La editorial EDT, que fue la filial de Glénat en España, ha constatado la crisis que lleva tiempo sufriendo con el anuncio de la renuncia a seguir publicando manga, el que le quedaba tras perder los de Shueisha, para centrarse en el cómic nacional. Así, «Ranma 1/2», «La Espada del Inmortal» o «Berserk», entre otras, quedarán interumpidas.