Recuperamos una de las grandes comedias negras de todos los tiempos, un titulo imprescindible en cualquier videoteca y, por supuesto, una de las grandes películas del maestro Stanley Kubrick.

 

https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/strangelove.jpgDirector y productor: Stanley Kubrick para Columbia
Guión: Stanley Kubrick, Terry Southern y Peter George, según la novela Two Hours to Doom/Red Alert De P. George /
Fotografía: Gilbert Taylor
Música: Laurie Johnson
Montaje: Anthony Harvey
Efectos especiales: Wally Veevers, Alan Bryce, Brian Gamby, Garth Inns, Mike Shaw
Intérpretes: Peter Sellers (capitán Lionel Mandrake/presidente Merkin Muffley/doctor Strangelove), George C. Scott (general "Buck" Turgidson), Sterling Hayden (general Jack D. Ripper), Keenan Wynn (coronel "Bat" Guano), Slim Pickens (mayor T.J. "King" Kong), Peter Bull (embajador de Sadesky), Tracy Reed (Señorita Scott, Miss Asuntos Exteriores), James Earl Jones (teniente Lothar Zogg), Jack Creley (señor Staines), Frank Berry, Robert O´Neil..
Duración: 91 min. B/N.
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/5.gif

Teniendo en cuenta el puntillismo de Stanley Kubrick hasta para elegir a los dobladores de sus películas es harto probable que "Teléfono rojo ¿volamos hacia Moscú?" fuera un título legitimado por él mismo para la versión española de su "Dr. Strangelove or how I learned to stop worrying and love the bomb"…francamente, lo ignoro; pero para los que no hayais visto nunca esta película despista por completo, casi tanto como el cartel porque parece una comedia de gags y no lo es, parece una comedia de risa fácil y no lo es y parece intrascendente y no lo es. El propio Kubrick la definió como "una comedia de pesadilla". En realidad es una de esas comedias que trata a modo de broma algo que bien podría haber sido cierto y que en su día se consideró como más que posible, es una de esas comedias que te dejan la risa "helada" en la cara.

He visto la película dos veces ya y he de confesar que la primera vez seguramente me pilló demasiado joven (simplemente me pareció una buena comedia, sin más….¡¡qué equivocado estaba!!!) pero tras este segundo visionado, ya más talludito y creo que con suficiente cine a mis espaldas para valorar mejor lo que veo, me ha parecido magistral. No la destaco entre las tres mejores comedias o entre las treinta mejores películas de la historia porque hay bastantes otras que personalmente me gustan más (con un estilo parecido me gustan más por ejemplo "Ser o no ser" de Ernest Lutbisch o "El gran dictador" de Chaplin), pero hay que reconocer que es una grandiosa película…..pocas de Kubrick no lo son, la verdad.

Es importante tener en cuenta para valorarla que se estrenó en 1964, en un momento en que "la guerra fría" entre EEUU y la URSS estaba en su máximo apogeo tras la crisis de los misiles soviéticos detectados en Cuba, por lo que en su día fue algo más que una simple película, fue un bombazo (nunca mejor dicho), y tuvo un imponente impacto social. Al parecer, Kubrick, anduvo preocupado con el tema y se empapuzó de libros para ilustrarse sobre la cuestión. Teniendo en cuenta el perfeccionismo de este director el que sea su única comedia es un dato muy relevante. ¿Por qué usar una comedia como medio de expresión para un tema tan peliagudo como el tratado? Probablemente porque no había ninguna otra manera mejor de abordarlo. De hecho la ironía me parece el mejor método para decir cosas a quien es suficientemente inteligente para captarlas mientras quien no lo es piensa de tí que eres un cínico y te resta importancia. Sí, lo sé, es un comportamiento pedante, pero es que Kubrick lo era….los grandes genios lo son y seguramente él era un gran pedante….porque podía serlo.

 

Puede que Kubrick fuera demasiado serio, demasiado perfeccionista como para ser un buen director de una comedia tradicional (aunque creo que hubiera podido con casi todo); pero sus cualidades sí le habilitaban para bordar una comedia de este tipo y puede que este tipo de comedia sea el medio perfecto para denunciar el sinsentido de la guerra y más de una guerra cuyo sentido es aniquilar el planeta en el que uno vive (no es serio tratar en serio algo que en sí mismo es una estupidez). Otro método era el drama de denuncia, pero eso ya lo había hecho con "Senderos de Gloria" (una de sus obras maestras indiscutibles, por cierto). Sea como fuere, el caso es que tras mucho meditar, tras leer todo lo habido y por haber sobre la guerra fría, después de iniciar la adaptación de la novela "Red alert" ("Two hours to doom") de Peter George junto al productor James B. Harris decidió cambiar el registro y hacer una sátira política junto al periodista Terry Southern (que le dió gran parte del humor negro al argumento) y el resultado fue esta película, aparentemente una simple comedia negra…..¿simple? Nada que haya hecho Kubrick lo es.

Lo cierto es que debe ser la comedia más irónica, cáustica y ácida jamás hecha (me encanta solo por eso) porque se ríe de todo y todos, porque supone una crítica de lo más abrasiva al ejército, a la sociedad, a la guerra y sin embargo….parece un drama, parece seria por momentos, parece respetar lo que crítica y no lo hace en absoluto…..es de lo más corrosiva e incisiva. De hecho su factura parece todo lo contrario a una comedia…..un blanco y negro frío, aséptico, muy próximo a algún drama bélico también del momento (me vienen a la mente "La hora final" de Stanley Kramer del año 1959 o "Siete días de mayo" de John Frankenheimer, que es del mismo 1964); no hay momentos de desenfreno argumental (al menos durante casi todo el metraje todo entra dentro de una lógica que parece ajena a la comedia, sólo parece) y pese a contar con Peter Sellers no se recurre a su comicidad gestual (de hecho está contenido en sus tres papeles, aunque al final en uno de ellos "estalla" y nos brinda un final antológico).

