Han pasado ya casi veinte años desde que unos ilusionados chicos de Palma de Mallorca comenzasen la aventura de publicar una revista/fancine dedicada al mundo del cómic. Después de doscientos números “Dolmen se ha convertido en la decana revista de cómic, superando a cualquier serie regular de cómic en longevidad.

"Dolmen num.200" (Varios autores, Dolmen Editorial)DOLMEN # 200. Especial celebración
Autor: Varios Autores
Revista 17x26cms
Tapa blanda
132 páginas 
Color 
Precio: 6.95 €

Y por fin se llegó al número 200. Tras casi 20 años en el mercado, la revista Dolmen alcanza la mí­tica cifra de 200 ejemplares con un número extra de celebración que alcanzará las 132 páginas.

El número, además de retomar de forma puntual viejas secciones con antiguos colaboradores, repasará estos últimos años de vida de la revista y contendrá todo tipo de sorpresas para los lectores más veteranos.

Además, cómo no, contará con los contenidos habituales (columnas de opinión, reseñas, noticias, listado de novedades) y artículos como los dedicados a la clásica Wonder Woman de George Pérez, a los superhéroes de la Edad Dorada (tanto a los que hoy conocemos hoy en día como Superman, Batman, Human Torch, Captain America o Sub-Mariner, Shazam! como los que conocemos por revamps actuales como The Shield, Black Terror, Blue Beatle, Green Hornet…), Jim Lee, la JSA, etc.

Mientras vemos como series como Capitán América, Los Vengadores, Batman, Superman o La Patrulla X alcanzan la cuarta, quinta o sexta renumeración una revista que habla, precisamente, sobre esos cómics le saca los colores a las editoriales encargadas de estas series regulares al alcanzar los 200 números… no hay colección en España que alcance esa cifra (o, al menos, no me viene ahora ninguna a la cabeza). Es impresionante y admirable, porque a lo largo de todos estos años no sólo han sido capaces de mantenerse, han sido capaces de evolucionar, de saber adaptarse a los tiempos y modas, de luchar contra la competencia de Internet que, en buena lógica, debería restarles lectores. Han sabido ofrecer contenidos exclusivos y de interés y una calidad a la que nos han ido acostumbrado a lo largo de los años pero que no debe obviarse.

Este número, el 200, viene precedido de un 199 en el que se marcaron el detalle de venderlo a 0,99 € (https://via-news.es/index.php/comic/6893-iila-dolmen-199-a-099-euros), eso en mi pueblo se llama chulería, pero ellos se lo pueden permitir y nosotros se lo agradecemos porque no ha tenido que ser nada fácil el cuadrar las cuentas.

Así que, aquí estamos, el número 200, motivo por el que regresan varios antiguos colaboradores (da gusto volver a leer a Julián Clemente, David Hernando o Pedro Angosto), donde se ofrecen algo más que interesantes artículos sobre Wonder Woman, Brian Michael Bendis o el Capitán América de Brubaker, una reseña de Los Vengadores firmada por Julián M. Clemente (qué envidia me da lo bien que escribe el jodío) y esa sección de reseñas relámpago que tanto me gusta…

En resumen, me encanta la Dolmen, llevaba un tiempo sin leerla (más que nada porque, por pasta, no me acerco a la librería especializada, por lo que le pueda pasar a mi bolsillo…) pero ha sido como el reencuentro con un viejo amigo, el recordar el pasado, diez o quince años atrás, una gozada. Eso sí, creo que, en parte, Julián Clemente tiene razón, toca revolución en la Dolmen, toca ofrecer algo nuevo, toca seguir compitiendo con internet como sólo en la Dolmen saben hacer. En lo que no estoy de acuerdo es en que sea necesario abandonar los artículos que analizan los últimos años de determinadas series. Me gustan esos artículos, es lo que más disfruto leyendo, aunque no vería mal que se hiciese algo como lo que están haciendo en Zona Negativa: analizando las mejores series de las editoriales más destacadas de los USA (dejando aparte Marvel y DC, claro). Es una idea, pero una que me gustaría ver plasmada en la revista. Otra sugerencia sería ver artículos sobre el cómic digital, los métodos de lectura digitales actuales, las plataformas que existen, etc… hay varios temas que me gustaría ver tratados en la Dolmen bajo su particular prisma… pero tampoco quiero demasiados cambios, me gusta saber que la Dolmen es LA Dolmen.

Ah, otra sugerencia: edición digital de la Dolmen ¡YA!, conmigo ganarían un suscriptor mensual.

En definitiva, un viejo amigo al agrada reencontrarse. Sigue siendo una revista tan buena como la recordaba, sino más.