Regresamos con otra ensalada de nueve carteles de películas de próximo estreno (o recién estrenadas), donde también os ofrecemos una pequeña descripción de la película, una breve crítica de lo que podemos esperar de ella y alguna información complementaria de interés: Atrapados en Chernóbil, El ladrón de palabras, Frankenweenie, Hotel Transylvania y Mátalos suavemente.

Atrapados en Chernóbil” (“Chernobyl Diaries”), una película de terror del director debutante Brad Parker, nos explica la aventura a un grupo de seis jóvenes de vacaciones que, en busca de emociones fuera de lo común, contratan a un guía turísrico de “aventuras extremas”. Ignorando las advertencias, les lleva a la ciudad de Pripyat, una urba fantasma al norte de Ucrania en la región de Kiev, cercana a la frontera con Bielorrusia, en donde vivían los trabajadores de la trístemente famosa central nuclear V.I. Lenin de Chernóbil, pero que ahora es una ciudad desierta desde el desastre, hace más de veinticinco años. Sin embargo, después de una breve exploración de la ciudad abandonada, los miembros del grupo se encuentran en apuros y descubren que no están solos.
Con un argumento absolutamente convencional pero en un marco sorprendentemente original, la ciudad de abandonada de Prypiat en la que residían los trabajadores de la famosa central nuclear de Chernóbil, “Atrapados en Chernóbil” cuenta con el nombre de Oren Peli, el creador de la saga de películas de miedo “Paranormal Activity”, en los créditos como responsable del guión junto a Shane y Carey Van Dyke, y con un reparto de actores anónimos encabezados por Jesse McCartney, Jonathan Sadowski, Devin Kelley, Olivia Taylor Dudley, Nathan Philips, Ingrid Bolsø Berdal o Dimitri Diatchenko, entre otros.
“Atrapados en Chernóbil” fue estrenada en Estados Unidos en Mayo del 2012, sin mucho éxito y con una mayoría de críticas negativas, aunque el sello habitual de las películas de Oren Peli pueden arrastrar a más de un ferviente seguidor de las películas de sustos, de grabaciones digitales y de monstruos abominables hasta la sala de cine. Incluso pese al 21 por ciento de IVA en las entradas. (wwws.warnerbros.es/chernobyldiaries/)

El ladrón de palabras” (“The Words” en su versión original en inglés) embarca al espectador que invierta su dinero en la entrada de cine (un gasto que, a día de hoy y con el IVA incrementado hasta el 21% desde el primer día de Septiembre, debería considerarase un artículo de lujo) en un viaje que le traslada desde el París de la posguerra hasta la Nueva York de hoy en día para contar la historia de un joven escritor que descubre el precio que debe pagar por plagiar la obra de otro novelista. La película, que supone el debut en la dirección de los guionistas y directores Brian Klugman y Lee Sternthal, es una perspicaz y provocativa exploración del precio del éxito, a la vez que teje un intrincado mosaico de historias dentro de otras historias, con reflexiones y repercusiones que se encadenan una con otra.
En concreto la película cuenta como la publicación del primer libro de Rory Jansen es uno de esos acontecimientos arrolladores que sólo se dan una vez cada generación, que aviva la imaginación del público y la industria literaria por igual. Los lectores se lo recomiendan con entusiasmo a sus amigos, los críticos lo ensalzan; está por todas partes: los clubes de lectura, los aviones, los campus de las universidades…
Con una narrativa fresca y una sabiduría de la vida en cierto modo atemporal, Rory se convierte de la noche a la mañana en una estrella de las letras. El joven escritor, carismático, inteligente y con talento, parece tenerlo todo: una maravillosa vida, una mujer afectuosa, el mundo a sus pies… y todo gracias a sus palabras. Pero, ¿de quién son esas palabras? ¿Y de quién es esa historia, en definitiva?
En la cumbre de su éxito, un misterioso anciano localiza a Rory y se enfrenta a él afirmando ser el verdadero autor de la novela. El anciano relata los hermosos aunque trágicos recuerdos de su juventud en París, después de la Segunda Guerra Mundial, que dieron origen al libro. Al comprobar que otro hombre ha pagado caro el tesoro que contiene esas historias, Rory deberá hacer frente a cuestiones como la creatividad, la ambición y las elecciones morales que ha hecho guiado por esos intereses.
Escrita a modo de historia dentro de una historia, la vida del propio Rory es una ficción. Detrás de ella se encuentra un auténtico león literario, Clay Hammond, que, persuadido por una hermosa y astuta estudiante para que hable del verdadero significado de su novela, no puede sino insinuar las conexiones entre la historia y su secreto del pasado. 
Este thriller dramático sobre el precio del éxito, protagonizado por Bradley Cooper (“Sin límites”, “Resacón en las Vegas”, “El Equipo A”) que ha visto frenado últimamente su meteórico ascenso al estrellato de Hollywood, el británico Jeremy Irons (“Margin Call”, “La misión”, “Herida”, “M Butterfly”, “El misterio Von Bulow”,…), Zoë Saldana (“Avatar”, “Colombiana”, “Un funeral de muerte”), Dennis Quaid (“Lejos del cielo”, “Traffic”, “El chip prodigioso”, “Gran bola de fuego”,…), Olivia Wilde (“Cowboys y aliens”, “Tron: Legacy”, “In Time”, la serie de televisión “House”), Nora Arnezeder (“El invitado”) y Ben Barnes (“Las crónicas de Narnia: el príncipe Caspian”, “Una familia con clase”) entre otros, clausuró el pasado Festival de Cine de Sundance donde, hace doce años, los directores Brian Klugman y Lee Sternthal ya trabajaron en este mismo “El ladrón de palabras” en el taller Filmmakers Lab del mismo certamen.
“El ladrón de palabras” tiene previsto su estreno en Estados Unidos el próximo 7 de Septiembre y, en España, el próximo 31 de Octubre. (www.thewordsmovie.com)

