linea_separadora

Con Stallone, Seagal, Van Damme o Schwarzenegger al borde de la jubilación, por no decir retirados y jugando al domino en una residencia de ancianos, Hollywood salió en busca de un heredero para el trono de las películas de acción. Fueron varios los que se postularon para tal honor, como Jason Statham, Vin Diesel o John Cena, pero el que tomó pronto la delantera para ser nombrado rey de los action-hero del siglo XXI es el musculado Dwayne ‘The Rock’ Johnson.

The Rock‘ había sido uno de los luchadores de wrestling más carismáticos de la historia y hoy es una estrella absoluta del cine. Un pequeño papel en “El regreso de la momia” de Stephen Sommers, interpretando al Rey Escorpión que traicionó al dios Anubis y fue maldito por ello, le permitió introducirse en la industria y con el papel protagonista de “El Rey Escorpión“, de Chuck Russell, puso los dos pies dentro de Hollywood para no volver a salir. La saga “Fast and Furious“, “Vaiana” o “Jumanji” le han convertido en una garantía para las taquillas y uno de los favoritos de los espectadores. Es el rey del cine de acción. El trono es suyo.

En “El Rey Escorpión” (“The Scorpion King“) nos quisieron contar la historia del héroe antes de quedar maldito, los orígenes del acadio Mathayus, de su ascenso al trono antes de la caída. Cinco mil años antes de enfrentarse a Imhotep y la familia O’Connell en “El regreso de la momia“, en la legendaria ciudad de Gomorra, un malvado gobernante quería acabar con todas las tribus del desierto y convertirse en rey. Éstas decidieron unirse, por una vez, contra el común enemigo y contrataron los servicios de un habilidoso asesino, el acadio Mathayus, para acabar con Memnon, pero éste cuenta con la ayuda de una bella hechicera, Cassandra, capaz de ver el futuro.

Dirigida por Chuck Russell, y protagonizada por el ya mencionado Dwayne Johnson, junto a Kelly Hu, Bernard Hill, Grant Heslov, Michael Clarke Duncan y Peter Facinelli, la película tenía el sabor de las películas de aventuras de los años ochenta. Espada y Brujería de la buena. Una desenfadada peli de aquellas italianas con bárbaros musculados, con esos hermanos pobres de Conan, pero con el barniz de calidad del cine norteamericano y la garantía de una hora y media de entretenimiento.

La película funcionó bastante bien, pues recaudó casi tres veces más de lo que costó (de 60 a 160 millones de dólares), y aunque dio lugar a cuatro secuelas, ninguna de ellas contó con ‘The Rock’ y todas ellas son producto de videoclub: “The Scorpion King 2: Rise of a Warrior” (2008) con Michael Copon como una versión joven de Mathayus, “The Scorpion King 3: Battle for Redemption” (2012) y “The Scorpion King 4: Quest for Power” (2015), con Victor Webster en el papel de Mathayus, y “The Scorpion King: Book of Souls“, con Zach McGowan interpretando a Mathayus. Todas prescindibles.

linea_separadora

Where to watch El Rey Escorpión