La ceremonia de los Óscar ha registrado dos bajas y dos altas en los últimos días. El productor de la gala, Brett Ratner, se vió obligado a dimitir por unos comentarios desafortunados que molestaron a la comunidad gay (“Los ensayos son para maricones“, dijo) y el actor Eddie Murphy renunció a ser el presentador de la gala. En su lugar llegan Brian Grazer y Billy Crystal, que repetirá por octava vez como maestro de ceremonias.