****

Para los fans del director Wes Anderson (y hay que serlo para no quedarse descuadrado viendo su cine) hay que señalar que en “Isla de perros” no estamos ante un nuevo “Fantástico Mr. Fox” aunque también sea una película de detallista animación stop-motion y con contundente banda sonora. En esta ocasión el argumento se pone más serio (o no le ha salido tan gracioso) porque con esta fábula de perros más “humanos” que los hombres lo que hace es poner en solfa a la humanidad haciendo un retrato de la misma un tanto esperpéntico que da para reflexionar porque hay mucho trasfondo socio-político y existencial. Sin embargo la apariencia es la de un cuentecito tan fascinante y artesanal en los visual como naif en lo argumental, por lo que habrá quien le parezca insustancial. No hay término medio, las películas de Wes Anderson: o las adoras o te repelen. Yo las adoro, me parecen una delicia.