linea_separadora

Elektra Natchios es, sin duda, uno de los personajes secundarios más importantes de la historia del Universo Marvel, y fue creada por Frank Miller. Hija del embajador griego Nikolas Kostas Natchios y Christina Natchios, Elektra fue instruida desde joven en las artes marciales. Como estudiante de derecho en Nueva York conoció a Matt Murdock, alias Daredevil, se convirtieron en amigos y amantes, pero sus caminos se separaron pronto. La muerte del padre de Elektra, asesinado, condujo a la chica hacia un sendero sin salida y a caer en manos de la secta de ninjas conocida como La Mano, que acabó moldeando su mente y borrando todo rastro de humanidad en ella, convirtiendo a Elektra en una despiadada y mortífera asesina.

Como muchos ya deben saber, el destino funesto de Elektra estaba escrito: después de servir durante años a La Mano, se convirtió en asesina a sueldo en solitario, regresó a Nueva York para asesinar a Foggy Nelson por encargo de Kingpin, se enfrentó a Bullseye y murió en los brazos de Murdock. Una de las grandes tragedias del Universo Marvel.

¿Era éste el final de Elektra? No, como sucede con la mayoría de superhéroes de Marvel Comics hay vida después de la muerte, pero Frank Miller no estaba dispuesto a dejar que la asesina de los sais tuviera su final feliz, y certificó la defunción definitiva del personaje en la muy recomendable «Elektra Lives Again«, una novela gráfica publicada originalmente por el sello editorial Epic Comic de Marvel Comics en el año 1990.

Así es: «Elektra Lives Again» es la obra maestra con la que Frank Miller, el veterano autor norteamericano responsable de «Ronin», «Sin City», «300», «Batman: El regreso del Caballero Oscuro» o «Daredevil: Born Again», y con los colores de su colaboradora habitual Lynn Varley (fueron también marido y mujer hasta el año 2005), retomó el personaje de Elektra después de largo tiempo ausente y con la que quería despedirse para siempre de la asesina. «Elektra Dies Again», la llamaron algunos.

linea_separadora