Este volumen de El Asombroso Spiderman, titulado “El Regreso del Ladron”, es un tomo especial que recoge parte de la etapa de Marv Wolfman en la serie y en el que se producen acontecimientos que posteriormente han resultado ser claves en el desarrollo de Spiderman.

El Asombroso Spiderman 9: El regreso del ladrón (Marvel Gold)
Edición original: The Amazing Spider-Man 182-202, Annual 13 y Peter Parker, The Spectacular Spider-Man Annual 1 USA
Fecha de edición: noviembre de 2018
Guión: Marv Wolfman, Bill Mantlo
Dibujo: Keith Pollard, Ross Andru, Jim Starlin, John Byrne, Al Milgrom, Sal Buscema, Rick Buckler
Color: A color
Formato: Libro cartoné, 544 págs. a color.
39,95€

A lo largo de su carrera, Spiderman ha luchado contra decenas de villanos, pero nunca ha vuelto a cruzarse con el primero y más terrible de todos: el asesino del Tío Ben. Incluye además el debut de La Gata Negra y el regreso de Betty Brant.

Para empezar tenemos la propuesta de matrimonio de Peter a MJ, que se salda con un contundente “no”, pero que dará pie a que regrese Betty Brant a, prácticamente, acosar a Peter para que vuelvan a estar a juntos a pesar de que Betty estaba casada con Ned Leeds por aquella época.

También tenemos el debut de la Gata Negra, personaje que, de un modo u otro ha estado ligada a Spiderman desde este debut y durante décadas, ya sea como compañera sentimental, enemiga o amiga.

Marv Wolfman, guionista de esta etapa, tenía muy claro que Jonah J. Jameson era una persona realmente horrible y se empeñó en demostrarlo a lo largo de su estancia en la serie, desquiciando al editor del Daily Bugle con una declaración pública de la fiscalía de Nueva York en la que se anunciaba que Spiderman era inocente lo que le llevaría a contactar de nuevo con el creador de los Matarañas, a iniciar una nueva oleada de artículos difamatorios, despedir a Peter, provocar la dimisión de Robbie del Bugle para, finalmente, sufrir un ataque de nervios que le mandará al hospital.

Si bien es cierto que J. Jonah Jameson recibió de lo lindo durante esta etapa tampoco se puede decir que Spiderman saliese de rositas, desde una fractura de brazo a recibir varios disparos, el enfrentamiento con el ladrón que asesinó al tío Ben o la falsa muerte de la tía May, todo eran penurias y angustias de las que Peter salía reforzado y renovado tras varios catárticos procesos de apalizamiento moral y físico. Cuesta entender que no fuese Peter el que acabase en el psiquiátrico y es que ni siquiera en el plano sentimental alcanzó algo de paz, con varios roces con MJ, Betty o la Gata Negra que, inevitablemente, acababan en desastre. ¡Si ni siquiera pudo asistir a su propia graduación!

Wolfman no le puso las cosas fáciles a Peter, pero lo cierto es que su etapa está llena de momentos interesantes, de cliffhangers en los que todo se le venía encima a Spiderman y aún así siempre encontraba fuerzas de flaqueza para sobrevivir. Como lector es imposible no quedarse pegado al volumen quemando pestañas.

El dibujo de esta etapa cuenta con un Keith Pollard que ofrece grandísimos momentos y que contrasta con el trabajo de autores como Ross Andru, Jim Starlin, John Byrne, Al Milgrom, Sal Buscema o Rick Buckler pero que siempre ofrece un nivel sólido, expresivo y con destellos de gran calidad.

Mención aparte merece la magnífica edición de Panini que no sólo nos ofrece material extra, varios artículos de Raimon Fonseca sobre la etapa en cuestión, sino que además incluye un artículo con impresiones sobre estos hechos firmado por el propio Marv Wolfman. Se nota que es una edición hecha con cariño y amor por Spiderman.

En definitiva, El Regreso del Ladrón es otra de esas joyas de Spiderman que gracias a Panini estamos recuperando en un formato inmejorable.