Hoy en día la ciencia-ficción convierte al lector en un voyeur que observa, a través de una cerradura, la ciencia del mañana. De esta manera le permite adentrarse en escenarios posibles y realistas de un futuro cercano a partir de los substanciales cambios que ha vivido nuestro mundo en la última década, en su mayor parte a causa de las nuevas tecnologías. Además, las novelas de este género se convierten en una herramienta para someter a introspección a los avances científicos más recientes, una reflexión moral y ética que permite poner a debate los límites y las posibilidades del futuro que empezamos a percibir en el horizonte.

nova_cronicasdeatopiaEn un futuro cercano, para escapar de la aglomeración y el desorden que asuelan una Tierra completamente contaminada, la élite mundial escapa a Atopía, una enorme isla artificial, y de propiedad corporativa, en medio del océano Pacífico. Hasta allí se dirige la doctora Patricia Killian para perfeccionar lo último en realidad virtual: un programa para salvar el planeta, devastado por el insaciable apetito de la humanidad por los recursos naturales.

La ciencia-ficción, como género literario, sigue buscando su lugar en el mundo de la literatura. De hecho, como siempre ha hecho, luchando contra viento y marea por ganarse un lugar, merecido, junto al resto de géneros literarios y frente a sus numerosos detractores, que la banalizan y la reducen a una simple anticipación científica de acontecimientos futuros, más cercana a la ciencia que a la literatura.
Sus fieles lectores, sin embargo, nunca hemos dejado de buscar entre sus páginas esa especulación realista acerca de posibles eventos futuros que los críticos más sesudos señalan como uno de sus defectos, puesto que consideran que la encorsetan y limitan. Pero, ¿qué buscamos ahora los lectores de ciencia-ficción, en el año 2016, cuando hemos alcanzado y superado algunas de las peores previsiones hechas por la literatura de anticipación de los últimos cincuenta años? Algunos buscan regresar a los argumentos de la ciencia-ficción más clásica, la de los mundos extraños y la space-opera, y otros se han enganchado a las distopías, que están de moda, pero muchos buscamos algo menos épico, incluso me atrevería a decir que más político, que fije su atención en el mañana más próximo, y que centre su mirada en lo cotidiano. Y “Crónicas de Atopia” de Matthew Mather creo que se acerca a lo que andamos buscando.

Crónicas de Atopía” (“The Atopia Chronicles”) es una novela compleja, formada por seis relatos (originalmente autopublicados) narrados en primera persona por ocho personajes distintos (Olympia Onassis, Rick Strong, Vince Indigo, Bobby Baxter, Nancy Killiam, William McIntyre, Patricia Killiam y Jimmy Jones), interconectados entre ellos, que convergen posteriormente en el desenlace. Compleja por su premisa argumental, compleja por el lenguaje que utiliza y algunos conceptos muy abstractos y difusos que el autor no desarrolla ni aclara, y compleja porqué la historia no se despliega ante los ojos del lector en todo su conjunto hasta el final de la novela, cuando todo confluye. Vayamos por partes.
La novela de Matthew Mather, autor de “Cibertormenta” (que será adaptada al cine producida por la Twentieth Century Fox y con guion de Bill Kennedy), nos traslada a un futuro cercano y no determinado, cuando nuestro planeta ha alcanzado una situación insostenible a causa de la sobrepoblación, el consumo de los recursos, la contaminación y las llamadas ‘guerras climáticas’, enfrentamientos entre superpotencias que utilizan los recursos naturales como armas del conflicto. El apocalipsis está cerca. Para escapar del caos y el desastre ecológico, las élites de todo el mundo se han refugiado en su particular paraiso, la isla artificial de Atopía, una propiedad privada con todos los lujos y las comodidades ubicada en medio del océano Pacífico, en aguas internacionales. Pero la idílica Atopía va mucho más allá de un lugar físico y de fronteras definidas: la población de la isla tiene acceso a un mundo virtual donde pueden vivir existencias plenas y felices, en entornos virtuales modelados al gusto del consumidor con todos los bienes materiales que puedan desear. Incluso hijos sintéticos. Como si fuesen “Los Sims“.

Crónicas de Atopía” es una novela de ciencia-ficción que encaja perfectamente en el subgénero de las distopías, historias que trasladan al lector a un futuro hipotético habitualmente envuelto en un halo negativo y apocalíptico, como término antónimos de la utopía acuñada por Tomás Moro, habitualmente formalizado en una sociedad ficticia indeseable en sí misma, como es la Atopía que nos ofrece Mather, brillante en su superfície pero podrida y retorcida en el fondo, ghetto de las élites y ejemplo de la avaricia de las megacorporaciones empresariales. ¿Dependeremos de la tecnología… más de lo que lo hacemos ahora? ¿Serán un peligro las redes sociales… hoy que parecen nuestro más fiel compañero? ¿Las catástrofes naturales amenazarán nuestra vida y nos demostrarán que hemos abusado de la Madre Tierra hasta un punto de no retorno? ¿Habremos agotado los recursos energéticos por mucho que hoy sean multitud los que avisan que se están terminando? ¿La necesidad de cubrir las necesidades de un planeta sobrepoblado nos llevarán a un nuevo escenario de guerras entre naciones? Sí, sí, sí y sí. Temamos a lo que está por venir. Eso es lo que nos anuncia Matthew Mather en su novela, pero también añade nuevos ingredientes al guiso que abren posibilidades maravillosas pero también catástrofes potenciales. Estamos hablando de los inteligentículos, que se asimilan en el sistema neural para poder interactuar con la realidad, de los proxxis (o isps), conciencias escindidas que funcionan como asistentes y compañeros inseparables con personalidad propia, y de esos antinaturales y desosegantes proxxiniños, hijos virtuales hechos a medida con los que se puede experimentar la maternidad antes de reproducirse de forma natural.

El ritmo vertiginoso de los avances científicos facilita mucho material a los autores de ciencia-ficción, pero también les hace más difícil predecir el futuro. En “Crónicas de Atopía“, una nueva demostración del olfato canino de la colección Nova de Ediciones B, el elemento esencial sobre el que el autor construye la historia es esa realidad virtual tan tangible como inquietante, un progreso científico que bebe sin pudor del videojuego de simulación social creado por Will Wright, que de convertirse en algo real, nos llevará hasta límites no planteados con anterioridad. Cuando la vida es una mierda… ¿quién no preferiría huir y esconderse en otra vida diferente, aunque fuese falsa?

Crónicas de Atopia.
Autor: Matthew Mather (www.matthewmather.com)
Título original: “The Atopia Chronicles”
ISBN: 978-84-666-5689-4
Formato: 15x23cm.
Páginas: 512
Precio: 20,00 euros