Con la nueva edición de La Marca del Guerrero, de Rocío Cuervo, por parte de Alberto Santos Editor y/o con su económica edición digital, no hay motivo alguno para no adentrarse en el mundo que Cuervo inventó bajo el seudónimo de T.F. Famux y que ha conquistado al fandom español.

La Marca del Guerrero
Rocío Cuervo
Editor: Alberto Santos Editor
Rústica con solapas.
Formato: 15,8 x 23,2
ISBN-10: 8415238495
Páginas: 490
Precio: 17,00 €

La princesa Aremís es la segunda en la línea sucesoria de la Casa Amoyda, el clan más poderoso, que ostenta el trono del Reino. En su cuerpo aparece la Marca del Guerrero, el estigma que según la ley la obliga a servir como soldado. Las reticencias de su padre, el rey Salvat, no le impiden renunciar a su linaje y buscar la aventura en el estamento militar. A su vez, el ambicioso señor de la Casa Aivanek, Sefeide, se mantiene vigilante a lo acontecido a los Amoyda, soñando con que su enseña, el águila real, domine al resto de los nobles. Su fama de hombre cruel ha sido heredada por su primogénito Taisham, pero será su hijo más joven, Maltés, el que se convertirá en una pieza importante en el juego de poder que amenaza con arrasar todo el Reino.

Las autoras españolas de género están más de moda que nunca, pero no viene mal revisar los títulos de autoras que, desde 2013, ya venían pisando con fuerza. De hecho, gracias a su editor, Alberto Santos, “descubrí” este libro, así como los tres siguientes (Los viajes de Taisham, El Linaje perdido y El Imperio Aivanek) aunque no ha sido hasta su edición en digital vía Amazon que me he animado a darle una oportunidad a Rocío Cuervo, A.K.A T. F. Famux, y la verdad es que, después de leer La Marca del Guerrero tengo que concluir que debí haberle dado una oportunidad hace 2 años y medio, cuando Alberto me habló tan bien de esta saga literaria de fantasía épica con fuerte toques políticos que se estaba vendiendo muy bien y convenciendo a los aficionados.

La Marca del Guerrero nos cuenta la historia de un reino dividido en distintas casas, mayores y menores, en las que la familia real gobierna y tan sólo una casa, la única otra casa mayor, los Aivanek compiten contra ellos aunque oficiosamente sean leales. Ambas casas están enfrentadas desde hace generaciones con los Aivanek intentando emparentarse con la casa real y con ésta resistiéndolo desde hace generaciones, la última ofensiva Aivanek es especialmente insidiosa y pondrá todo patas arriba, aunque los juegos políticos y militares de la casa se verán sorprendidos ante las consecuencias que levantarán sus actos.

Como protagonistas tenemos a Maltés Aivanek, el único decente de su familia real y peón involuntario de toda esta trama de La Marca del Guerrero, a Airmat, un campesino que descubrirá el secreto que ocultan la mayor parte de casas del reino y que se riega con la sangre del pueblo, y la princesa Aremis Amoyda que desea escapar del destino que le espera como segundona y que recibirá La Marca del Guerrero, que le permitirá ingresar en el ejército dejando atrás a la familia real y enfrentando, o eso cree ella, a los rebeldes y bárbaros que asolan las fronteras del Reino.

Me gusta mucho el trabajo de Rocío Cuervo, T.F. Famux anteriormente, aunque tiene algunos pequeños errores como que la trama se mueva a pasos agigantados con elipsis narrativas en ocasiones manejadas con exceso (el ver a la princesa directamente integrada en el ejército, por ejemplo o su romance que no desvelaré), es de agradecer comprobar que tiene una historia en la cabeza y que avanza, con paso firme, para completarla. Además, me gusta mucho el mundo que ha construido, recién salido de una crisis ¿climática? que casi acabó con toda vegetación y animales, por lo que ahora los rebeldes y los bárbaros desprecian el comer carne (o sólo lo hacen cuando los animales mueren por causas naturales), mientras la tierra se sigue recuperando y, cómo no, el Reino reincide en los comportamientos que dieron lugar a aquella crisis. Los personajes están bien definidos, con un Maltés que destaca por encima de todos, aunque se le nota la querencia por la familia Aivanek.

También es de agradecer el trato dado a las mujeres, no sólo integradas en el ejército como iguales, sino, en la figura de la princesa, tratada con cierto respeto en su cortejo, o viendo a lideresas fuertes como Seya. Prácticamente todos los personajes son o grises o directamente malvados, destacando el hecho de que no haya prácticamente personajes de bondad pura o “buenos”, todos tienes sus “cosillas”.

Por lo que me comentó Alberto Santos esta saga les ha funcionado maravillosamente, y he visto anuncios de hasta 3 ediciones de La Marca del Guerrero, lo que demuestra su buen resultado, especialmente si tenemos en cuenta que se ha lanzado una cuarta edición con la portada que encabeza esta reseña. Y, por cierto, os recomiendo darle una oportunidad al libro aunque sea en su versión digital que en Amazon al excelente precio de 3 euros.

En definitiva, Rocío Cuerva demuestra que es una autora a seguir y ya tengo adquirida su continuación, Los viajes de Taisham, para comenzar a leerlo en breve.