Si hay un libro por el que Dolmen ha apostado con fuerza este 2015 ese es, sin duda, «El Libro de Sarah: La Fortaleza del Tiempo«, un libro escrito por Vicente García que se podría adscribir en el género de fantasía juvenil femenina, aunque abierto a todos los públicos. Una obra muy amena y recomendable.

El-libro-de-Sarah-destEl Libro de Sarah. La Fortaleza del Tiempo
Vicente García
Dolmen
ISBN: 9788416436224
512 páginas
Rústica con solapas
Página web oficial
17.90 €

¿Qué harías si te encontraras por la calle con una persona idéntica a ti? ¿Y si ella, al salir huyendo, perdiera un móvil igual al tuyo con imágenes de sitios en los que apareces pero nunca has estado? Así empieza para Sarah una aventura en la que nada es lo que parece, con el universo a punto de desaparecer, un enemigo diferente con un invencible ejército de Sombras y las devastadoras Torreformadoras, capaces de destruir civilizaciones.
Tengo que reconocer que no llegué a leer la saga de Apocalipsis Island de Vicente García, en el momento en el que comenzaron a aparecer estos libros mi hartazgo hacia los libros de género Z era, por desgracia, ya demasiado y mi cerebro protestaba y corría a esconderse en un rincón de mi cabecita con tal de no volver a leer un libro en el que los zombis dominasen el cotarro. Por este motivo tenía pendiente el descubrir a Vicente como escritor (y debo reconocer que una parte de mí pensaba “siendo editor… como para no publicar tus libros”, ¿verdad?) aunque después de haber escrito la saga de Apocalipsis Island era de esperar que se hubiese fogueado lo suficiente como para publicar un libro correcto. Así que tenía que luchar con mis dos mitades, la que, deslumbrado por la portada y la sinopsis (y, para qué negarlo, por la preciosa modelo del booktrailer) y la parte cansada que me recuerda, día a día, que deje de leer tanto, me vaya pronto a la cama y recupere alguna de las muchas horas de sueño que vengo perdiendo desde que me hice autónomo hace 2 meses…

Torre-web-1-600x900Pero hete aquí que en Dolmen Editorial apostaron con fuerza por El Libro de Sarah, un segundo booktrailer, una sesión de fotos que enamora, una página web propia … lo cierto es que me estaban poniendo muy complicado el resistirme, además, conociendo a Vicente, el editor, es muy complicado que apueste con tanta fuerza por un libro si este no es bueno… y si toda su plantilla de colaboradores y socios no le han dicho, por activa y por pasiva, que tienen un muy buen libro encima de la mesa.

¿Y de qué va El Libro de Sarah?

Pues antes de nada os diré que os pongáis el cinturón de seguridad porque Vicente no pierde el tiempo en demasiadas presentaciones, enseguida conocemos a Sarah y su “gemela”, un persona idéntica a ella que le acabará por arrastrar a una demencial aventura en la que le lleva a descubrir la existencia del Multiverso (tal cual, chúpate esa Morrison), la amenaza de un Enemigo que está destruyendo diversas realidades y el que ella es de los pocos seres humanos, de cualquier realidad, capaz de saltar entre realidades, lo que llevará a su reclutamiento por parte de los magos del Consejo (supuestamente son el brazo ejecutivo de Gobierno de las diversas realidades).

Por el camino Sarah dejará atrás a su madre (es huérfana de padre y recientemente se han mudado fuera de su barrio), amigos (aunque sean los del “viejo barrio”), escuela, etc, y se lanza, con los ojos cerrados, a entrenarse en la Fortaleza del Consejo en la misma habitación en la que se han alojado las “otras Sarahs” a las que ha reclutado el Consejo a lo largo de los ¿años? ¿décadas? ¿siglos? y en la que descubre una puerta secreta (que nadie parece conocer) y que le lleva a una Gran Biblioteca en la que se encuentran la mayoría de los conocimientos que el Consejo necesitaría conocer (por algún egoísta motivo las Sarahs no han informado al Consejo de la existencia de esta Biblioteca a pesar de que están pereciendo billones de seres humanos) y que desconoce, sólo porque esto hace que Sarah pueda ser más molona cuando discute con sus compañeros de clase (soy diplomado en Biblioteconomía y Documentación, me indigna que se oculte algo así, como diplomado y como lector pienso que es un error, por muchas escenas guays que pueda ofrecer a la protagonista).

He comentado que Sarah tiene compañeros de clase, pero la verdad es que no tenéis que preocuparos demasiado por ellos porque la velocidad a la que narra Vicente hará que tengamos que pasar de puntillas por encima de ellos (aunque la mayoría son malos con Sarah, muy malos) en lo que, posiblemente, sea una mala decisión ya que se pierde la oportunidad de desarrollar algún tipo de vínculo entre Sarah y sus compañeros (más allá del que desarrolla con cierto pequeño matón).

sarah-sube-escalinataSin apenas tiempo para pensar veremos cómo Sarah parte hacia su primera misión, una muy sencilla y rutinaria de la que no os quiero hablar para que no se os arruine la sorpresa (como, en parte, hace la propia sinopsis del libro, cuando me entere de quién ha sido el responsable… colleja).

Puede que os parezca que he hecho un resumen muy breve de la historia, pero El Libro de Sarah tiene algo más de 500 páginas y esta “última misión” tiene lugar en las últimas 100 páginas, y no es que Vicente haya escrito unas primeras 400 páginas difíciles de leer, al contrario, apenas me duraron un día de lectura, sino que me imagino que ha tenido que “comprimir” la trama para obtener un relato más “ajustado” en el número de páginas, lo que seguramente haya dado al traste con detalles como los que he comentado anteriormente que echaba en falta y, además, tened en cuenta que es el primer libro de una trilogía, hay espacio para solucionar esos errores. Para acabar os diré que no os he contado todo sobre la trama, dejo algunas sorpresas en el tintero para que podáis disfrutarlas al leerlas, creo que es mejor no deciros más.

En líneas generales os diré que he disfrutado con la lectura de El Libro de Sarah, incluso anoche me sorprendí al estar en el sofá pensando en continuar leyendo con la continuación de La Fortaleza del Tiempo… ¡y eso que no la tengo! Así de buen gusto me dejó y que habla de lo entretenido y bien construido que está este libro que, por cierto, también se anota el tanto de la nostalgia al convenir en que la mayoría de los libros, series o películas de calidad son, en realidad, reflejos de otras Realidades, así es como muchos personajes de fantasía aparecerán por estas páginas, con múltiples referencias de Matrix, El Señor de los Anillos, las crónicas artúricas, etc. Un gran acierto de Vicente que enriquece su trilogía al tomar prestado prácticamente cualquier personaje (menos los de ci-fi futurista, ¡ci-fi mala! ¡buuuu!).

La edición de Dolmen, y la campaña de marketing, son muy buenas, aunque se les han colado 4 erratillas en el texto (y mira que busco cuando leo, pero sólo 4) que no empañan un libro muy entretenido y ameno y que está llamado a conquistar al público femenino.

En conclusión os diré que, salvando pequeños detalles sobre la personalidad de Sarah (eso de ser tan borde o lo de la Biblioteca) me ha gustado mucho El Libro de Sarah, puliría un par de detalles y le sacaría aún más partido a lo del “reflejo” entre Realidades pero no se puede negar que Vicente García me ha convencido.