Son tiempos difíciles para los practicantes de las artes místicas, pues el Empirikul consiguió su propósito y erradicó la magia de nuestro mundo. El Doctor Extraño está desnudo en este nuevo status quo, débil e indefenso como nunca antes. Este es el peor momento para que regrese uno de los peores enemigos del Hechicero Supremo.

En el día después de que la magia haya sido erradicada de la faz de la Tierra, el Doctor Extraño está al borde de la muerte. Sus peores enemigos han regresado, listos para golpear, empezando por uno de sus más veteranos antagonistas: el Barón Mordo. Para rivalizar con los enemigos de siempre, ha surgido uno nuevo en el horizonte. Se trata de El Orbe, que con el poder del ojo de El Vigilante, ha puesto la vista en el Hechicero Supremo.

No exageramos cuando decimos que la regeneración de “Doctor Strange” iniciada por el guionista Jason Aaron y el dibujante Chris Bachalo en diciembre de 2015 puede calificarse como lo mejor que ha dado el Hechicero Supremo de la Tierra desde su origen, allá por 1963, cuándo Steve Ditko y Stan Lee nos lo presentaron en el número 110 de “Strange Tales“.
Tras lo acontecido en las dos entregas de la saga de “Los últimos días de la magia” (“The last days of magic“), tituladas “El camino de lo oculto” y “Los últimos días de la magia“, la situación del Doctor Extraño es, como poco, complicada: casi no queda magia en la Tierra y un viejo enemigo ha regresado. “Como un jardín que haya sido segado, está empezando a florecer de nuevo“, nos cuentan. Los viejos libros de magia ya no son útiles. Es hora de escribir unos nuevos.

Publicada en la colección Marvel Premiere de Panini Cómics, “Doctor Extraño: Sangre en el éter” sigue adelante tras el paso del Empirikul y sus huestes por nuestra realidad, un enemigo terrible que quería purgar la magia de la existencia y destruir a todos los Hechiceros Supremos, y pone al Steven Strange a lidiar con las consecuencias. Una tabula rasa. Un lienzo en blanco. El Doctor Extraño, por supuesto, sigue siendo el Hechicero Supremo, la única persona que se interpone entre nuestro frágil mundo y el amenazador universo interdimensional, a esas cosas invisibles que viven en las sombras. Más débil, con menos hechizos, pero igual de capaz de lidiar con Pesadilla y su habilidad para manipular los sueños, con el Señor Agonía, o con Satana, la hija del Diablo, y su peculiar gastronomía infernal, y salir indemne del reto. Pero quizás el Barón Mordo y el maléfico Dormammu sean demasiado para él…

Doctor Extraño: Sangre en el éter” es la confirmación de que elegir al guionista Jason Aaron tras su etapa en Thor, prolífica en ideas originales y espléndida en sus resultados, era la mejor opción posible. Le ofrecieron el relanzamiento del personaje del Doctor Extraño como anticipo del aterrizaje en el UCM, en noviembre de 2016, con la película dirigida por Scott Derrickson y con el rostro del carismático Benedict Cumberbatch para interpretar al Doctor Strange, y el resultado no decepcionó a nadie. Y si la propuesta de Jason Aaron ya nos parece excelente, contar con ese pedazo de dibujante que es el canadiense Chris Bachalo (de lo mejor que ha encontrado el cómic de superhéroes en los últimos treinta años), hace que una serie como ésta parezca realmente, por fin y de verdad una serie sobre magia. Su estilo barroco, psicodélico y detallista es perfecto para recrear las locuras que le propone el guionista, más perfecto que cualquier otro dibujante que le haya acompañado hasta la fecha. Es el dibujante adecuado para el trabajo.
En resumen, que hasta el año 2015 el Doctor Extraño era un personaje que estaba bastante desaprovechado, casi desahuciado. No contaba con una serie regular desde hacía años. Por este motivo la serie regular de Jason Aaron y Chris Bachalo supuso un fuerte impulso para el personaje y sirvió de trampolín a la película de Benedict Cumberbatch, que puso al Doctor Extraño en el centro.

Hay que reconocer que la propuesta de Jason Aaron para el Doctor Extraño no difiere demasiado de la que ya hizo para Thor: deconstruir el personaje, eliminando todo lo superfluo, quedarse con los elementos más característicos y volver a empezar. Borrón y cuenta nueva. Si a Thor le quito el Mjolnir y se lo otorgó a Jane Foster, aquí le arrebata la magia al Hechicero Supremo. Incluso los dos antagonistas con los que Aaron empezó sendas etapas tienen mucho en común: Gorr, el Carnicero de Dioses, y el Empirikul, asesino de magos, brujos, taumaturgos y hechiceros. La nueva etapa es una ‘urban fantasy‘ poco habitual en el Universo Marvel, claramente deudora de Harry Dresden o John Constantine, y la demostración que Extraño había sido durante demasiado tiempo un personaje total y absolutamente desaprovechado. Stephen Extraño es el Hechicero Supremo, la última, y a veces primera, línea de defensa de la Tierra frente a ataques mágicos, y ese debe ser su rol.

Lamentablemente, como ya comentamos con anterioridad, el formato elegido por Panini Cómics para recopilar esta etapa, en la tapa blanda de Marvel Premiere, no está a la altura de lo que merecía el trabajo de Jason Aaron y Chris Bachalo. Un tomo de tapa dura con la totalidad del arco hubiese sido lo más aconsejable.

Doctor Extraño #3: Sangre en el éter
Autores: Jason Aaron, Chris Bachalo, Kevin Nowlan, Jorge Fornés y Cory Smith
Edición original “Doctor Strange” núms. 11 a 16
Fecha de publicación: Mayo de 2022
ISSN: 9788411015851
Formato: 17x26cm. Tapa blanda. Color
Páginas: 48
Precio: 11,00 euros