El trabajo de Frank Miller con “Daredevil” es ampliamente conocido por todos. Ha sido una de las referencias principales de las que se ha nutrido el cómic USA a lo largo de las últimas décadas y una influencia palpable para todo el mundo desde que se publicó. Sí, todos lo sabemos pero… ¡qué gozada es reencontrarse de nuevo con esas historias que nos ofrecieron entre los números 227 y 233 de la colección regular! Releer la caída y renacimiento de un héroe de la talla de DD. Sentir el género negro como nunca, ver cuán bajo puede caer un personaje y aún así seguir siendo fiel a sí mismo para volver a alzarse de sus cenizas. Disfrutar con el impactante trabajo de David Mazzucchelli y vibrar con cada página. Y aún así no llegaremos a expresar lo que se siente al leer este cómic. Una obra de arte.