Catalyst Games, editorial responsable de los juegos de rol "Shadowrun", "Battletech" y "CthulhuTech", están en la cuerda floja: una malversación de fondos de casi un millón de dólares ha dejado la empresa al borde de la bancarrota.