¡¡¡¡¡Ha vuelto “Expediente X”!!!! o mejor aún ¡¡¡¡Han vuelto Mulder y Scully!!!! A priori una buena noticia, un motivo de alegría para una legión de seguidores entre los que me encuentro porque es una de mis series favoritas (disfruté como nadie incluso las dos últimas temporadas, octava y novena, ya sin Mulder cuando la gente se fue desenganchando). A posteriori y una vez vista la película uno se queda un poco descolocado, la verdad.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/expediente%20x%202.jpg” porque contiene errores.“X files: Creer es la clave” (Chris Carter, 2008)

Título original: The X-Files: I Want to Believe
País: Estados Unidos, Canadá
Duración: 106 min.
Género: Ciencia-ficción, thriller
Reparto: Callum Keith Rennie, Amanda Peet, Gillian Anderson, Marci T. House, Adam Godley, Billy Connolly, David Duchovny, Spencer Maybee, Mitch Pileggi, Carrie Ruscheinsky, Steve Stafford, Denis Krasnogolov, Xzibit (Alvin Joiner)
Guión: Chris Carter, Frank Spotnitz
Distribuidora: Hispano Foxfilm
Productora: Twentieth Century-Fox Film Corporation, Crying Box Productions, Ten Thirteen ProductionsDirección artística: Tony Wohlgemuth
Diseño de Producción: Mark S. Freeborn
Fotografía: Bill Roe
Montaje: Richard A. Harris
Productor: Chris Carter, Frank Spotnitz
Productor ejecutivo: Brent O’Connor
Vestuario: Lisa Tomczeszyn

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/2.gif” porque contiene errores.

Sin demasiados datos uno se pregunta ¿por qué el regreso? ¿Es una sonda para ver cómo responde la taquilla por si se pueden hacer más capítulos o más películas? ¿anticipa a un posible regreso en el 2012? (los seguidores de la serie sabrán por qué) ¿se ha pretendido hacer un cierre mejor que el del último capítulo de la serie? (para mi gusto me resultó un poquito “forzado” y una concesión para el público) ¿es un regalo a los fans? ¿responde meramente a las necesidades económicas o artísticas de los implicados? Pues bien, me he informado a fondo en varias revistas y éstas son mis conclusiones:

Lo primero decir que esta película no es como la anterior, que tenía que ver con la trama que constituía la espina dorsal de la serie y que tenía que ver con la invasión alienígena, es más bien una investigación de un caso como a los que solían hacer frente Mulder y Scully pero con un tono diferente porque los protagonistas ya no son agentes del FBI y a Chris Carter (director y guionista de la película y creador de la serie) no le interesa tanto la acción como si le ocurrió a Rob Bowman en la primera película como el suspense y resucitar los resortes dramáticos que surgen con las personalidades de los dos agentes protagonistas.

Como película entroncada con el universo de Expediente X funciona sólo por su impacto nostálgico, porque recordamos la serie, porque recuperamos a los personajes con Mulder bromeando como antaño y manteniendo sus señas de identidad (véanse esos bolis en el techo o las inseparables pipas) y con Scully en permanente estado de lucha vital y porque lo paranormal siempre provoca un desasosiego en el público que le impulsa a querer saber más. Sin embrago la película es probablemente uno de los capítulos (que a fin de cuentas es como un capítulo más alargado) menos Expediente X que se han hecho nunca porque Chris Carter intenta atrapar a otro tipo de público y acercarse más a otro tipo de género haciendo algo así como su personal “El silencio de los corderos” quizás esperando demostrar que puede hacer otro tipo de películas y series. Para los fans de la serie seguramente esta segunda película deja con ganas de más por múltiples razones pero sobretodo porque se querría saber más sobre lo que les ha pasado a los personajes en los últimos seis años, sobre cómo les ha ido a los agentes John Dogget y Monica Reyes, sobre por qué murió el hijo de Mulder y Scully y porque, ante todo, Expediente X era la trama de los alienígenas que sus creadores llamaban su propia “mitología” y en esta ocasión se elude.

Como película policiaca de suspense funciona con altibajos. Pienso que empieza bien, con un montaje en paralelo que resulta prometedor y con un cierto tono épico para presentar de nuevo a Mulder y Scully, pero después el argumento se bifurca y la investigación del caso sirve también para recordar viejos fantasmas de la relación entre Mulder y Scully que para mi gusto no están demasiado bien tratados y era algo que sabemos que iba a estar ahí pero a lo que se le da demasiada importancia quizás para sobredimensionar la parte dramática, que en esta ocasión parece interesar mucho a Carter, y ahí es donde creo que la película flojea y cae en una cierta indefinición. Este es el típico ejemplo de un buen argumento pero un mal guión. Chris Carter tenía una buena idea, pero en su guión y para que la historia avance introduce varias casualidades y varias escenas y situaciones que aportan poco o nada y que más bien ralentizan la resolución del caso y alargan innecesariamente el metraje. Es como si hubiera querido abarcar demasiado y al final su propio planteamiento hubiera podido con él. Quizás hubiera sido más efectivo ir a algo más fácil y menos ambicioso, a una mera película de suspense y acción limitando el componente dramático a lo mínimo porque los fans esperábamos unos Mulder y Scully distintos probablemente y los que no son fans seguramente esperaban una película con más acción y más suspense. Y la verdad es que ni estilo ni mimbres le faltaban a Carter para ello porque tanto el asunto de que trata esta película como los personajes que tenía entre manos daban mucho juego (al menos Amanda Peet y Bill Connolly creo que se podían haber aprovechado mejor).

Particularmente y por lo que he leído creo que el sentido de esta película, a parte de la resolución de una obligación contractual que tenían los implicados para hacer una segunda película es por un lado una manera de recuperar prestigio para cada uno de ellos y por otro una forma de sondear a la gente si todavía está interesada en Expediente X. No sé si lo conseguirán porque eso dependerá exclusivamente de la taquilla, pero sí creo que lo podrían haber hecho mejor sin que esto signifique que la película esté mal, que a fin de cuentas puede verse y es tan entretenida como muchas otras.
Y para acabar una curiosidad: ¿por qué han cambiado la voz a Scully? Y un aviso: las películas se ven hasta el final de los créditos.