Una nueva oportunidad que le doy a un autor español de fantasía y una nueva demostración de que la cantera española va por muy buen camino, “Estanebrage. El Último Bastión” de Rodrigo Palacios, nos ofrece un ameno libro de fantasía con una gloriosa y épica historia, autocontenida en un único libro. 

 

Estanebrage. El Último Bastión  
Rodrigo Palacios
Edhasa 
ISBN: 9788492472628
864 páginas 
Rustica con solapas
25.95 €

En un reino imaginario de una época remota, Lombar Natoque es el malvado rey que ha logrado imponer el terror en todo el país. Su ambición no tiene límites. Nada escapa a su control. La magia está prohibida y la gente vive atemorizada. Un joven zapatero, de nombre Niclai Estanebrage, será el líder de la rebelión. En su lucha contará con la inestimable ayuda de Oiob, un aprendiz de mago capaz de devolver la ilusión a la gente, de Genco y Aberrón, nobles defenestrados por Lombar Natoque, de Alana, una mujer muy guerrera, y de algunos otros que claman contra la injusticia reinante.

Los escritores españoles de fantasía parecen empeñados en hacerme la puñeta y sacar cada vez libros mejores. Como la mayoría de lectores vivía super acomodado en esa postura basada en la ignorancia de que “todo lo que viene de fuera es mejor” y, año tras año, libro tras libro, los puñeteros de los autores españoles se empecinan en demostrarme lo equivocado que estuve (porque hace años que no pienso así, claro) y que no tienen absolutamente nada que envidiar a los autores extranjeros… bueno, sólo un par de cosas: las ventas y el reconocimiento. 

Hace un tiempo que intento dejar por completo  la ceguera de considerar que un autor español no me va a ofrecer una lectura totalmente satisfactoria y durante 2014 varios autores españoles me han hecho un “zas en toda la boca” (bofetada) de esos que te dejan teniendo que reconocer que sí, que vale, vuestros libros molan. Así que cuando vi que Edhasa, dentro de la colección Marlow, publicaba a un nuevo autor español, Rodrigo Palacios, y leí la sinopsis del libro pensé: “vamos a seguir la buena racha”, solicité una copia de prensa de libro y pocos días después llegó a mi casa.

Lo primero que os diré es que Estanebrage. El Último Bastión llama la atención por una portada que tiene mucho de corte clásico, es bonita y efectiva, pero al coger el libro en las manos, madre mía, son casi 900 páginas y se notan, mucho, al sostenerlo en la mano. Pero como me gusta que lo que leo me dure algo más de un día pues… miel sobre hojuelas 🙂

Pero entremos ya en la historia, a fin de cuentas Rodrigo no se ha escrito este pedazo de libro para que me centre en detalles como su portada o el peso del libro y olvide que nos ofrece una historia emocionante y adictiva, que comienza con la caída y destrucción de una ciudad en la demostración de la crueldad de un monarca despótico y lunático, lo que, paradójicamente, se convertirá en las semillas de una nueva rebelión.

La historia nos presenta a Niclai, co-protagonista del libro junto a Alana y Genco, con un Oiob que no merece su importancia hasta el mismo final del libro, cada uno de ellos ha vivido y sufrido bajo el yugo del rey, de su lucha por el poder, por crear el reino sin importar las consecuencias ni las muertes que deje a su paso. Lombar Natoque, el rey, se convierte así en el hilo conductor de la trama al haber trastocado las vidas de los protagonistas, para peor, y también como acicate para que superemos las primeras páginas del libro que, por fuerza, son las más lentas, ya que se nos presenta la situación que vive Borno antes de caer y, posteriormente, a cada uno de los co-protagonistas del libro, su pasado, su historia… eso lleva tiempo, pero Rodrigo consigue que sean momentos interesantes, que nos sintamos intrigados por la historia de cada uno de ellos y que las páginas vayan transcurriendo con más y más celeridad. 

Llegados a cierto momento del libro, no os diré cuál, la trama se desarrolla ya cuesta abajo y sin frenos, en varios momentos me intrigaba que Rodrigo pudiese culminar todas las tramas en un único volumen, por mucho que se pueda contar en 864 páginas, pero la acción transcurre fluida y si algo se puede lamentar es que al libro le podrían haber venido bien otras 40 ó 50 páginas más para alargar el epílogo, para ofrecer un poco más de espacio a unos personajes con los que te encariñas irremediablemente.

No me gusta desvelaros la trama, así que tan sólo os diré que he disfrutado muchísimo con Estanebrage. El Último Bastión, con una historia que me ha tenido atrapado y que me ha obligado a perdonar un par de horas de sueño para poder acabar anoche el libro… desgraciadamente me he despertado con ganas de más fantasía y Estanebrage ya no me puede ayudar, porque ya lo he terminado, pero Rodrigo ha despertado mis ansías por la fantasía ¡y no tengo ningún libro de fantasía pendiente de leer!

También me gustaría destacar, antes de cerrar esta reseña, la edición de Edhasa que me ha resultado prácticamente impecable (sólo recuerdo dos erratas en todo el libro), y quiero felicitar a Edhasa por apostar por los autores españoles.

Así que, si os apetece leer un buen libro de fantasía, extenso y con una adictiva historia que comienza y termina aquí: Estanebrage. El Último Bastión bien puede ser vuestro libro.