Interesante ficción histórica esta de “El enigma de Sagarmatha“, un trabajo de Abelardo Ortolá, José Tafalla y Jota que publica GP Ediciones, y que sorprende por la expresividad de sus personajes y la muda magnificencia del Everest.

El enigma de Sagarmatha
Guión: Abelardo Ortolá, José Tafalla
Dibujo: Jota (José Blanco)
Encuadernación rústica
72 páginas
Blanco y negro
Precio: 12,00 €

¿Fueron los británicos Irvine y Mallory los primeros en conquistar la cima del mundo? El Everest, Sagarmatha para los nepalís, es testigo del mayor enigma de la historia del alpinismo.

¿Quién fue el primer hombre blanco en escalar el Everest? Ese es el enigma en el que Abelardo Ortolá, José Tafalla y Jota nos invitan a embarcarnos en El enigma de Sagarmatha, una historia con la que nos plantean una posible respuesta sobre el destino de los dos mejores candidatos a ser los primeros en coronar el Everest: George Mallory y Andrew Irvine, dos británicos que desaparecieron y de los que nunca se llegó a saber si habían logrado su objetivo. Tan sólo conocemos el destino de Mallory, ya que su cuerpo fue hallado años después aunque tan sólo sirvió para dar reposo a sus huesos y para levantar nuevas preguntas.

Ya desde el comienzo de El enigma de Sagarmatha los autores se decantan por la versión de que tanto Irvine como Mallory lograron su objetivo, e incluso se preocupan de dar respuesta a algún enigma, como qué fue de la fotografía de su mujer, que Mallory SIEMPRE llevaba encima y que no fue encontrada junto a su cuerpo. Para dar un salto de diez años tras dejar a Irvine a salvo en un monasterio, Tengboche, donde casi una década después llegará una expedición nazi con el firme propósito de ser ellos primeros en coronar el Everest y es en ellos donde se centran Ortolá y Tafalla, demostrando que si bien algunos de los miembros de la expedición nazi son personas decentes los líderes que los encabezan representan lo peor de los ideales nazi y los que, irrevocablemente, firmarán su propio destino al subestimar al Everest.

Para reflejar a la propia Alemania, derrotada en una I Guerra Mundial de la que salió completamente humillada y dispuesta a reclamar su venganza sin atender a razones y optando por los mensajes fascistas, tenemos al líder de la expedición: Buffa, un veterano de la I Guerra Mundial que tan sólo desea conquistar nuevos honores para Alemania y su führer. Aún cuando para ello deba sacrificar a sus compatriotas y camaradas, todo por la victoria final de Alemania.

Curiosamente, y contra lo que se podría esperar en una historia de aventuras, no es Irvine el otro gran protagonista, sino la propia majestuosidad del Everest, la fuerza de la Naturaleza que acaba por derrotar a los propios nazis, una inmensa montaña que parece haber sido creada tan sólo para desafiar la imaginación y las capacidades físicas de los hombres y mujeres dispuestos a aceptar su reto: alcanzar su cima.

La verdad es que la historia de El enigma de Sagarmatha está muy bien desarrollada, Ortolá y Tafalla se manejan con oficio para guiar al lector en la metáfora de lo que supone el Everest y cómo dos simples hombres son capaces, aún al precio de perder sus vidas, de coronar la montaña que nadie había pisado nunca, algo de lo que no será capaz toda una patrulla nazi que es derrotada por su propio ego.

Gráficamente el trabajo de Jota, alias de José Blanco, posiblemente hubiese brillado más si hubiese sido a color (aunque eso seguramente hubiese incrementado el precio de portada sustancialmente) pero se maneja a la perfección a la hora de dotar vida y expresividad a sus personajes a la vez que los enfrenta al resto de sus vidas: el Everest.

En definitiva, El enigma de Sagarmatha  es una ficción histórica sobre el Everest y sobre todos aquellas que, en algún momento de sus vidas, intentaron lo imposible: alcanzar su cima.