Ediciones Gigamesh continua apostando por su colección de bolsillo y en esta ocasión nos ofrece la oportunidad de adquirir una auténtica maravilla como es “Snow Crash“, la opera magna de Neal Stephenson con la que trajo de vuelta el ciberpunk a nuestras vidas, a un precio y formato para todos los bolsillos.

Snow Crash
Neal Stephenson
Gigamesh
ISBN: 9788416035830
432 páginas
Tapa blanda
8.00 €

En el futuro cercano, los americanos sólo destacan haciendo cuatro cosas: música, películas, programas… y repartir pizza en menos de treinta minutos. En el mundo real, Hiro Protagonista trabaja de repartidor para Pizzas Cosa Nostra Inc., pero en el Metaverso es un príncipe guerrero. Y en el Metaverso se enfrenta con algo aún más terrible que la posibilidad de llegar tarde a una entrega: el enigma de un virus que amenaza con provocar el infocalipsis.

Una de las primeras novelas con las que Gigamesh inauguró su sello editorial, años atrás, fue Snow Crash, de Neal Stephenson, una suerte de remodernización del género ciberpunk con la que se ponía en alza el valor de estas ucronías distópicas y que revolucionó la mente de los lectores de la época hasta la actualidad. Para un lector como yo, que andaba enganchado a la fantasía, Snow Crash fue un soplo de aire fresco que me llevó a reengancharme de nuevo a la cifi.

Snow Crash no deja de lado el homenaje a Neuromante, novela fundadora del género, y que aquí es reivindicada en el propio título del libro y en algunas de las características de la sociedad esbozada por Stephenson y la verdad es que es de agradecer este reconocimiento a la novela que dio origen a todo, especialmente por parte de la novela que volvió a resucitar el género.

La historia que Stephenson nos propone presenta a Hiro Protagonist, un hacker y ex-pizzero, y T.A., una korreo (sic), repartidora, que comienzan su asociación por casualidad y acaban haciendo equipo al descubir que una droga conocida como Snow Crash está atacando el Metaverso, y afectando a los hackers en el mundo real, a la par que también existe en el mundo real donde también está causando estragos. A partir de entonces Hiro y T.A. comenzarán a investigar sobre tan peculiar y nociva droga intentando averiguar quien, y por qué, está detrás de todo. Naturalmente esta nueva droga hará que muchos de los actores más destacados de esta sociedad se inmiscuyan, lo que nos permitirá disfrutar aún más con los encontronazos que tanto Hiro como T.A. tendrán.

Por cierto que el escenario en el que se ambienta el libro es realmente cautivador, con esa gana de naciones-franquicia que tanto juego dará al lector y que permite personalizar a cada  nueva “nación” en figuras características que veremos asomar por las páginas de Snow Crash con mayor o menos protagonismo.

Me encanta este libro, que ya he releído en varias ocasiones, porque se nos presenta una sociedad totalmente ucronica y ciberpunk donde las naciones se han disuelto, o vendido, y han sido superadas por los consorcios mercantilistas o los, directamente, oportunistas que son los que ahora rigen el mundo, no uno más feliz, pero sí uno más moderno en el que los hackers tienen un lugar de excepción por haber sido los creadores del Metaverso, al menos eso creen ellos, pero no os preocupéis porque Hiro Protagonist hace honor a su apellido y, junto a T.A., se convierten en los protagonistas de Snow Crash aún sin desdeñar toda la ambientación ciberpunk o las referencias a la mitología Babilonia con la que Stephenson dota de mayor profundidad e interés a la trama.

No tiene sentido buscarle tres pies al gato, como muestra del ciberpunk Snow Crash es un libro complejo de desentrañar, pero tremendamente disfrutable que, ahora, Gigamesh ofrece en un formato realmente manejable y económico para una novela de esta envergadura. Vamos, que ya no tenéis excusa para haceros con él, y si necesitáis más argumentos… ¿qué tal la película que Amazon está haciendo?.