha. Ella es Isabel, tercera y última de las hijas del rey Felipe I de Navarra y IV de Francia, llamado ‘El Hermoso’, con la Reina Juana I de Navarra que, casada con el sexto monarca de la Casa de Plantagenet, el rey Eduardo II de Inglaterra, se convirtió en reina consorte de Inglaterra con el objetivo principal de mantener la estabilidad entre las dos naciones siempre en liza, sacrificando su felicidad por una razón de Estado.
Y es que, descrita como «la bella entre las bellas en el reino sino acaso en toda Europa», la hermosura de Isabel no logró seducir a su marido, que prefería la compañía masculina, ‘hábitos extravagantes y frívolos’, y mostraba sin ningún pudor su preferencia por sus favoritos, Piers Gaveston y Hugo Le Despenser. Pese a ello, la pareja engendró a cuatro hijos: Eduardo III de Inglaterra, Juan de Eltham Conde de Cornualles, Eleanor Condesa de Guelders y Juana de Inglaterra, Reina de los Escoceses y conocida como Juana de la Torre.

El primer volumen de «Isabel: La loba de Francia» está inspirado en las novelas «Los reyes malditos» de Maurice Druon, centrado en las primeras décadas del siglo XIV, con el matrimonio entre Isabel y Eduardo como eje vertebrador de una historia de intrigas políticas, escándalos palaciegos, una espiral de intrigas, pasiones bajas y secretos que pueden hacer tambalear una corona, que prescinde de la acción, de las grandes batallas y las pequeñas escaramuzas, y las deja para el segundo volumen, cuando en 1326 Isabel y su amante Roger Mortimer, al mando de un ejército mercenario proporcionado por conde Guillermo III de Henao, regresaron a tierras inglesas, derrocaron a Eduardo y obligaron al marido de Isabel a abdicar a favor de su hijo, Eduardo III. Poco después, el depuesto monarca fue asesinado en el castillo de Berkeley en Gloucestershire, por órdenes de la reina (según la leyenda murió empalado, penetrado por el recto con una espada al rojo vivo). Pero eso es otra historia…
Así pues, en este álbum la acción brilla por su ausencia, pero el ritmo de la narración es ágil y muy dinámico, y el trabajo de Calderón está centrado en reflejar este momento esencial y destacado de la historia de Europa, y la documentación recopilada, el rigor histórico y la ambientación sugerida le permite combinar con precisión lo real y lo imaginado, los datos contrastados y las licencias creativas, los personajes reales y los secundarios añadidos para dar orden a la narración. Y la colaboración con Corgié le permite dar forma a catedrales, posadas, fortalezas y castillos, paisajes de Francia e Inglaterra o interiores de madera y piedra iluminados solamente por antorchas con la precisión de un artesano restaurador.

El personaje principal de la historia es, obviamente, Isabel. Isabelle de France (1295-1358), ‘Louve de France’, reina consorte de Inglaterra entre 1308 y 1327, hermana de los reyes Luis X, Felipe V y Carlos IV, un personaje del sexo débil dotado de una fuerza y una personalidad poco habitual para la época, y que ha dejado huella en las páginas de la Historia, poco generosa con los papeles femeninos en el reparto. Su afilada inteligencia, fría, calculadora y su interés por la política, algo poco habitual en reinas y princesas, la convirtieron en un personaje esencial de la  larguísima historia de desencuentros entre Francia e Inglaterra, por su papel como puente de ambas realezas y madre del heredero que habría de aunar ambas naciones bajo una misma corona. Un personaje histórico muy complejo, pero también una persona real que vivió obligada ante el deber que su patría le exigió y que sufrió por sus sentimientos, arrinconados, ignorados y heridos. La posteridad no la ha olvidado, y en Francia la tienen en alta estima.
De hecho, más allá del entretenimiento sin pretensiones que ofrece el noveno arte y del valor cultural que se le presupone al cómic contemporáneo, este trabajo de Thierry Gloris, Marie Gloris y Jaime Calderón para la colección «Las reinas de sangre» va mucho más allá y cumple una función didáctica al enseñar con un formato ameno y de lectura fácil acontecimientos relevantes de la Historia. La del país vecino, cierto, pero Historia (con H mayúscula) de todas maneras.

En conclusión, «Isabel: La loba de Francia» es un cómic mayúsculo con una edición fantástica de Yermo Ediciones, en tamaño (grande), encuadernación (tapa dura), papel (con gramaje) y con ocho páginas de extras muy jugosos donde Calderón da rienda suelta a su brillantez con el lápiz. De hecho, podemos confirmar que todos los cómics de la editorial catalana Yermo Ediciones están editados con cariño y pulcritud, y que la selección de títulos que llevan a cabo la están convirtiendo en una editorial de referencia en el género.

Y llegados a este punto toca preguntarse, primero, ¿porqué tienen que venir siempre de fuera, ponernos en evidencia, bajar la vista y enrojecer, y enseñarnos todo lo que nosotros hemos ignorado? ¡Como puede ser que, teniendo estos artistas aquí mismo, en nuestra propia casa, no seamos capaces de descubrirlos, de hacerlos crecer y de darles la oportunidad que sí que les han dado en Francia!
Y en segundo lugar, ¿porqué no somos capaces de desarrollar y potenciar aquí un género tan interesante como éste BD histórico, que los ‘chauvinistas’ franceses saben explotar como nadie, de manera que iconos esenciales de nuestra historia, la común y la individual de cada uno de los reinos que confluyen en la península ibérica, no pasen desapercibidos e ignorados? Seamos humildes y aprendamos, de una vez, la lección.

Isabel: La loba de Francia.
Guión: Thierry y Marie Gloris
Dibujo: Jaime Calderón (www.jaimecalderon.com)
Color: Johann Corgié
Edición original: Les Reines de sang. Isabelle vol.1 (Delcourt)
Fecha de publicación: Mayo de 2014
Editorial: Yermo Ediciones
ISBN: 978-84-942258-3-3
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 64
Precio: 16,00 euros