A finales del siglo pasado, el guionista Max Allan Collins y el dibujante Richard Piers Rayner dieron forma a “Camino a la perdición” (“Road to Perdition“), una novela gráfica publicada por DC Comics a través de su sello Paradox Press con la que iniciaron una aclamada saga criminal que tendría continuación con “Regreso a Perdición“. Como mucha gente ya sabe, el cómic fue adaptado a la gran pantalla por el director Sam Mendes en el año 2002, en un magnífico largometraje homónimo protagonizado por Tom Hanks, Paul Newman, Jude Law, o Daniel Craig, y ésta es una de aquellas ocasiones en la que es difícil definir que es mejor, si el original o la adaptación, si la película o el cómic.

El protagonista de la historia es Michael O’Sullivan, un buen padre y un hombre de familia, pero también es un asesino despiadado. O’Sullivan es el brazo ejecutor de John Patrick Looney, el padrino irlandés del crimen local y, como el ‘Arcángel de la Muerte’ de Looney, ha cumplido encargos para los gánsters de Chicago Al Capone y Frank Nitti, pero cuando el hijo de O’Sullivan se convierta en testigo accidental de una ejecución de la mafia, la tragedia azotará a su familia, y el afligido padre y su hijo adolescente se verán obligados a huir e inmersos en una serpenteante carretera de traición, culpa y venganza en dirección al pueblo de Perdición.

La obra, tal y como sus autores no se esconden en reconocer, está inspirada en “El Lobo Solitario y su Cachorro” de Kazuo Koike y Goseki Kojima, pero ambientado en la América profunda de principios del siglo XX, al principio de la Gran Depresión, con la Ley Seca vigente desde 1920 y los violentos asuntos de los mafiosos que dominan con puño de hierro el crimen organizado de las grandes ciudades envolviendo todo el relato.

Diez años después de “Camino a la perdición“, Max Allan Collins y Richard Piers Rayner volverían a unir su talento en “Regreso a Perdición” (“Return to Perdition“), para contar como el nieto de Michael O’Sullivan emprende un camino pedregoso a la perdición desde un campo de prisioneros de Laos hasta la locura del Hollywood de los años setenta. En esta ocasión, acertaron con la traducción del título… pues la novela gráfica de 1998 hubiese tenido que haber sido titulada como “Camino a Perdición“.

Camino a la perdición
Guión: Max Allan Collins
Dibujo: Richard Piers Rayner
Edición original: “Road To Perdition”
Fecha de publicación: Abril de 2017
ISBN: 978-84-17063-77-1
Formato: Cartoné. Blanco y negro.
Páginas: 304
Precio: 27,50 euros

Rock Island, Illinois, 1929. Michael O’Sullivan es un buen padre y un hombre de familia, y también es el brazo ejecutor de John Looney, el padrino irlandés del crimen local. Como el ángel de la muerte de Looney, O’Sullivan también ha cumplido encargos para los gánsteres de Chicago Al Capone y Frank Nitti, pero cuando una ejecución de la mafia se torna en tragedia para su familia, el afligido padre y su hijo adolescente se ven inmersos en una serpenteante carretera de traición, culpa y venganza.

En 1998, Max Allan Collins (Batman) y Richard Piers Rayner (Hellblazer) dieron forma a Camino a la perdición, novela gráfica con la que iniciaron una aclamada saga criminal. Todo un clásico que en 2002 fue adaptado a la gran pantalla por Sam Mendes, a través de un largometraje homónimo protagonizado por Tom Hanks y Paul Newman.