linea_separadora

La alianza entre la literatura y el cine es fructífera y prolífica. Durante muchos años Hollywood ha mirado a los clásicos de la literatura de aventuras para dar forma a sus películas: “Robin Hood”, “20.000 leguas de viaje submarino”, “El último mohicano”, “La vuelta al mundo en 80 días”, “Sentido y sensibilidad”, “Mujercitas”, “Hamlet”, “Matar a un ruiseñor”,… Cuándo se les acabaron las novelas o se hartaron de ellas se fijaron en el cómic, y durante un tiempo parecía que no había ni una sola película que antes no hubiese estado en las páginas de un tebeo.

El último mohicano” (“The Last of the Mohicans“), una novela del escritor norteamericano James Fenimore Cooper publicada por primera vez en 1826. ha tenido varias adaptaciones cinematográficas. Hay películas de 1912 (muda), 1920 y 1936, pero la más memorable ha sido la adaptación que hizo Michael Mann en 1992, protagonizada por Daniel Day-Lewis, Madeleine Stowe, Wes Studi, Jodhi May, Patrice Chéreau y Pete Postlethwaite, entre otros. En ella nos trasladaron a 1757, a orillas del río Hudson, donde franceses e ingleses luchan por el dominio de la región para contarnos como Nathaniel ‘Ojo de Halcón’, un blanco adoptado por los mohicanos que vive junto a su padre Chingachgook y su hermano Uncas, se ve inmerso en una emboscada en la que salva de una muerte segura a Cora Munro, hija de un coronel inglés de la que se enamora, y a su hermana pequeña Alice. Ojo de Halcón las acompañará hasta el fuerte inglés William Henry, que está sufriendo el asedio de los franceses y los hurones, mientras son perseguidos por Magua, jefe de los hurones que ha prometido matar a toda la familia del coronel Munro. Involuntariamente, los mohicanos se veran envueltos en la guerra. A pesar de la situación, Ojo de Halcón, que se niega a tomar partido en el conflicto, y Cora viven una apasionada historia de amor durante la guerra que azota la región.

La versión de Michael Mann se inspiró, según palabras de su propio director, más en la versión cinematográfica de 1936 de George B. Seitz que en el libro original de Cooper. De hecho muchas de las escenas de esta película no aparecen en el libro. Incluso algunos personajes que sobreviven a los acontecimientos de la novela mueren en la película, y viceversa. Pero lo que tiene la película de 1992 que no tiene ninguna de las versiones anteriores es la épica y espectacular banda sonora compuesta por el sudafricano Trevor Jones y el estadounidense Randy Edelman, galardonada com el Globo de Oro a la Mejor Banda Sonora Original y el Oscar al Mejor Sonido (el Oscar a la Mejor Banda Sonora Original se lo llevó Alan Menken con “Aladdin”, ¡y “El último mohicano” no estuvo ni nominada!).

linea_separadora