La segunda novela de Harry Potter ya fue esperada con ansias por la legión de fans que había creado J. K. Rowling y, siguiendo la idea maestra de la autora, seguía avanazando en la historia del personaje pero poco a poco acomodándose a lectores que iban creciendo a la vez que el propio Potter y por tanto, más preperados para asimilar argumentos cada vez más “oscuros”.

 

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/libros/harry_potter_2.jpg” porque contiene errores.“Harry Potter y la cámara secreta” (J. K. Rowling, 1998)

Salamandra. 1999
Título original: Harry Potter and the Chamber of Secrets
Traducción: Adolfo Muñoz García y Nieves Martín Azofra.
286 páginas.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/2_5.gif” porque contiene errores.

Para muchos lectores éste es el menos acertado de los libros de la saga. Los “peros” se deben a que se repite en gran parte la estructura y planteamiento respecto al primer libro (el recurso cómico inicial de Harry en casa de sus tíos y la competición de quiddich comienzan a ser reiterativos y en el primer caso un preámbulo que Rowling podría haberse ahorrado en más de una ocasión) y mantiene las misma señas de identidad, pero eso sí, proporciona igualmente una lectura fácil y amena aunque el tratamiento sigue siendo pueril sobretodo en contraste con los asuntos más “tétricos” y oscuros que comienza a tratar.

Al parecer algunos detalles argumentales fueron eliminados por el editor y la autora y se recuperaron posteriormente en el sexto libro, quizás en una estrategia editorial procurando que las primeras novelas fueran menos “oscuras” y más adecuadas para su público potencial, aunque en esta novela se vislumbra que el peligro que amenaza a los personajes tiene que ver con un mundo más tenebroso que se irá haciendo lentamente más patente en las siguientes novelas.

Particularmente me parece una novela algo irregular con momentos que realmente enganchan por el suspense que se crea en torno a la resolución del caso de la cámara de los secretos y otros que flojean y que para mi gusto son aquellos en los que Rowling busca una cierta comicidad (los Dursley o Gildero Lockhart), aligerando el peso dramático para acomodarlo a su público. Sin embargo hay pasajes bastante importantes para la trama general de la saga y se incorporan personajes importantes como el elfo Dobby al tiempo que se intensifica la oposición entre Harry Ron y Hermione con Draco, que se vislumbra como su “enemigo” dentro de Hogwarts.

Como curiosidad destacar que es la única novela en que se da una referencia cronológica. Al ser el quinientos aniversario de la muerte de Sir Nicholas, que ocurrió el 31 de octubre de 1492 esto quiere decir que las aventuras que acontecen tienen lugar en 1992 y que Harry Potter nació por tanto en 1980.

Sinopsis de la editorial: Tras derrotar una vez más a Lord Voldemort, su siniestro enemigo en “Harry Potter y la piedra filosofal“, Harry espera impaciente en casa de sus tíos el inicio del segundo curso en Hogwarts, sin embargo, la espera dura poco, pues un elfo aparece en su habitación y le advierte que una amenaza mortal se cierne sobre la escuela, así pues, Harry no se lo piensa dos veces y acompañado de Ron se dirige a Hogwarts en un coche volador, sin saber que alguien a abierto la cámara secreta, dejando escapar arañas gigantes, serpientes encantadas, fantasmas enfurecidos y, sobre todo, a la mismísima reencarnación de su más temible adversario.