linea_separadora

Los australianos, a ojos de los norteamericanos, son unos tipos peculiares. Como sucede en todo el mundo, en los EE.UU. tienen ideas preconcebidas, simplificadas y erróneas, que se han desarrollado a lo largo del tiempo, sobre los ‘aussies‘. Pero esos estereotipos entre países no son patrimonio solamente de los americanos, aunque ellos suelen volcarlo de forma demasiado simplona en sus películas y eso hace que el resto del mundo se ofenda. Quién esté libre de culpa, que tire la primera piedra: aquí también tenemos nuestra idea preconcebida de los franceses (groseros), los italianos (perezosos), los ingleses (estirados) o los alemanes (organizados), y a menudo nos sorprende cuando conocemos a un ciudadano de uno de estos países que no encaja con el estereotipo que le habíamos asignado.

Los americanos volcaron todas sus ideas sobre los australianos en “Cocodrilo Dundee“, una comedia de aventuras del año 1986 dirigida por John Cornell que venía a ser algo así como una nueva versión de “Tarzán en Nueva York“. Protagonizada por Paul Hogan, Linda Kozlowski, David Gulpilil, John Meillon, Maggie Blinco y Ritchie Singer, nos contaba como Michael Dundee, un amigable y rudo cazador de cocodrilos australiano entra en contacto con Sue Charlton, una periodista de Nueva York que le convence para que le acompañe en su viaje de regreso a la Gran Manzana. Al llegar a la gran ciudad, Michael ‘Cocodrilo’ Dundee descubrirá en un mundo totalmente desconocido para él, una jungla urbana con numerosos peligros que no tienen nada que envidiar a los de Australia.

El actor australiano Paul Hogan se convirtió en una estrella gracias a su Mick Dundee de “Cocodrilo Dundee“, y sus dos secuelas (una buena, otra muy mala), y llegó a presentar los Oscars junto a Goldie Hawn y Chevy Chase en la gala del año 1987. La película había costado apenas 7 millones de euros y recaudó más de 262 en todo el mundo, estuvo nominada al Oscar al mejor guión original y nos enseñó cosas como que los cuchillos de Australia son más grandes que los de Nueva York.

linea_separadora