****

Peculiar drama ambientado a comienzos de siglo XX en una austera isla frente a las costas de Irlanda que cuenta el proceso por el que se enemistan dos viejos amigos. Fundamentalmente tiene tres características distintivas: te descoloca de inicio a fin por el extrañísimo modus operandi de sus personajes y su tono desapacible; básicamente es un duelo de personalidades a priori simples, pero llenas de recovecos y lo importante no es lo explícito sino las dobles lecturas. El argumento es muy simple, tanto que puede hacerte desconectar por repetitivo; pero tiene suficientes golpes de efecto para irte noqueando y manteniendo tu interés con un incómodo suspense. El significado profundo de lo que ves tiene mucha más miga porque habla de la amistad, del honor, de la plomiza rutina de una vida con pocos alicientes, de la soledad, de la camaradería…..Un regalo para que Brendan Gleeson y Colin Farrel  se exhiban con sus actuaciones. Consiguió 9 nominaciones en los Óscars (mejor película, dirección, actor principal, dos actores secundarios, actriz secundaria, guión original, montaje y banda sonora), pero no ganó ninguna estatuilla.