No me queda más remedio que rendirme a lo evidente, esta reedición de El Asombroso Spiderman en formato Marvel Saga es una delicia, y más en este arco argumental, Nuevas formas de morir, donde Dan Slott y John Romita jr lo bordan de principio a fin.

El Asombroso Spiderman 17 Nuevas formas de morir (Marvel Saga)
Edición original: The Amazing Spider-Man 568-573 USA
Guión: Mark Waid, Dan Slott
Dibujo: John Romita Jr., Adi Granov
Tinta: Klaus Janson
Color: Dean White
Formato: Libro cartoné, 200 págs., color.
18 €

Con “Nuevas formas de morir”, la más ambiciosa saga arácnida desde que comenzó “Un Nuevo Día”. Los Thunderbolts, con Norman Osborn a la cabeza y Veneno en el interior; Eddie Brock, el Señor Negativo, un nuevo villano que tardarás en olvidar y cierto trepamuros van a colisionar ante tus ojos.

Reconozco que abandoné a Spiderman tras el Mefistazo, así como reconozco que no apostaba porque la serie de Spiderman, que actualmente se publica dentro de la colección Marvel Saga bajo el título El Asombroso Spiderman, consiguiese resultarme de interés a los meses de que se nos sirviese el refrito del nuevo Spiderman, pero Nuevas formas de morir, el título del decimoséptimo volumen de Marvel Saga me ha sorprendido porque… bueno, seamos sinceros, la historia la firma Dan Slott y la dibuja John Romita jr, así que ya partían con muuuucha ventaja, pero es que además tenemos al Duende Verde, Norman Osborn, el original, regresando para hacerle la vida imposible a Spiderman y acompañado de los nuevos, y villanos, Thunderbolts que cuentan entre sus filas con Veneno y Bullseye.

Mientras la ciudad de Nueva York sigue inmersa en la campaña electoral que tanto revuelo está levantando, y que obliga a Spiderman a patrullar la ciudad para evitar nuevos ataques de Amenaza, uno de los contendientes políticos decide pedir ayuda a Norman Osborn que está deseando dejarse caer por la ciudad para saludar a su vecino y amistoso Spiderman, algo que no tarda en hacer presentándose en la casa de Peter Parker (Normie no recuerda que Spiderman y Peter son la misma persona) para exigir que el Trepamuros se entregue.

Ahí no acaba la cosa y es que Peter abandona el Daily Bugle y, por fin, ficha por Front Line, justo a tiempo para que Osborn saque partido del disparador automático de la cámara de fotos de Peter que está vinculado al traje de Spiderman, lo que le permite rastrearle y herirle. Pero la historia, y la batalla, aumenta cuando Antiveneno hace su aparición (¿este Eddie Brook no podría haberse llamado antídoto?) justo a tiempo para vapulear un poco a Spidey y después ayudarle. En efecto, esta saga no se llama Nuevas formas de morir por nada.

Lo reconozco, Dan Slott ya comenzaba a sentirse a sus anchas y se hacía con el personaje gracias a recuperar la esencia y, sobre todo, a que Spiderman se dejase vapulear, metafórica y físicamente, por todo villano que se cruzase en su camino, y si de paso pierde las fotos que le dan de comer, pues mejor que mejor. Estoy de acuerdo en que esa es parte de la esencia de Spiderman y la verdad es que estamos ante 200 páginas de puro Spiderman.

A lo que, seguramente, contribuya el hecho de que tengamos al inigualable John Romita jr regresando a Spiderman para dar una master class de cómo se debe dibujar al Trepamuros, es como viajar al pasado y encontrarte con nuevas aventuras de tu héroe. Romita jr es uno de esos dibujantes que no sólo entiende a Spiderman, sino que vive por y para dibujarlo una y otra vez.

Lo he dicho en anteriores ocasiones y me reafirmo, las ediciones de Marvel Saga son absolutamente impecables, no se conforman con un buen papel, un cartoné, una edición sin errores, sino que además incluyen entrevistas de la época a los autores y material extra.

Venga, vale, lo reconozco, estoy enganchado a Spiderman y sí, estoy deseando leer el siguiente volumen para ver las repercusiones de Nuevas formas de morir. Este volumen es imprescindible, y eso sin mencionar que forma parte de Reinado Oscuro.