“Vincent” fue un cortometraje que Tim Burton imaginó mientras trabajaba para Walt Disney Pictures, una época que el director de Burbank suele recordar con desagrado porqué la compañía no le permitía dar forma a sus ideas oscuras y su universo de antihéroes retorcidos y tétricos. Durante un par de meses convenció al animador Rick Heinrichs, al animador de muñecos Steven Chiodo y al cámara Victor Abdalov para dar forma, en seis minutos en formato stop-motion y en blanco y negro, a la historia de un niño de siete años, Vincent Malloy, lector de Edgar Allan Poe y seguidor del actor de películas de terror Vincent Price (que, a su vez, prestó su voz como narrador). “Vincent” recibió numerosos reconocimientos por parte de la crítica especializada durante su proyección en algunos festivales internacionales de cine, pero la Disney la recibió con frialdad y sin ningún entusiasmo.
Dos años después Tim Burton estrenaba su segundo cortometraje, titulado “Frankenweenie” y protagonizado por Barret Oliver, Daniel Stern y Shelley Duvall. Filmado en blanco y negro con una duración aproximada de treinta minutos, narraba la historia de un chico que resucitaba a su perro atropellado por un camión de entre los muertos al estilo de “Frankenstein” de James Whale. De nuevo Burton sufrió el rechazo de la Disney, que consideraba que la cinta era “demasiado terrorífica para sus audiencias más jóvenes”, e invitó al director a abandonar la compañía, aunque con “Frankenweenie” ganó algunos premios y significó el salto definitivo de Tim Burton y su peculiar lenguaje lúgubre.
Casi treinta años después, Tim Burton (“Alicia en el país de las maravillas”, “Pesadilla antes de Navidad”, “Ed Wood”, “Bitelchús”,…) regresa a la misma película, a la historia del pequeño Victor y como lleva a cabo un experimento científico para traer a su adorado perro Sparky de nuevo a la vida, lo que lo llevará a enfrentar inesperadas, y a veces monstruosas, consecuencias. Y de nuevo con Walt Disney Pictures, que ya no considera “no aptas” las películas del director de “Vincent” y el corto “Frankenweenie”. 
Frankenweenie” nos cuenta como, tras la inesperada muerte de su adorado perro Sparky, el pequeño Victor se vale del poder de la ciencia para traer a su mejor amigo de regreso a la vida… con unos pocos ajustes menores. Victor intenta ocultar su creación, pero cuando Sparky logra salir, los compañeros de escuela de Victor, sus maestros y el pueblo entero aprenderán que crear una nueva vida puede convertirse en algo monstruoso.
Animada con la técnica stop-motion (fotograma a fotograma) ya empleada en esa primera “Vincent” o en “Pesadilla antes de Navidad”, “Frankenweenie” está rodada en blanco y negro y renderizada en 3D, lo que eleva el estilo clásico de animación a una experiencia completamente nueva. Las voces de la versión original de la película cuentan con actores de prestigio como Winona Ryder, Catherine O’Hara, Martin Short, Tom Kenny, Conchata Ferrell, Martin Landau, Robert Capron, Charlie Tahan, Atticus Shaffer o James Hiroyuki Liao, entre otros. Y la música de Danny Elfman, como en casi todas las películas de Burton.
Nuestro querido Tim Burton, últimamente capaz de lo mejor y de lo peor, con ese estilo suyo tan propio e inconfundible que mezcla colores contrastados, el negro como emblema, ambientaciones góticas, personajes extremos cercanos al grotesco, el romanticismo (en referencia al movimiento cultural y político originado en Alemania y en el Reino Unido a finales del siglo XVIII), su icono Johnny Depp, viejas referencias catódicas, clásicos del cine pulp,… vuelve a los orígenes con “Vincent” para, quizás, reencontrar la senda correcta y rectificar un camino que se estaba torciendo. Nosotros confiamos ciegamente en él. (http://disney.go.com/frankenweenie/)

