Tengo que reconocerlo, ni el ciberpunk, ni el steampunk son géneros de mi agrado. Lo he intentado con varias obras y títulos muy bien considerados y siempre he acabado la lectura con la misma sensación; no he pillado el chiste. La verdad es que es una verdadera lástima porque soy plenamente consciente de que hay una legión de fans que adoran estos géneros, pero yo me pierdo en sus elipsis, en sus enrevesadas tramas y en su narrativa barroca.

 

https://www.via-news.es/images/stories/libros/bibliopolis/hijadragonh.jpgLa hija del dragón de hierro
Michael Swanwick
Título original: The Iron Dragon´s Daughter
Traductor: Manuel de los Reyes
Ilustración de cubierta: Steve Stone
Diseño de cubierta: Alejandro Terán
Diseño de colección: Alberto Cairo
Col. Bibliópolis Fantástica nº 43
320 págs., 19,95 euros

La explicación anterior viene a cuento de que acabo de terminar de leer La hija del dragón, un libro de Michael Swanwick, editado por Bibliópolis en España que se circunscribe dentro del Steampunk (un género que nos muestra mundos industrializados en sociedades habitualmente victorianas) con el añadido de que la sociedad es un compuesta por elfos, enanos, etc. De hecho es una sociedad corrupta y sórdida, lo que hace que haya ciertos detalles que ofendan a paladares poco habituados a este tipo de realismo, y es que en ocasiones el autor desciende en exceso a la crudeza, especialmente a la hora de retratar las relaciones sexuales  donde suele recrearse en las descripciones.

La hija del dragón nos presenta a Jane, una humana esclava que trabaja en una fábrica donde se construyen dragones. Gracias a la ayuda de uno de estos seres escapará de su destino de esclava para educarse y, algún día ser capaz de regresar para vengarse. El autor apuesta por hablarnos sobre Jane en tres fases de su vida; su infancia en la fábrica, su adolescencia en la escuela y su madurez universitaria. Cada una de esas fases lleva a la protagonista a tomar las decisiones que la llevaran a una confrontación final confusa.

A este final habría que sumarle ciertas explicaciones (sobre la magia, sobre el origen de la protagonista, sobre los amores de su vida,etc) que en nada contribuyen a facilitar la comprensión del libro, lo que, lo reconozco, tampoco me ha ayudado al disfrute de su lectura.

Ni siquiera la cuidada edición de Bibliópolis me ha permitido sentirme cómodo en su lectura, al revés en todo caso por entender que este libro no estaba escrito con un lector con mi perfil en mente.

La hija del dragón es una lectura compleja, que exige una atención constante del lector y la capacidad de rellenar los huecos que el autor deja. Además la ambientación Steampunk no facilita la comprensión y disfrute de la obra, lo que hizo que su lectura se me asemejase a una ordalía. En definitiva es un libro para amantes del género ya que éstos serán los que lo sepan apreciar, el resto  de lectores: abstenerse, hay obras mucho mejores y mas generalistas en Bibliópolis Fantástica que La hija del dragón.