Alguien ha provocado una guerra de bandas en Gotham City y ha desatado el caos. A lo largo de más de seiscientas páginas, que involucraron hasta ocho colecciones distintas a lo largo de tres meses, Batman y sus aliados tendrán que devolver el orden a la ciudad. Es «Batman: Juegos de guerra«, un evento del año 2004 que en esta ocasión nos llega en forma de una edición integral de ECC Ediciones.

Stephanie Brown, también conocida como Spoiler, ha dejado de ser Robin contra su voluntad y piensa demostrarle a Batman que se equivocó al destituirla. Por eso pone en marcha un plan del propio Hombre Murciélago que podría destrozar los bajos fondos de Gotham, pero aparte mucho más. Cuando el caos se desate y los conflictos broten por la ciudad entera, el Caballero Oscuro necesitará la ayuda de todos los aliados posibles… ¡aunque parece seguro que alguien de la batfamilia va a morir!

Alguien ha enviado una carta a los capos más importantes de Gotham City, citando a los líderes de todas las bandas de maleantes de la ciudad a un misterioso encuentro en los muelles. Quien ha enviado la carta no se ha presentado a la reunión. Recelosos, todos han contratado a matones y guardaespaldas y vienen a la cita acompañados por algunos de los mercenarios y asesinos más peligrosos del mundo, como Deadshot, Hellhound o Zeiss. El lugar es un polvorín a punto de explotar, y con tanta tensión, sospechas y desconfianza acumulada ha bastado con una sola chispa, que un único necio encienda la mecha, para que el encuentro acabe en un baño de sangre. Fuera quién fuese el instigador, el resultado final del encuentro provocará que Gotham City arda hasta los cimientos y que toda la Batfamília tenga que intervenir para atajar el asunto. Nightwing, Oráculo, Catwoman, Orfeo, Batgirl, el retirado Tim Drake y Spoiler, e incluso villanos como Ónix o Tarántula. Y es que Batman deberá recurrir a todos los efectivos disponibles, pese a las diferencias que tenga con ellos o que existan entre ellos, para minimizar los daños, contener la situación y detener a la mano negra entre las sombras que aprovechará el caos para unificar el crimen organizado de Gotham City.

La adolescente Spoiler es el personaje sobre el que gira «Batman: Juegos de guerra«, como responsable involuntaria de la guerra de bandas a causa de un plan mal ejecutado y como víctima de la trágica conclusión del evento. Stephanie Brown ha sido despedida por Batman, y ya no es Robin, y en su intento por demostrar que Batman está equivocado abre una caja de Pandora que será imposible volver a cerrar. Su plan, ideado por el propio Hombre Murciélago, no funcionará a causa de un pequeño detalle que a Spoiler se le ha pasado por alto y se desatará una guerra urbana de consecuencias imprevisibles. El resultado final será que la efímera cuarta Robin se convertirá en otra muesca en la lista de errores de Batman que terminan con uno de sus side-kicks bajo un montón de tierra.

«Batman: Juegos de guerra» («Batman: War Games«) es un crossover en toda regla, una ambiciosa historia publicada originalmente en 2004 que involucró hasta ocho colecciones distintas («Detective Comics«, «Batman: Legends of the Dark Knight«, «Nightwing«, «Batman: Gotham Knight«, «Robin«, «Batgirl«, «Catwoman» y «Batman«), los principales títulos relacionados con el Hombre Murciélago y sus aliados. Cada cabecera contó, a su vez, con sus propios equipos creativos entre los que se pueden destacar nombres como Bill Willingham, Ed Brubaker, Paul Gulacy, Ramón F. Bachs o Sean Phillips, entre muchos otros, siguiendo el plan general establecido. Los guiones y los dibujos pasan por demasiadas manos y eso provoca que la historia sea como un puzzle desencajado, pues en cada serie se cuenta la historia de forma discontinua centrada en el personaje protagonista en cuestión, y que una vez agrupadas todas ellas sea difícil seguirla. Además, el nivel del dibujo es bastante mediocre y pocos se salvan de la quema. El tomo «Batman: Juegos de Guerra» publicado en enero por ECC Ediciones es una edición integral de más de seiscientas páginas, y eso hace que sea todavía más evidente esta discontinuidad y los altibajos en el ritmo y la calidad. Planeta Cómic lo publicó en su momento en cuatro tomos («Acto Primero», «Acto Segundo» y «Acto Tercero», y el epílogo «Crímenes de Guerra»), y es posible que así funcionara mejor. Encima, el tamaño reducido del tomo integral de ECC hace que sea difícil de leer.

En resumen, «Batman: Juegos de guerra» es un evento menor del Hombre Murciélago, aunque DC Comics lo diseñó para ser uno de los grandes. Pues no, es prescindible y flojea por las cuatro esquinas. Y aunque la premisa de partida de la guerra de bandas está bien, no es muy original y el mismo Spiderman ya había lidiado con historias parecidas veinte años antes. De hecho este crossover renuncia a los grandes villanos y los antagonistas superpoderosos para poner su atención en la población civil que se ve enmedio del fuego cruzado o a las bandas de maleantes más convencionales, como las Triadas chinas, las bandas latinas o la mafia rusa, con breves apariciones de Scarface, Silencio, el Pingüino o Máscara Negra. Una historia de ambientación urbana y realista y, en nuestra opinión, una decisión equivocada que lastra el interés en cuanto se empieza a alargar un poco la trama.

Batman: Juegos de guerra.
Guión: A.J. Lieberman, Andersen Gabrych, Bill Willingham, Devin Grayson, Dylan Horrocks y Ed Brubaker
Dibujo: Al Barrionuevo, Brad Walker, Giuseppe Camuncoli, Javier Pina, Jon Proctor, Kinsun Loh, Mike Huddleston, Mike Lilly, Paul Gulacy, Paul Lee, Pete Woods, Ramón F. Bachs, Sean Phillips y Tom Derenick
Edición original: «The 12-Cent Adventure» núm. 1, «Detective Comics» núms. 797 a 800, «Batman: Legends of the Dark Knight» núms. 182 a 184, «Nightwing» núms. 96 a 98, «Batman: Gotham Knight» núms. 56a 58, «Robin» núms. 129 a 131, «Batgirl» núms. 55 a 57, «Catwoman» núms. 34 a 36, «Batman» núms. 631 a 634
Fecha de publicación: Enero de 2021
ISBN: 978-84-18475-88-7
Formato: DC Omnibus. Cartoné. Color.
Páginas: 648
Precio: 51,50 euros