El fin del mundo, otra vez. El apocalipsis, de nuevo. El ocaso de la civilización, como recurso creativo. “El resto del mundo” de Jean-Christophe Chauzy es una historia acerca de una mujer madura, madre coraje, que luchará contra todo y todos por mantener vivos a sus hijos en un mundo arrasado por una catástrofe global.


Todo parecía tranquilo en la última noche de vacaciones de una joven abandonada que lucha por hacer frente a su nueva situación como madre soltera. Pero mientras se refugia en un chalé de montaña, la naturaleza se desata: terremotos, devastación… una violencia natural sin precedentes. La destrucción en cadena la llevará a mantenerse en movimiento, proteger a su familia y aprender a usar su instinto de supervivencia para evitar ser arrastrada por la barbarie posapocalíptica.

Los mayas predijeron que el fin del mundo llegaría el 21 de diciembre de 2012, pero no acertaron con la fecha. Tampoco lo hizo Nostradamus con el año 1999, ni la profecía de San Malaquías por el nombramiento del centésimo decimo segundo Papa en el año 2012. Otros muchos han vaticionado el apocalipsis y aquí seguimos, esperando
The last of us“, “The Walking Dead“, “2012“, “La Leyenda de Madre Sarah“, “Deep Impact“, “Soy leyenda“, “Fin“,… Tarde o temprano nuestro mundo llegará a su final, y muchos son los que han teorizado sobre ello. También el cine, los cómics, los videojuegos o la literatura, pero no para explorar científicamente las causas sinó para fabular sobre las consecuencias del apocalipsis sobre la raza humana y acerca de como reaccionaran los hombres ante el colapso de la civilización.
Sin saber exactamente cuando, sorprende ver que es una de las pocas cosas en las que están de acuerdo la ciencia y la religión: una catástrofe irremediable provocará el fin de todo, tal y como hoy lo conocemos.
Los científicos han señalado diferentes causas para el futuro apocalipsis, como un virus diseñado en un laboratorio o una epidemia que arrasaría con la vida humana. La película “Doce Monos“, el libro “Guerra Mundial Z” o el videojuego “Resident Evil” se contruyeron sobre esta premisa. También la guerra nuclear mundial (“Cuando el viento sopla“), el cambio climático descontrolado (“El día de mañana“), la invasión de una raza alienígena hostil (“Independence Day“), una inteligencia artificial demasiado inteligente (“Matrix“), un asteriode errante que colisione con nuestro planeta (“Armageddon“), o incluso la muerte del Sol (“Sunshine“).
Incluso el mismísmo Stephen Hawking afirmaba en el año 2017 que nuestro planeta tiene fecha de caducidad y que desaparecerá por completo en unos seiscientos años. Y si eso lo decía uno de los hombres más inteligentes que han vivido en nuestro planeta, ¿por que voy yo a contradecirlo?

El mundo no se ha acabado, todavía, pero en “El resto del mundoJean-Christophe Chauzy nos contará que el catastrófico suceso, que arrasará montañas y ciudades, dejará el mundo vuelto del revés y a Marie aislada en un chalet de montaña de los Alpes franceses, lejos de sus hijos Jules y Hugo, a quienes dejó al cuidado de unos vecinos. Y lo que parecía un simple fenómeno local, un terremoto entre las montañas, en realidad se descubre como una terrible catástrofe global que ha arrasado la civilización. Es en este momento cuando el verdadero rostro de la raza humana sale a la luz, con sus miserias y su barbárie, cuando el instinto de supervivencia prevalece por encima de cualquier dilema moral, y la violencia y el egoismo sobresalen por encima de las muestras más sinceras de solidaridad y apoyo. Aislados, deambulando entre las ruinas, entre carreteras cortadas y ríos desbordados, agotados, sin comida y sin comunicación con el exterior, Marie y sus hijos tratan de seguir adelante, de vuelta a la civilización… si es que queda algo que pueda llamarse así.
Si en “Zombieland” nos contaron que los primeros en morir son los gordos, una mujer de mediana edad recién abandonada por su marido y con dos hijo a cargo podría parecee la primera candidata para engrosar la lista de bajas, pero nada más lejos de la realidad: una leona protege a su camada como jamás lo haría ningún león.
“El resto del mundo” es “The walking dead” sin zombies, aunque quizás tiene más puntos de encuentro con “La carretera” de Cormac McCarthy, esa demoledora fábula sobre el futuro del ser humano, destinado a convertirse en un lobo para el hombre y en la que el incondicional amor de un padre por su hijo es, sin embargo, la única luz de una tierra que ha perdido a sus dioses y la barbarie ha echado raíces.

Publicado originalmente entre los años 2015 y 2016 con la editorial Casterman y en tres partes (“Le Reste du monde“, “Le Monde d’après” y “Les Frontières“), “El resto del mundo” nos ha llegado en castellano de la mano de ECC Ediciones en dos entregas, la primera de las cuales finaliza con un cliffhanger en toda regla: al otro lado de una colina el resto del mundo espera a los protagonistas pero, ¿habrá sucumbido al apocalipsis? La respuesta nos está esperando en el segundo álbum.

El resto del mundo.
Autor: Jean-Christophe Chauzy
Edición original: “Le reste du monde”
Fecha de publicación: Septiembre de 2017
ISBN: 978-84-17176-90-7
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 120
Precio: 17,95 euros