*****

En un muy expresivo y sombrío blanco y negro, minuciosa y austera y con aspecto de documental en muchos momentos, Stanley Kubrick se atrevió a poner en solfa la tensión de la guerra fría entre Estados Unidos y Rusia con esta comedia satírica de humor negro negrísimo que jugaba con la idea de una alerta nuclear. Farsa de ingeniosa puesta en escena repleta de detalles, tiene un guión sencillamente antológico que plantea como el mundo podría estar en manos de auténticos descerebrados y de protocolos tan inhumanos como defectuosos. Estas ideas las transmite con un desarrollo que parece serio por momentos pero, de pronto, gracias a los personajes que pueblan la película (magníficos Sterling Hayden, George C. Scott y sobretodo Peter Sellers bordando a tres personajes) se desborda una locura soterrada que revela el gran sinsentido que es todo. Obviamente no es una película para la carcajada por la seriedad de lo que trata y juega también con la angustia de la situación, pero fundamentalmente es un prodigio a la hora de denunciar de una forma ácida e implacable el modus operandi de aquellos de los que dependemos y en quienes dejamos las responsabilidad de dirigir la suerte de nuestro mundo…..Desgraciadamente una realidad que no ha pasado de moda y que está de la más ardiente actualidad. Fue nominada a mejor película, director, actor y guión adaptado, pero no consiguió ningún óscar.
Where to watch “¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú” (Stanley Kubrick, 1964)