Hace ya unos dos años desde que Bibliópolis nos descubrió a Barry Hughart y a sus creaciones, Li Kao y Buey Número Diez. Dos libros después podemos disfrutar con la tercera, y última entrega; "Ocho Honorables Magos", de la mano de Alamut.

 

https://www.via-news.es/images/stories/libros/Alamut/ochohonorablesmagos.jpgOcho honorables magos
Barry Hughart

Título original: Eight Skilled Gentlemen
Traductor: Carlos Gardini
Ilustración de cubierta: The Art Archive / British Library
Diseño de cubierta: Alejandro Terán
Diseño de colección: Alberto Cairo
Col. Bibliópolis Fantástica nº 61
224 págs., 18,95 euros
ISBN: 978-84-96173-90-3
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/4_5.gif

Con Ocho Honorables Magos terminan las aventuras de Li Kao y Buey Número Diez, y terminan por convicción de su autor que no desea seguir escribiendo sobre ellos por escribir, por continuar una saga sin necesidad de ello; por pura comercialidad.

Por lo tanto tan sólo hay 3 libros de Li Kao quién, a pesar de tener “un pequeño defecto en su carácter”, puede ser considerado como el  mayor sabio de China, y de su ayudante, y cliente, Buey Número Diez. Como bien dice el autor podría haber escrito varias aventuras más, pero en estas tres obras ya ha escrito y hecho todo lo que pretendía hacer con estos personajes. Ya nos ha abierto una puerta a una China que tan sólo existió en el acerbo popular, nos ha regalado una visión a un reino mágico repleto de aventuras, dioses, humanos, engendros, misterios, aventuras… En tan sólo 3 libros nos ha descubierto otro mundo, aunque, en realidad, con un solo libro Barry Hughart consigue que te enamores de esta ancestral China y que disfrutes con la picaresca de Li Kao y Buey Número Diez.

Han sido 3 libros, Puente de pájaros, La Leyenda de la Piedra y Ocho Honorables Magos, a través de los que hemos podido descubrir parte de la mitología china, inventada y real, en tres obras que nos ofrecen aventuras cada vez mayores. Retos intelectuales para Li Kao y otros físicos que Buey Número Diez debe superar. Todos con un objetivo común; perseguir el misterio en un marco incomparable, rodeados por la prosa de un Barry Hughart que demuestra estar a años luz de sus compatriotas, ya que no es sólo capaz de abrir la veda con un escrito ubicado en tierras orientales, adornarlo con todos los recursos de una mitología tan extensa e interesante como la china, utilizar la picaresca al más puro estilo del Lazarillo de Tormes, homenajear a Sherlock Holmes y al Doctor Watson o hacer accesibles estos escritos a nosotros, los “bárbaros occidentales”. No sólo eso, sino que además Barry Hughart, escribe libros divertidos y emocionantes con la justa y necesaria maestría que le permite esbozar un mundo mitad onírico mitad real.

Desgraciadamente no parece que los lectores le hayan acompañado en esta aventura, al menos no en el número necesario, lo cual no es una sorpresa ya que se intuye que es un adelantado a su tiempo, un innovador que será valorado en su justa medida más tarde que pronto. Vamos, que hace falta una catadura literaria algo superior a la media para saber disfrutar y apreciar todo lo bueno que nos ofrece.

Pero hablemos de Ocho Honorables Magos, un libro que supone un cierre perfecto ya que nunca las apuestas fueron tan altas para Li Kao y Buey Número Diez. Como bien demuestra el comienzo del libro, con la ejecución de Tu, el el Hostelero de Sexta Categoría, una aventura “perdida” de la que no sabremos demasiado, salvo un par de apuntes a lo largo del libro. Un robo por parte del autor que se divierte a nuestra costa, seguro, al demostrarnos que sí, hay muchas más historias de ambos, pero historias que no disfrutaremos.

Desgraciadamente un vampiro impedirá la ejecución de Tu, y el récord del verdugo imperial, pero es también el desencadenante de una trama que nos llevará a través de media China, para regresar de nuevo a la Ciudad Prohibida donde se decidirá el destino del mundo, en una batalla digna de los mismos dioses. Entre medias irán apareciendo un rico elenco de personajes que engrandecen la historia y nos demuestran que para Barry Hughart una novela no es sólo la historia, su corazón, sino que hay que dotarla de cuerpo y, además, vestirla con las mejores galas que tu talento te permita. Y en este caso el talento es mucho.

Así pues, llegamos al final con un excelente e inmejorable sabor de boca de un autor que ganó el World Fantasy Award a Mejor Novela y el Mythopoeic Fantasy Award, ambas con Puente de Pájaros, aunque se hubiese merecido varios premios más por su trabajo en estas novelas que no deberíais dejar de leer.