¿Para qué buscar entre los éxitos cinematográficos de los años ochenta y perpetrar remakes, reboots, secuelas y precuelas innecesarias y de mala calidad cuándo hay tan buenos argumentos, tantas historias magníficas, esperando a ser descubiertas?

La plataforma de streaming Disney+ ha anunciado que van a «revisitar» (palabra ambigua donde las haya) el mundo y los personajes de «Willow«, la mágica película de 1988, dirigida por Ron Howard, ambientada en una era de espadachines, hechizos, mitos y monstruos, que nos contaba la odisea de Willow Ufgood defendiendo a un bebé de los malvados hombres de la hechicera Bavmorda con la ayuda de un guerrero algo patán llamado Madmartigan al que dió rostro un joven Val Kilmer.

La serie sucederá años después de los acontecimientos de la película original, e introducirá personajes totalmente nuevos en el reino encantado de las hadas y monstruos, y da la bienvenida a su héroe homónimo, Willow Ufgood, que interpreta una vez más el inigualable Warwick Davis. Jon M. Chu dirigirá la serie y será el productor ejecutivo junto con los showrunners Jonathan Kasdan y Wendy Mericle. Jonathan Kasdan además ha escrito el guion del episodio piloto. Ron Howard, director de la película original, retoma su papel de productor ejecutivo de la serie junto con Bob Dolman, guionista de la película original, que ejerce de productor asesor.

Los nostálgicos de aquellos años y de aquella película serán reticentes ante una secuela que pueda enturbiar sus recuerdos y es difícil pensar que, por muy buena serie que sea esta nueva «Willow«, les pueda dejar mejor sabor de boca que aquel clásico que vieron como niños y que ahora verían como adultos, padres con hijos, que han visto pasar los años como una exhalación. Y a las nuevas generaciones, a los jóvenes del siglo XXI, o les ofrecen algo menos descafeinado y edulcorado que la pizpireta versión del los años ochenta, o huirán en masa. Así de sencillo.