Un motorista que busca venganza, unos monjes budistas que ya no meditan como antes, un escocés zumbado,… Estos personajes aparecen en las tres nuevas historias que se cuentan en el octavo volumen de “Crossed“, la serie más salvaje del momento, publicada por Avatar en USA y Panini Cómics en España.

La historia del demente superviviente Jackson. ¿Qué le pasa por la cabeza a un loco en un loco mundo? Averígualo visitando su pasado y viéndole desatar su justa venganza sobre los maníacos cruzados. Además, las primeras horas de la epidemia en Japón.

Los números incluidos en este octavo volumen de la epopeya son del 37 al 43 USA de “Crossed: Badlands” y “Crossed 2013 Annual”. A este ritmo de publicación, en un par de años o así se completan los 100 números de los que consta la serie.
Las cosas siguen el camino marcado por anteriores volúmenes: gore y sexo. Bestialidades que parecen no tener límite, pero de la que ya nos inmunizamos hace tiempo, pues guionistas como David Lapham pusieron el listón muy alto. Siguen las barbaridades, quizás más atenuadas en el primer arco de tres números, Abandono americano (#37-39 USA), que narra una historia de amistad en la carretera entre un motero, un hippy y una chica latina embarazada. El motero se mueve por las ansias de venganza contra uno de sus rivales, Zeke el Friki, de los Nebulosos de Santee. La historia critica despiadadamente a la religión católica con una congregación cuyo comportamiento es igual de reprobable que el de los cruzados.

Simon Spurrier se realiza el guion de este arco. Se trata de un escritor británico y novelista, que trabajó en Juez Dreed en su país de origen, y en Marvel (Motorista Fantasma, Castigador, Lobezno), en la que actualmente se encarga de algún título ligado al universo Star Wars. Spurrier utiliza una voz en off con textos sobre fondo negro que se encarga de remarcar o completar lo narrado en las viñetas. En lo tocante a los dibujos, Rafael Ortiz es quien nos traslada a este mundo devastado por los cruzados, y lo hace francamente bien. El dibujante argentino es un habitual de esta serie y en este arco narra casi todas las páginas con viñetas horizontales (estilo cinemascope) rompiendo solo en momentos puntuales que por ello resultan más impactantes.
La segunda historia, Gore Angels, está ambientada en Japón, en la ciudad de Kojason, famoso por sus monasterios budistas. La meditación, la paz y el amor predicados por los monjes se verán rotos cuando de repente, un individuo, propaga la infección que crea a los cruzados. Unos turistas americanos se verán en medio del meollo. Curiosamente, la trama central implica a una chica dibujante de manga, que se desfoga creando mangas de alto contenido sexual y violento, y al chaval americano, cuyo principal motivo de viajar a Japón es poner en bandeja a uno de los violadores de la chica en su estancia en Estados unidos. Un tema de plena actualidad gracias a infortunados casos como el de “La manada”, con una resolución inesperada. Uno de los momentos más desagradables es el protagonizado por el individuo que propaga la infección, el agujero que se hace en la frente y… bueno, tendrán que verlo para creerlo. Cuando pensábamos que a un guionista no se le podría ir más la olla, nos damos cuenta de que estábamos equivocados.
David Hine, otro británico, guioniza la historia. Le hemos podido ver en Spawn hace un tiempo, y en algún título batmaníaco de DC. German Erramouspe es el artista, argentino y lo hemos podido ver en La noche de los muertos vivientes (el cómic, claro). Una narración y estilo de dibujo más que correctos para un cómic de esta clase. Fernando Heinz realiza las páginas de estilo manga.
La última historia corresponde al Anual, con Simon Spurrier repitiendo al guion y Gabriel Andrade, que resulta ser brasileño para variar. Cuenta el periplo de Andrew Frazer Jackson, narrado por él mismo a un público que se nos desvelará en las últimas páginas. Un tipo sencillo al que le gustan las cosas sencillas, pero que está loco como una cabra. Con final sorpresa que reservo al lector. ¿Al fin descubriremos el origen de la epidemia? Una historia muy interesante y que no baja el nivel de lo que nos ofrece Crossed número a número.
La edición en tapa dura, muy a mi pesar, incluye errores de bulto, como la acreditación de Gabriel Andrade en portada (lo han rebautizado), o fallos en el texto, sobre todo en la última historia (¿1922 la caída del muro de Berlín?). También incluye las portadas y alguna cubierta alternativa. La última ilustración con un avión estrellado, siendo doble, está publicada en páginas en las que no se puede apreciar completa.
En definitiva, para los fans de Crossed, este nuevo volumen es una gozada. Para el resto del público, si son sensibles a las barbaridades de turno, mejor se abstengan.

Crossed 8
Guión: Simon Spurrier
Dibujo: Jacen Burrows y David Hine
Color: Rafa Ortiz
Edición original: Crossed
Fecha de publicación: Noviembre de 2018 
Formato: Cartoné. Color
Páginas: 208
Precio: 19,95 euros