Bienvenidos a Hotel Transylvania, el fastuoso establecimiento del vampírico Conde Drácula, donde los monstruos y sus familias pueden darse la gran vida, libres de los entrometidos ojos de los humanos. Pero hay un pequeño detalle sobre Drácula que hay que saber: no solo es el Príncipe de las Tinieblas, sino que también es papá. Padre sobreprotector de su hija adolescente, Mavis, para la que elabora complicadas historias de peligros que acechan con el objetivo de disuadir el espíritu aventurero de su niña. Como refugio para Mavis, abre el Hotel Transylvania, donde su hija y algunos de los monstruos más famosos del mundo (Frankenstein y su novia, la Momia, el Hombre Invisible, una familia de hombres lobo y muchos más) pueden relajarse en paz y tranquilidad. Para Drácula, atender a todos esos monstruos legendarios no es problema, pero su mundo se desmorona cuando un jovencito normal y corriente tropieza por casualidad con el hotel y se queda prendado de Mavis. 
Con las voces del sobrevalorado cómico Adam Sandler, la estrella adolescente Selena Gomez en pleno camino de abandonar su imagen infantil, Kevin James, Steve Buscemi, David Spade, Andy Samberg (que ha coincidido recientmente con Sandler en esa mediocre “Desmadre de padre” que ha pasado con más pena que gloria por nuestra cartelera), Molly Shannon, David Koechner o Cee-Lo, entre otros, y una historia imaginada por Dan Hageman, Kevin Hageman y David Stern, “Hotel Transylvania” es una película que ha tardado más de seis años en llegar a las pantallas de cine. Por el camino han quedado Anthony Stacchi, David Feiss, Jill Culton y Chris Jenkins como candidatos al asiento de director que ha recaído en las manos del genial Genndy Tartakovsky (“El laboratorio de Dexter”, “Star Wars: Clone Wars”, “Samurai Jack”,…), o la estrella de Disney Miley Cyrus, que dejó su lugar a Selena Gómez para centrar sus esfuerzos en su carrera musical.
Con una premisa argumental original, con un hotel donde las criaturas sobrenatuales pueden descansar en paz alejados de los seres humanos, la competencia en el género de la animación cada día es mayor y el público ha aumentado su exigencia. Ya no vale cualquier cosa.
Hotel Transylvania” se estrena en los EE.UU. el 21 de Septiembre y llegará a los cines de nuestro país un poco más tarde, el 26 de Octubre. (www.hotelt-movie.net)

Mátalos suavemente” (“Killing Them Softly”) es la nueva película del director neozelandés Andrew Dominik (neozelandés de nacimiento, australiano de adopción), la tercera producción en doce años del responsable de “Chopper” y de la infravalorada “El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford” del año 2007 en la que Dominik ya contó con el actor Brad Pitt para el papel protagonista.
Este thriller con toques de humor negro sobre unos ladrones en plena crisis económica adapta la novela del escritor norteamericano George V.Higgins publicada en 1974 bajo el título “Cogan’s Trade” (que la editorial Libros del Asteroide publicará próximamente en España con el título “Mátalos Suavemente”) y cuenta como tres criminales no demasiado inteligentes atracan una partida de póker auspiciada por el hampa, haciendo que la mafia local entre en bancarrota. Jackie Cogan, un matón a sueldo, es el encargado de restablecer el orden y conseguir así que le paguen por matar a los atracadores.
Brad Pitt (“Moneyball”, “El curioso caso de Benjamin Button”, “El Club de la lucha”, “Malditos Bastardos”,…), un actor excepcional al que la presencia habitual en la prensa rosa junto a su esposa Angelina Jolie le ha mermado su prestigio como intérprete, encabeza en “Mátalos suavemente” un reparto excepcional que completan nombres como James Gandolfini (eterno Tony Soprano en la serie de televisión de la cadena HBO “Los Soprano”), Ray Liotta (“Uno de los nuestros”), Sam Shepard (“Elegidos para la gloria”), Scoot McNairy (“Monsters”), Ben Mendelsohn (“Animal Kingdom”) o Richard Jenkins (“A dos metros bajo tierra”), entre otros. Ben Mendelsohn y Scoot McNairy interpretan a los dos rufianes de poca monta que atracan una partida de póker que sustenta la base del negocio del hampa, Vincent Curatola es el mafioso de poca monta que organiza el golpe y Bradd Pitt interpreta a el sicario encargado de solucionar el problema a base de pólvora.
La productora de Brad Pitt Plan B (“Kick Ass”, “Infiltrados”) y Chockstone Pictures producen esta película, que se estrenará el próximo 21 de Septiembre, y a la que las críticas han calificado de forma muy positiva. (www.killingthemsoftlymovie.com)

{gallery}cine/ensalada444{/gallery}