Último tomo de Imperium, la colección que sigue los esfuerzos del todopoderoso psiot Toyo Harada por cambiar el mundo aunque éste no deje de oponerse a él. En esta recta final deberá enfrentarse a su antigua protegida, Livewire,, que se ha unido a los H.A.R.D Corps en una misión para detener sus planes.

Imperium #4. Tormenta
Edición original: Imperium 13-16 USA
Guión: Joshua Dysart
Dibujo: Khari Evans
Entintado: Victor Olazaba
Color: Ulises Arreola
Formato: Libro cartoné. 128 páginas A color.
12,95 €

Toyo Harada salvará al mundo … si no lo condena primero. La disrupción revolucionaria que Harada y su equipo han lanzado, al hacer caer a los tiranos, albergar a los refugiados y alimentar a los pobres, ha sido a expensas de las naciones más ricas del mundo. Entonces los líderes del planeta se deciden: Toyo Harada debe morir. Ahora una unidad de operativos se enfrentará a Harada en el escenario global… con su propia antigua alumna, Livewire, al frente.

El juego del gato y el ratón de estos aliados convertidos en enemigos es el núcleo del tomo. El guión de Joshua Dysart tiene el acierto de mostrarnos cómo se conocieron Harada y Livewire, para a partir de ahí enfrentarlos en una serie de combates donde nada es lo que parece y las estrategias deben cambiar continuamente. El ingenio de Harada y sus particulares aliados vuelven a destacar una vez más mientras que Livewire y su equipo han de esforzarse al máximo para sobrevivir.

El añadido de Livewire es una excelente decisión para dotar de un matiz personal a la caza de Harada, ya que los H.A.R.D Corps me parecen unos antagonistas algo flojos. Me he pasado todo el tomo en tensión por saber si Harada iba a poder derrotar a sus enemigos una vez más o si Livewire iba a ser finalmente la horna de su zapato. También destaco que, si bien el foco del arco está en Livewire y sus aliados, los momentos en los que se centra en Harada están muy bien construidos, dejando que el peso de sus acciones a lo largo de la cabecera caiga sobre sus hombros.

Por desgracia, el tomo acaba en un final que es un coitus interruptus total. La única explicación para este abrupto final es que ya se ha anunciado la continuación de las andanzas de Haraca, con el propio Dystart a los guiones de Harada «Vida y Muerte de Toyo Harada». Parece que Valiant también imita a su manera el modelo de «temporadas», con el mismo guionista contando su historia a través de distintos volúmenes. No niego que tal y como está es una forma contundente de terminar, pero en mi opinión le habría hecho falta una conclusión algo más elaborada a la cabecera.

En el apartado gráfico tenemos a Khiari Evans, con un dibujo solvente que se ve muy reforzado por el color de Ulises Arreola. Los combates no son tan dinámicos como en otras cabeceras de la compañía como por ejemplo Ninjak, sino que tienen un enfoque más táctico y pausado.

En conclusión, la recta final de Imperium mantiene el interés por saber cómo terminará la cruzada de Harada mediante la inclusión de una antagonista que le afecta a nivel personal y unos duelos conceptualmente muy interesantes. Toyo Harada es un personaje con muchísimo potencial y sigo con ganas de saber cómo se desarrollará su historia  en “Vida y Muerte de Toyo Harada” (y terminará a juzgar por el título), pero lo que es Imperium se me ha quedado muy coja debido a su abrupto final, y me habría gustado que desarrollase más la conclusión a la que llega. El tomo cuenta con la habitual galería de portadas alternativas y páginas sin colorear.