En la Villa Diodati, a orillas del Lago Ginebra, durante una semana de otoño de 1816, el llamado el año sin verano, mientras sus amigos Lord Byron, Percy Shelley y John William Polidori contaban historias de terror, Mary Shelley dio a luz al legendario monstruo de Frankenstein.

Una preciosa versión del clásico de terror escrito por Mary Wollstonecraft Shelley, ilustrado por Bernie Wrightson y con la introducción de Stephen King. Un trío de ases para una edición espectacular, con un formato acorde con la importancia de la obra.

Mary Wollstonecraft Godwin es una de las grandes escritoras del siglo XIX que ha vivido siempre a la sombra de su Frankenstein o el moderno Prometeo, y de su marido Percy Shelley. Su poderosa imaginación y su inagotable sed de concimiento la llevaron a concebir la historia del científico que se adentró más allá de donde debía y la del monstruo antinatural al que devolvió de entre los muertos, en una de las novelas más leídas, homenajeadas, adaptadas, versionadas y estudiadas desde su publicación, allá por 1818. El tiempo la ha convertido en un clásico inmortal y un emblema del horror gótico.

Aquel «verano húmedo y desapacible» del año 1816, como la misma Mary Shelley explicaba en la introducción de su obra a la edición de 1831, «me entretuve pensando una historia que consiguiera que el lector tuviera pavor a mirar a su alrededor, que le helara la sangre y que acelerara los latidos de su corazón«. ¡Y tanto que lo consiguió! Hasta el punto que el Frankenstein de Mary Shelley ha pervivido en la imaginación popular durante más de doscientos años, atormentando aún hoy las pesadillas de los temerosos y avisando a los impetuosos de los riesgos de su imprudencia, como la parábola definitiva de la arrogancia científica.
A caballo entre la novela gótica y el relato filosófico, la historia del brillante científico y su monstruosa creación es casi una adaptación literaria de «El sueño de la razón produce monstruos«, un grabado de la serie los Caprichos del pintor español Francisco de Goya, del año 1799, que encajaría perfectamente en la búsqueda literaria de Mary Shelley en «Frankenstein«, que explora temas tan vigentes como la moral ciéntifica, la creación y destrucción de la vida, y la audacia de la humanidad. El título de la obra, «Frankenstein; or, The Modern Prometheus» compara a Víctor Frankenstein con Prometeo, el titán amigo de los mortales que robó el fuego de los dioses para entregarlo a loshombres y fue castigado por ello.
Sea como sea, mucho se ha escrito y analizado sobre esta obra inmortal de Mary Shelley y todo lo que podremos explicar desde nuestra humilde página acerca de ella será incompleto e insuficiente como para abarcar la totalidad de lo que es y de lo que significa.

Considerado el maestro de los cómics de terror, el norteamericano Bernie Wrightson (1948-2017) dedicó una gran parte de su vida al monstruo de Frankenstein: a la edición minuciosamente ilustrada que reseñamos aquí y a una secuela, «Frankenstein ¡Está vivo!«, que no llegó a terminar debido a su fallecimiento, el 19 de marzo de 2017, escrita por Steve Niles y finalizada por Kelley Jones, donde continuaba la historia del monstruo de Frankenstein cuando la criatura se embarca en un viaje para descubrir su propia humanidad.
Esta edición ilustrada de «Frankenstein«, sobre la edición reescrita de 1831 de la novela de Mary Shelley, es un libro espectacular en la que el dibujante supo llegar hasta la esencia misma de la obra y lo convirtió en una verdadera obra de arte. Bernie Wrightson tardó siete largos años en ilustrar la novela, medio centenar de ilustraciones dibujadas a pluma y tinta con su estilo detallista, que nos evocan los grabados decimonónicos de Alberto Durero, con una perfección abrumadora que empequeñece a cualquier otro dibujante y un barroquismo sobrecogedor que no cansa.
Bernie Wrightson había demostrado su dominio de las atmósferas terroríficas y su maestría con el dibujo en blanco y negro desde sus primeros trabajos profesionales, en 1970, en la revista «House of Mystery» de DC Comics dónde ya era palpable la influencia de Frank Frazetta, Reed Crandall y Graham Ingels en su obra, así como los clásicos cinematográficos del terror, tanto los de la Universal como los de la británica Hammer.

La lujosa edición que ha publicado Planeta Cómic en junio de 2020, digno contenedor de tan ilustre contenido, cuenta además con un prólogo de Stephen King, maestro de la literatura de terror, colaborador y buen amigo de Bernie Wrightson, a quién conoció durante el rodaje de «Creepshow«.

Frankenstein
Autora: Mary Shelley
Ilustraciones: Bernie Wrightson
Fecha de publicación: Junio de 2020
ISBN: 978-84-1341-234-4
Formato: 18,3×27,6cm. Cartoné. Blanco y negro
Páginas: 256
Precio: 25,00 euros

Entradas relacionadas
«Doctora Aphra #4» (Si Spurrier y Kev Walker, Planeta Cómic)

Una de las sorpresas más gratas de la última década de cómics de "Star Wars" se llama Doctora Aphra. Manipuladora, ... Leer más>>

«Die! Die! Die! #1» (Robert Kirkman, Scott M. Gimple y Chris Burnham, Planeta Cómic)

Robert Kirkman regresa por la puerta grande, sorprendiendo a todo el mundo con Die! Die! Die! una historia hiperviolenta de ... Leer más>>

«Dragon Ball: Compendio» (Akira Toriyama, Planeta Cómic)

A lo largo de cuatro volúmenes, los compendios de "Dragon Ball", la editorial Planeta Cómic nos ha ofrecido un exhaustivo ... Leer más>>