Me estoy tomando con calma la lectura de “Danza de Dragones“, por aquello de que George R. R. Martin va a tardar mucho en publicar “The Winds of Winter“, el siguiente libro de Canción de Hielo y Fuego. De momento he disfrutado mucho con el primer volumen, a pesar de que la acción avanza lentamente.

"Danza de dragones I" (George R.R. Martin, Gigamesh)Canción de Hielo y Fuego nº 05: Danza de dragones
Autores: George R. R. Martin
Género: Fantasía
Formato: Libro rústica, 1152 págs.
Canción de hielo y fuego: Libro quinto 
Gigamesh
38€

Daenerys Targaryen intenta mitigar el rastro de sangre y fuego que dejó en las Ciudades Libres e intenta erradicar la esclavitud en Meereen. Mientras, un enano parricida, un príncipe de incógnito, un capitán implacable y un enigmático caballero acuden a la llamada de los dragones desde el otro lado del mar Angosto, ajenos al peligro que se cierne sobre el Norte, y que solo las menguadas huestes de uno de los reyes en discordia y la Guardia de la Noche se aprestan a afrontar.

Después de ¿3 años? ¿4 años? volvía a encontrarme con el universo de Canción de Hielo y Fuego y cometí un grave error: comenzar a leer Danza de Dragones sin, bueno, sin releer Tormenta de Espadas y Festín de Cuervos. Sinceramente es más necesario releer Tormenta de Espadas para recordar con certeza dónde dejamos a Tyrion Lannister y a Jon Nieve, por ejemplo, pero también a Stannis Baratheon y a Daenerys Targaryen, a Lord Cebolla y a Hediondo, a Bran Stark y… bueno, alguna sorpresilla tiene este primer volumen que conviene no desvelar, al menos por el momento.

Como decía, han pasado varios años desde que leí los dos libros anteriores y, bueno, mi memoria no es lo que era, la impaciencia por comenzar a leer Danza de Dragones me pudo, releer los dos tomos Tormenta de Espadas y Festín de Cuervos me iba a tomar muchísimo tiempo, y como no guardo especialmente buenos recuerdos de Festín de Cuervos (por aquello de que Martin se entretiene en exceso con personajes que, a priori, no me interesaban demasiado, por mucho que me hiciese cambiar de opinión con el transcurso del libro) por lo que, al final, caí en mi propia trampa y comencé a leer Danza de Dragones sin recordar sucesos muy importantes que vienen de Tormenta de Espadas (¡casi nada!).

Pero hablemos del libro, al menos de este primer volumen. Hay una cosa que tengo muy clara: Tyrion Lannister es, junto a Jon Nieve, el verdadero protagonista de esta saga. Si acaso aceptaría a Daenerys Targaryen como la tercera protagonista, pero no como la vemos en este primer volumen (insegura, dubitativa y comedida, ¡esa no es Daenerys!). Sin embargo Tyrion y Jon… ¡qué grandes personajes! Vale que George R.R. Martin es un genio construyendo personajes, llevándolos del anonimato de anteriores libros al protagonismo, pero Tyrion y Jon brillan desde el primer momento y no dejan de hacerlo en todos y cada uno de los libros. Por mucho que Martin se aferre a la esencia de los personajes el lector desea ver a Tyrion conspirando en la Corte y a Jon… bueno, a Jon cogiendo una espada, alzando un ejército y vengando a toda su familia. Pero en Danza de Dragones tenemos a Tyrion viajando de camino a reunirse con una Daenerys que, posiblemente, “agradezca” sus consejos (o al menos sirva para sacarla de su pasividad después de torturarlo un “poquito”) y a un Jon apegado al honor y a sus hermanos de negro que tiene que lidiar con las peticiones de un intransigente Stannis Baratheon que intenta hacer valer sus derechos al trono acompañado de cierta intrigante sacerdotisa. Eso sí, el Muro gana protagonismo (¡¡¡al fin!!!) y parece que o en Poniente se dan prisa en resolver sus “problemillas” o este Invierno va a ser MUY complicado por culpa de unos invitados inesperados. Vamos, que por fin comenzamos a leer sobre los personajes que queremos leer: Tyrion, Jon, Daenerys, Bran… el problema está en que la acción avanza lentamente y en este primer volumen suceden pocas cosas realmente interesantes, aunque, como os digo, hay un par de detalles muy interesantes y el reencontrarnos al fin con Jon o Tyrion hace que merezca la pena el libro.

En la parte negativa diría que a Martin le encanta hacer viajar a sus personajes y describirnos con todo lujo de detalles los paisajes. Martin, un consejo, ¡queremos acción!.

Sobre la edición de Gigamesh, y especialmente el polémico precio del libro, diré que la edición en rústica es tan buena como los anteriores libros. Pura calidad aunque he visto un total de 2 ó 3 erratas (sí, habría que sacrificar a R’hllor al corrector, 2 ó 3 erratas, “indignante”). En cuanto a que Gigamesh partiese en dos A Dances with Dragons y le pusiese el precio de 38 € os diré que aunque es un palo estamos ante una de esas viejas disyuntivas de los editores: “o le pongo un precio muy elevado a un único volumen o lo parto en dos”. El precio del libro en rústica puede parecernos, y lo es, muy elevado, pero está partido en dos libros que han sido editados con papel de calidad, encuadernación cosida, una gran traducción, un libro muy revisado en busca de erratas… es calidad, y la calidad se paga. Además, si lo compras en rústica puedes hacer lo que yo: dejar el segundo libro para un poco más adelante, de manera que ya has leído la primera parte y sabes que te guardas un as en la manga: Danza de Dragones II.

En definitiva, naturalmente que estamos ante un primer volumen en la que la acción transcurre más pausadamente, pero también estamos ante la quinta entrega de Canción de Hielo y Fuego. Un clásico, un libro imprescindible de la saga que está revolucionando la fantasía. Quizás no espere tanto para leerme el segundo volumen…

Festín de Cuervos
Juego de Tronos