Estoy descolgado de la serie de “Los Muertos Vivientes” desde hace un par de tomos (concretamente desde el duodécimo, “Vivir entre ellos“), pero me he dejado caer por la serie para ver cómo iban las cosas y… me he vuelto a enganchar, así que tendré que recuperar el material anterior y seguir sufriendo con el lado más sádico de Kirkman.

"Los muertos vivientes num.15. Encontrarnos a nosotros mismos" (Robert Kirkman y Charlie Adlard, Planeta DeAgostini)Los muertos vivientes Nº15. Encontrarnos a nosotros mismos
Robert Kirkman
Charlie Adlard
Traductor: Ignacio Bentz Simón
136 páginas
Idioma: Español
ISBN: 978-84-684-7745-9
Formato: 16,8 x 25,7 cm.
Rústica sin solapas
7,5 €

Nueva y esperada 15 entrega de la colección Los Muertos Vivientes (The Walking Dead), creada hace casi una década por Robert Kirkman y recientemente llevada a la televisión con éxito abrumador. Incluye cubiertas originales de regalo.

El cuento épico sobre supervivivencia continúa y así la misión de Rick Grimes. Nuestro protagonista se encuentra con muchos obstáculos en el camino, pero sabe que debe continuar. Carga mucha responsabilidad en sus espaldas. No puede fallar. No debe fallar. Demasiado depende de él.

Como decía me perdí los dos tomos anteriores de Los Muertos Vivientes, tendré que recuperarlos, y la verdad es que esperaba que se me hiciese algo más complicado el entrar en la historia… bueno, aparte del hecho de un nuevo ataque zombie, un par de bajas y la herida de Carl la verdad es que me sitúe enseguida en la trama y enseguida comencé a “disfrutar” (lo entrecomillo porque la verdad es que la mayor parte del tiempo Los muertos vivientes me da un mal rollito que tira p’atrás) con la decisión de Rick de asentarse, de comenzar a luchar por vivir y no por sobrevivir. Un paso obligado que, sin embargo, me deja con el poso de pesimismo habitual de la serie, es decir, no creo que Kirkman les permita crecer y comenzar a dejar atrás el horror vivido, por más que el cliffhanger del tomo sea tan optimista… eso sí, quién sabe, tal vez me sorprenda y la historia vaya por donde imagino que debería ir… ¡je! ¡Lo dudo mucho! Estamos hablando del hombre que le cortó la mano al protagonista y masacró a su mujer e hija recién nacida.

En fin, que como podéis ver, estoy de nuevo enganchado a Los muertos vivientes, sobre todo porque encuentro esperanzador el giro que se pretende dar a la historia. Va siendo hora de que los personajes dejen de sufrir un día sí y otro también. Es hora de que evolucionen… ojala sea así.

Sobre la edición de Planeta, pues la verdad es que se agradece, y mucho, el detalle del cuadernito a color con las portadas. Porque esas maravillosas portadas no podían quedar inéditas. Chapeau.

En definitiva, una serie adictiva que a veces nos obliga a tomarnos una pausa en su lectura, pero un vicio en el que no dudo en recaer.