«El Priorato del Naranjo» es el último libro, hasta la fecha, de Samantha Shannon que nos sorprende con una historia de fantasía pensada para refrescar conceptos clásicos y que, teóricamente, es autoconclusiva.

El Priorato del Naranjo
Título original: The Priory of The Orange Tree
Samantha Shannon
Roca Editorial
Ilustración de portada: Emili Faccini
ISBN: 9788417541538
900 páginas
Tapa dura con sobrecubierta
Traductor: Jorge Rizo
Previo
21.90 €

Un mundo dividido. Un reino sin su heredera. Un antiguo enemigo se despierta.

Fantasía épica ideal para los lectores de George R.R. Martin y J.R.R. Tolkien.

La Casa de Berethnet ha gobernado Inys durante mil años. Aún sin casar, la reina Sabran IX debe concebir una hija para proteger a su reino de la destrucción. Pero los asesinos cada vez están más cerca. Ead Duryan es una intrusa en la corte. A pesar de que se ha posicionado como dama de compañía, es leal a una sociedad oculta de magos. Ead vigila a Sabran, protegiéndola en secreto con magia prohibida.

Al otro lado del mar oscuro, Tane ha entrenado toda su vida para ser una jinete de dragón, pero se ve obligada a tomar una decisión que podría romper su vida en añicos. Mientras tanto, el Este y el Oeste siguen divididos. Cada región tiene una religión diferente basada en los sucesos acaecidos mucho tiempo atrás. Los que adoran a los dragones, los que los detestan y quienes adoran al Sin Nombre aparentemente nunca se pondrán de acuerdo. Y las fuerzas del caos se despiertan de su letargo y parecen estar a punto de llegar.

Últimamente, y mientras los “grandes” autores de fantasía se toman años para terminar un libro (con honradas excepciones como Abercrombie y Sanderson) las autoras de fantasía, y de ciencia-ficción, están aprovechando la oportunidad de mostrar de qué son capaces gracias a un mercado que, poco a poco, se está quitando la venda de los ojos y juzgando sus trabajos por sí mismos en lugar de por el hecho de que la autora sea mujer. Samantha Shannon es una de estas autoras a la que ya conocimos con La Era de Huesos (ya no recordaba haberlo leído su distopía juvenil, un libro entretenido, pero poco más y cuyas continuaciones no llegaron a publicarse gracias al descalabro del sello editorial Fantascy) pero de la que no habíamos vuelto a saber en 5 años hasta que Roca Editorial se ha animado a publicar El Priorato del Naranjo, un libro de fantasía que viene con grandes recomendaciones y avalado por el protagonismo de las mujeres en la trama, lo que le ha valido el aplauso de los lectores con miras feministas.

El Priorato del Naranjo tiene una ambientación, un worldbuilding, realmente ilusionante, un mundo en el que contamos con los Reinos de las Virtudes (aquellos devotamente fieles al Santo), el de los “herejes” (aquellos que creen que el Santo ha usurpado el lugar, y poder, de la verdadera heroína autora de la derrota de los wyrms en el pasado) y de los reinos que han doblado la rodilla ante los wyrms y los adoran como dioses. Además tenemos a las rebeldes gentes del sur que conviven con dragones, rivales de los wyrms, algo que no están nada bien visto por los otros reinos que son bastante intolerantes ante la cuestión dragonil. Así, durante casi mil años se ha mantenido una fuerte paz entre los reinos, con los reinos de las Virtudes encabezados por la reina Sabran, última descendiente de la Casa de Berethnet, una Casa que según cuenta su religión, mientras viva, se mantendrá a raya al Innombrable, un wyrm muy poderoso que sumió al mundo en una época de caos, terror y oscuridad.

Por si la trama no fuera lo suficientemente grande Samantha Shannon abarrota El Priorato del Naranjo de una gran cantidad de personajes, desde una dama de compañía de la reina Sabra que en realidad es una espía del Priorato del Naranjo, pasando por un alquimista que busca el elixir de la vida eterna, una jinete de dragón, el mejor amigo de la reina Sabra… cada uno nos irá mostrando las diversas facetas del enfrentamiento que la humanidad, y los dragones, deben afrontar y que tiene diversas variantes como pueden ser la llegada de un cometa que supuestamente da poderes a los dragones, el enfrentamiento bélico contra los wyrms, las luchas religiosas entre los reinos del Este y del Oeste… muchas cosas suceden en este libro, inicialmente autoconclusivo, que llevará al lector un poco de calle mientras intenta recordar todos los personajes involucrados así como hacerse con el desarrollo de las dinámicas de diversos personajes. Eso sí, como contrapunto positivo cada vez te encontrarás más interesado en los personajes, su historia y en la propia llegada del Innombrable y cómo va a poder resistir la humanidad contra él.

Los personajes de El Priorato del Naranjo van calando poco a poco en el lector, con especial peso para Ead y Loth, doncella de la reina Sabra y principal amigo de la reina, que llevan gran parte del peso de la acción, podría incluso considerarse a Sabra como la auténtica protagonista del libro. Hay otros personajes, varios, pero estos son los que, a mi modo de ver y junto al alquimista Roos, más interesantes resultan.

Habría que decir que en El Priorato del Naranjo pasan cosas muy rápido, sin tiempo apenas para digerirlas, para Samantha Shannon es más importante llegar a las escenas donde los personajes conviven entre sí que el viaje, apenas se dedica mucho espacio a narrarnos los (muchos) viajes de los personajes, sino que se solventa la papeleta con unas pocas frases y enseguida tenemos a uno de nuestros protagonistas al otro lado del mundo. Este es el principal defecto, para algunos, del libro, aunque si, como a mi, te encanta ir rápidamente a la acción en la trama seguramente no le pondrás tantas pegas y el libro se convertirá en un devorapáginas.

También hay que destacar del libro el hecho de que haya personajes de distintas sexualidades, teniendo un par de relaciones heterosexuales de peso, pero también un par de importantes relaciones homosexuales. Es un apunte, pero lo cierto es que da un poco más de personalidad al El Priorato del naranjo.

La edición de Roca editorial es perfecta, un cartoné lujoso con la sobrecubierta ilustrada por Emili Faccini y que provoca un crush en cualquier lector de fantasía que contemple a ese dragón enroscado en una torre. Por lo demás la edición es impecable.

En definitiva, El Priorato del naranjo es un libro de fantasía con toques feministas y poco desarrollo de los viajes de los personajes, más centrado en la acción y desarrollo de la misma y con personajes queer. Es algo fresco aunque me queda la duda de si no habrá una segunda entrega.