Creo intuir que la idea de Kubrick debía ser comenzar de un modo serio y desatar la risa progresivamente dejando que la sinrazón se apoderara de la situación narrada. De hecho si nos fijamos el personaje más delirante, el Dr. Strangelove, permanece desapercibido hasta que la situación se convierte por sí sola en tan absurda que entra en escena y su locura parece la mayor de las lógicas…..¿quién no se encerraría en un búnker con harem en el día del fin del mundo para repoblar el mundo en unos pocos meses? y, siendo así…¿por qué no seleccionar a las más bellas? ¡¡¡Es delirante, es cínico, es genial!!!! Pero es que había aún más porque Kubrick tenía previsto acabar la película con una guerra de tartas en la sala de la guerra (sí, esa sala de la guerra donde está prohibido pelear). Se pegaron una semana rodándola con Peter Sellers haciendo de las suyas y el equipo al completo partido de risa, pero al final Kubrick la eliminó por considerarla excesiva para terminar su película. Puede que así fuera, pero nos hubiera encantado verla ¿o no? Las fotos que hay en algunas publicaciones con los actores llenos de merengue valen la pena.

 

La película fue nominada en su día para cuatro óscars (película, director guión adaptado y actor), pero fue la gran perdedora de la noche de los óscars frente a "My fair lady", "Mary Poppins" y "Zorba el griego" convirtiéndose así en la película de culto que hoy todavía es, más aclamada por la crítica que por el público. En realidad no es una comedia al uso, no es una comedia de las de carcajada continúa, no es una película de masas y sin embargo es de esas películas que cuanto más las ves más te gustan, más detalles les ves….vamos a repasar algunos..A parte no era una película de la que los norteamericanos se pudieran sentir muy dichosos porque eran el centro de la diana de los dardos de Kubrick. De hecho la película se rodó en Gran Bretaña y el equipo artístico tuvo que trabajar casi a ciegas para reconstruir el interior del avión b52 que aparece…un trabajo exquisito al parecer, ya que levantaron las sospechas del FBI.

Para empezar hay que señalar que el guión está repleto de pequeños detalles, guiños y algunas alusiones sexuales, como ese comienzo con dos aviones repostando en el cielo (quizás estas alusiones sean reminiscencias de la película anterior de Kubrick "Lolita"). Los nombres y el tratamiento de los personajes no tienen desperdicio: el presidente se llama Merkin Muffley (Muffley es una manera de llamar a los genitales femeninos en inglés) y está interpretado de manera "seria" por Peter Sellers, aunque sus conversaciones con el presidente soviético son la monda; el General que desata la crisis se llama "Jack D. Ripper" (¿Os recuerda a alguien aficionado a destripar prostitutas de Londres?) y está obsesionado con la fluoración del agua y con no dar su "esencia" a las mujeres (por cierto, lo dice en un fragmento censurado en España que sí puede verse en el DVD) y suelta perlas como "Al comunista no le importa la vida humana. Ni siquiera la suya. El enemigo puede venir individualmente o apoyado. Puede incluso venir con el uniforme de nuestras tropas. Pero comoquiera que venga, debemos detenerlo…" (esto da lugar a una escena delirante en la que el ejército norteamericano se enfrenta entre sí en el cuartel donde aparece el lema "Nuestra profesión es la paz"); el General "Buck" Turgidson = General "Hinchazón de Macho" que habla con su amante desde la sala de guerra en plena crisis y que cree que "no se puede poner en duda todo un plan por un simple error humano"; el Mayor T. J. "King" Kong, que acaba montado sobre una bomba con un sombrero de cowboy mientras cae al vacío (una imagen que ha quedado para la historia del cine); el DR. Strangelove, un consejero nazi que en momentos de excitación no puede contener el saludo fascista (es el personaje más desternillante de la película y fruto de la improvisación de ese genio del humor que fue Peter Sellers) o ese soldado que se niega a disparar a una máquina de refrescos para conseguir una moneda con que hacer la llamada que detendrá la crisis porque "tendrá que vérselas con la coca-cola".

 

Si la veis con detenimiento os daréis cuenta que no tiene desperdicio, que hay un monumental trabajo detrás de planificación, de guión, de dirección….esa es la base de las grandes películas. Con un visionado es difícil captar todos los detalles y entender la complejidad que encierra esta película, parece sencilla; pero ese es su mérito….en absoluto lo es. Por no ser triviales no lo son ni siquiera los tres escenarios donde se desarrolla el argumento. La mesa de la sala de guerra estaba cubierta por un tapete verde porque Kubrick quería dar la impresión de que las personas allí reunidas se estaban jugando el destino del mundo como si fuera una partida de poker. Y diremos ¿verde? ¿Pero si la película es en blanco y negro? Sí, lo es para crear una atmósfera claustrofóbica al modo de los expresionistas, pero hasta ese límite llegaba este director…el gris que produce en pantalla un color verde en la realidad es distinto a cualquier otro gris.

Y como no podía ser de otro modo la película tiene un final antológico….al margen de la recuperación milagrosa del paraplégico Dr. Strangelove, que parece reavivar su espíritu y sus fuerzas con la destrucción del mundo…..las explosiones mientras suena "We´ll meet again" de Vera Lynn. ¡¡¡¡Sensacional!!!!!