linea_separadora

Si las mujeres más bellas jamás dibujadas en un cómic son las de Milo Manara estaremos de acuerdo que las más exhuberantes, rotundas y morbosas han salido de las manos del dibujante italiano Paolo Eleuteri Serpieri, y que en las páginas de su obra más conocida, esa desosegante mezcla de erotismo, ciencia-ficción y fantasía llamada «Druuna«, es dónde se puede encontrar los ejemplos más explícitos y se confirma que Serpieri es un maestro de la anatomía.

Druuna es la protagonista de los ocho volúmenes de la serie «Morbus Gravis» publicados entre los años 1985 y 2003 («Morbus Gravis«, «Morbus Gravis 2: Druuna«, «Criatura«, «Carnivora«, «Mandragora«, «Aphrodisia«, «El Planeta Olvidado» y «Clone«), una mujer valiente que lucha por sobrevivir en un mundo post-apocalíptico y para ayudar a su amigo Schastar, gravemente infectado por un ponzoñoso virus que está afectando al mundo entero. En nuestro país apareció primero en las páginas de la añorda revista «Zona 84«, donde sus primeras aventuras se publicaron por entregas, y después fue publicado en forma de álbums por Norma Editorial. También hay álbumes de arte e ilustraciones de Paolo Eleuteri Serpieri: «Bocetos«, «Druuna X» y «Obsesión: en busca de Druuna«.

Sí, la obra del veneciano Paolo Eleuteri Serpieri destaca por ser explícita y realista en términos de sexo, sin censura ni límites, y en «Druuna» lo carnal se encuentra con lo visceral y se producen encuentros sexuales entre bellas mujeres y mutantes de aspecto monstruoso que no son aptos para todos los estómagos. Tampoco prescinde Paolo Eleuteri Serpieri de la violencia ni del gore, pues en el mundo de Druuna lo grotesco, la demencia y la lujuria se han apoderado de los pocos supervivientes, que a cada día que pasa se vuelven más mezquinos, egoístas y retorcidos, y la muerte acompaña todas las páginas del cómic. Todo es excesivo en Serpieri, y uno puede llegar a encontrar en su obra un cruce enfermizo entre el universo de H.R. Giger y el Marqués de Sade. Tampoco queda lejos del explícito arte japonés, como el célebre ukiyo-e de Katsushika Hokusai «El sueño de la esposa del pescador» donde se muestra una mujer manteniendo relaciones sexuales con un par de pulpos o el manga casi hentai «Urotsukidoji» de Toshio Maeda.

La bellísima protagonista debe sobrevivir en este mundo deshauciado de fealdad extrema, repugnante, y en extremo hostil. La ciudad de Druuna es un enorme vertedero gobernado por una casta sacerdotal, una cloaca sucia con de tubos que vomitan aguas fecales o escupen humos insanos, y ella es una belleza de frondosa melena oscura, ojos grandes, piel morena. El contraste es enorme entre los dos: un ángel en el infierno. El objetivo final de Druuna será escapar para ir en busca de un viejo planeta olvidado, la tierra prometida por su amigo Schastar.

linea_separadora