Ha salido a la edición en catalán el primer volumen de la trilogía "Crónicas de Dragonlance" bajo el nombre de "Dracs de Tardor". Esta novela de fantasía la escribieron conjuntamente Margaret Weis y Tracy Hickman y esta versión corre a cargo de Devir.

"Escuchad la canción de los sabios,
descendiendo del cielo cual lluvia de lágrimas,
purificando los años,
tañendo el Cántico de la Gran Leyenda de la Dragonlance."

Con este "El Cántico del Dragón" comenzaba en 1984 "Dragons of Autumm Twilight", el primer volumen de la trilogía "Crónicas de la Dragonlance" escrito por Margaret Weis y Tracy Hickman y que ahora Devir nos presenta en su edición catalana como "Dracs de Tardor".

Weis y Hickman (los Tom Clancy y John Grisham de la literatura fantástica del último cuarto de siglo XX) sacudieron el mundo de la fantasía, poco acostumbrado a novedades e innovaciones desde Tolkien, con el primer libro de las "Crónicas de la Dragonlance".
Mezclaron con acierto y con originalidad (y con un evidente talante comercial por parte de TSR Inc.) un numeroso elenco de personajes interesantes, con sus historias personales y con sus conflictos individuales, en un entorno épico y fantástico llamado Krynn (de raíces evidentemente tolkenianas) y acompañaron esta sólida base de una magnífica historia, que engancha al lector desde la primera línea para no soltarlo hasta el último suspiro del tercer tomo.

Así, con el reencuentro de Tanis el Semielfo, del mago de la túnica negra Raistlin y de su gemelo Caramon, del caballero Sturm, del malhumorado enano Flint y del desvergonzado kender Tasslehoff en el Ultimo Hogar de Solace, Weis y Hickman nos conducen a una peligrosa misión en busca de la legendaria Dragonlance para enfrentar el retorno de las legendarias criaturas, los dragones, cuando las tinieblas de la guerra y la destrucción amenazan con apoderarse del mundo.

Un caballero y un bárbaro, un guerrero y un medio elfo, un enano y un mago,… ingredientes habituales servidos por dos maestros de la lectura fácil y amena, que saben mantener el ritmo narrativo y el interés la historia, que se atrevieron a reinterpretar al maestro Tolkien y permitieron a los escritores, a los editores y a los lectores explorar nuevas vías que autores como George RR Martin llevarían después a sus cotas máximas.

Algunos de los personajes de la saga, como el turbador mago de túnica negra Raistlin, alcanzarían un reconocimiento propio al margen de la obra equiparable al Conan de Howard o a Drizzt, el elfo oscuro, en el entorno de los Reinos Olvidados y algunas películas fantásticas se inspirarían abiertamente y sin rubor alguno en esta saga (la fallida y decepcionante Dungeons and Dragons, por ejemplo).

Con este "Dracs de Tardor" se inicia uno de los ciclos imprescindibles de la literatura fantástica moderna y, sin duda alguna, la mejor de las obras de Dragonlance que vieron su continuación con las menores "Leyendas de la Dragonlance", los "Héroes de la Dragonlance" y un sinfín de novelas, historias y aventuras (hasta quince de ellas de Weis, once en compañía de Hickman) que extendieron el mundo de Krynn entre el gran público de la misma manera que ya sucediera con los Reinos Olvidados (y las licencias Wizards of the Coast Inc., anteriormente TSR Inc.) o con la Tierra Media de Tolkien.

Señalemos, como pequeño detalle a destacar, que esta edición en catalán, de lujosa encuadernación ilustrada por Matt Stawicki, renuncia a la traducción en castellano, "El Retorno de los Dragones", para recuperar la traducción estricta del título orginal.

"Doncs, escolteu el cantar d’aquest savi,
caure com pluja del cel o com llàgrimes,
rentant dels anys i la pols les moltes histories,
del Gran relat de la llança de drac."

https://www.via-news.es/images/stories/libros/CasaDelLibro-Blanco.gif