ECC ha dado una nueva edición a «Injustice Gods Amongs Us«, tras la grapa y los tomos en rústica llega ahora el momento de un tochal, perdón integral, que recoge el primer año de la serie y que, como siempre con ECC Ediciones, se convierte en un tomo muuuy deseable que, además, permite disfrutar de la historia de la corrupción y caída de un Superman que comienza siendo muy reconocible y que, conforme avanza la trama, al final no lo reconocen ni sus padres.

"Injustice: Gods Among Us. Año Uno" (Tom Taylor, Bruno Redondo, Mike S. Miller y otros, ECC Ediciones)

Todos los fans queréis ver esta lucha

Injustice: Gods Among Us Año Uno
Edición original: Injustice:Gods Among Us núms. 1-12 USA, Annual 1 USA
Guión: Tom Taylor
Dibujo: Bruno Redondo, Mike S. Miller, Jheremy Raapack, Axel Gimenez
Tinta: Varios autores
Color: Andrew Elder
Formato: Libro cartoné, 432 págs. A color.
35€

Superman es el mayor héroe de la Tierra. Pero, cuando el Hombre de Acero es incapaz de proteger lo que más quiere, decide que dejará de intentar salvar el mundo… y empezará a gobernarlo.

Ahora el Último Hijo de Krypton está imponiendo la paz global, sin que le importen los medios que hagan falta para lograrlo. Solo un hombre se interpone entre Superman y el poder absoluto: Batman. El Caballero Oscuro recurrirá a cualquier método a su disposición con tal de detener a quien fue su amigo e impedirle rehacer el planeta a su imagen y semejanza y volverlo irreconocible en el proceso…

Injustice: Gods Among Us está basado en el videojuego de igual nombre. Seré sincero: nunca he jugado, pero me parece que el planteamiento del mismo es, bueno, más de lo mismo, la misma historia en la que Batman tiene que patearle el culo a un Superman que se ha dejado llevar demasiado y que acaba por parecer, o ser peor, que los villanos a los que antes se enfrentaba. Aquí estamos ante la misma premisa: el Joker consigue que Superman asesine a Lois Lane y al hijo no-nato de Superman. Como guinda el Joker destruye Metrópolis (no se sabe cómo, y eso que todos los supers la habían buscado en busca de Lois, imagino a Flash viendo la bomba nuclear y pensando: “anda, qué curioso, pero no es Lois, mejor sigo buscando”). Así que Superman, en un ataque de rabia, ataca y mata al Joker pues… bueno, es que Superman es como Hulk, sabéis, cuando se cabrea… a eso le sumas que Wonder Woman, nada que ver con la “auténtica”, ve la ocasión de ligarse al macizo de Superman y decide que lo mejor que puede hacer por su gran amigo es ayudarle en su descenso a los abismos de la locura.

"Injustice: Gods Among Us. Año Uno" (Tom Taylor, Bruno Redondo, Mike S. Miller y otros, ECC Ediciones)

Superman en modo Hulk

Dejando detalles como este aparte la verdad es que la historia de Injustice: Gods Among Us es espectacular y superadictiva. Sí, me molesta esa visión tan racista de Superman que impuso Frank Miller en su Dark Knight (ya sabéis, el “extranjero” o “diferente” es el malo y tiene que haber un típico WASP que a base de ingenio, God sabe America! Se impone y le patea el culo al negro extranjero alienígena) y que sirve de premisa a la serie, pero dejando aparte todo lo que entendemos sobre cómo y quién es Superman… qué buena es Injustice: Gods Among Us.

"Injustice: Gods Among Us. Año Uno" (Tom Taylor, Bruno Redondo, Mike S. Miller y otros, ECC Ediciones)

Tom Taylor es uno de esos nuevos chicos dorados que ha llamado la atención de Marvel y de DC con maravillosos trabajos que, francamente, atrapan por lo espectacular de su planteamiento y desarrollo. Injustice: Gods Among Us es una delicia que focaliza la acción en Batman y Superman, en cómo pasan de ser “besties” (mejores amigos, o casi-casi) a los representantes de dos ideas contrapuestas que, inevitablemente, acaban por chocar y confrontar a los héroes de DC. En este primer año veremos cómo Superman se va volviendo más y más loco y va forzando a Batman a luchar contra él… y la cantidad de bajas que eso provocará entre la población civil y los propios héroes y villanos de DC.

En el apartado gráfico la calidad de Injustice: Gods Among Us es un poco variable, y es que no es lo mismo tener dibujando a Bruno Redondo y Mike S. Miller, que a Jheremy Raapack o Axel Gimenez. Aún así en líneas generales el dibujo está muy bien y capta a la perfección la tensión que, poco a poco, se va adueñando de la historia.

En cuanto a la edición… señores, estamos ante un tochal que todos querríamos tener, la excusa perfecta para conocer Injustice: Gods Among Us y enamorarnos de una historia épica.

En definitiva, puede que no esté, para nada, de acuerdo con la caracterización de Superman en Injustice: Gods Among Us, pero lo que no voy a hacer es deciros que no merece la pena… porque estaría mintiendo. Es una pasada.