La paternidad (y la maternidad, por supuesto) no es algo fácil. ¡Al contrario! Es una de las responsabilidades más difíciles que una persona puede asumir a lo largo de su vida. Y la cosa se complica con el paso de los años: a niños más grandes, problemas más grandes. Pero para incrementar la dificultad aún más al asunto algunos cargan con la responsabilidad de ser padre, pero también con la de ser vigilante nocturno y defensor de la ciudad de Gotham City, y que tu hijo sea el nieto de tu peor enemigo, entrenado para ser un asesino, pero que ha preferido servir a una causa justa y luchar contra el mal como el más reciente de los protegidos del Caballero Oscuro. Ahí es nada.

A diferencia de otros Robin, Damian Wayne pasó toda su vida entrenándose para ser un asesino, y ese entrenamiento le ha acostumbrado a adoptar métodos brutales. Mientras las tendencias violentas de Damian amenazan con disolver definitivamente la asociación entre Batman y Robin, un misterioso asesino surgido del pasado de Bruce Wayne llega a Gotham dispuesto a poner fin a la vida del Hombre Murciélago.
Se hace llamar Nadie. Viaja por todo el mundo de forma clandestina, eligiendo como víctimas a quienes considera culpables y haciendo que desaparezcan sin dejar ni rastro. Ahora Nadie ha tomado como objetivo a Batman, pero antes de acabar con él piensa arrebatarle lo que más le importa. Cuando Nadie ofrece a Damian la oportunidad de ceder a su naturaleza, ¿traicionará el nuevo Robin a su padre y se convertirá en el asesino que nació para ser?

Creado en el año 2006 por Grant Morrison, con una primera aparición en el número 655 de «Batman», Damian Wayne no tardó en convertirse en uno de los personajes más carismáticos de DC Comics.
Damian Wayne es el hijo biológico de Bruce Wayne y Talia Al Ghul y, por lo tanto, nieto del megalómano malvado Ra’s Al Ghul. Entrenado por la letal Liga de Asesinos para servir a los designios de su abuelo, el testarudo Damian, violento y rebelde, enérgico y voluntarioso, renunció al camino que le habían marcado y se convirtió en un nuevo Robin, el fiel socio de Batman en la lucha contra el crimen y protector de Gotham City. ¿Fiel? Damian Wayne siempre encontró dificultades para respetar los métodos y las órdenes de su padre y mentor.
Tras su papel estelar en la etapa de Grant Morrison al frente del Caballero Oscuro, su siguiente capítulo fue en la serie regular «Batman y Robin«, y el volumen «Nacido para matar» de ECC Ediciones recopila en formato cartoné los primeros números de la serie del guionista Peter J. Tomasi y el dibujante Patrick Gleason.

Damian existe porque dejé que mi corazón prevaleciese sobre mi mente. Debo encontrar un modo de hacerle dejar atrás el obsceno adoctrinamiento de sus primeros años y esperar que su educación pueda más que la naturaleza

«Batman y Robin: Nacido para matar» nos ofrecerá tres historias distintas que confluyen como afluentes de un mismo río: la relación paterno-filial de Bruce Wayne y su hijo Damian, la relación de maestro y pupilo de Batman y Robin, y el enfrentamiento de los dos héroes contra un misterioso y mortal enemigo que ha puesto al Caballero Oscuro en su punto de mira. Y, aunque parezca sorprendente, serán las dos primeras historias las que conllevaran mayores dificultades y dolores de cabeza a Batman, y con las que los autores nos ofrecerán una propuesta más sólida e interesante.
Damian Wayne és un joven educado para asesinar, una máquina de matar sin la menor piedad, criado en un mundo de ira y violencia, pero ahora carga en sus espaldas con el manto de Robin y los métodos que le exige su maestro son distintos. Las reglas de Batman lr obligan a enfrentarse a su naturaleza, a controlar sus tendencias violentas, a jugar según las reglas que establece su mentor.
Damian Wayne no se parece a ninguno de los Robin precedentes con los que tuvo que trabajar (lidiar, cargar,…) Batman con anterioridad, ni Dick Grayson, ni Tim Drake, ni siquiera Jason Todd, que también usaba métodos expeditivos para someter a los villanos. Damian Wayne es hijo de Bruce Wayne, y eso marca una diferencia abismal respecto a los antecesores en el cargo.
La historia que nos propone Peter J. Tomasi, de hecho, centra su atención en este frágil vínculo que hay entre padre e hijo, en un dubitativo Bruce Wayne que no sabe ejercer la paternidad para la que no está preparado, en un hombre que se ha pasado la vida escondiendo sus emociones en lo más profundo de su ser y que ha construido una sólida armadura para encerrar sus sentimientos, en un Damian Wayne adolescente que no quiere ser reeducado ni moldeado, entre dos individuos que no se conocen ni se escuchan, entre un vigilante que defiende a los débiles frente al crimen y en un joven aprendiz que se ha pasado su infancia aprendiendo a someter a los débiles, por la fuerza si es necesario. Con eso, sin hacer mucho ruido, Peter J. Tomasi y Patrick Gleason acaban ofreciendo al lector una de las etapas más sólidas y profundas del personaje de los últimos años.

– No tenemos licencia para matar, O cumples mis órdenes o…
– No los he matado, y puedo arreglármelas solo.
– Se trata de algo más que arreglártelas… Quiero que te controles.

Casi al margen, «Batman y Robin: Nacido para matar» nos presenta un nuevo enemigo para el Caballero Oscuro, un villano que surge de su pasado para ponerle en jaque, destruir su mundo, eliminar la marca Batman Inc. (el equipo global de superhéroes con el emblema del murciélago), y acabar con su hijo. ¿Asesinar a Damian Wayne? Peor todavía: el villano llamado Nadie ofrece al hijo de Bruce Wayne la oportunidad de ceder a su naturaleza, liberarse del yugo de Batman, soltar las riendas y dejarse llevar por su verdadero ser. La trama de Morgan, la verdad, es un simple McGuffinn, uno de los artificios más básicos del cine, una expresión acuñada por Alfred Hitchcock y que hace referencia a un elemento de la trama que ayuda a avanzar en el argumento aunque no tiene ninguna relevancia en si mismo pues la historia que realmente interesa, aquello que Peter J. Tomasi, es la relación de Damian, de Bruce, y también de Alfred. Sus conflictos y su evolución, sus crisis y su crecimiento.

Batman y Robin: Nacido para matar.
Guión: Peter Tomasi
Dibujo: Patrick Gleason
Edición original: «Batman and Robin» núms. 1 a 8 (nuevo Universo DC)
Fecha de publicación: Diciembre de 2016
ISBN: 978-84-16901-83-8
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 192
Precio: 19,50 euros