Red Key Ediciones continúa mostrándonos sus propuestas en su aterrizaje en el mundo editorial español y Una Palabra Mortal, primera entrega de la trilogía Impossible Times, de Mark Lawrence, fue una de sus primeras apuestas que, por fin, hemos podido catar y disfrutar.

Una Palabra Mortal / Impossible Times 1Una Palabra Mortal / Impossible Times 1
Mark Lawrence
Traducción: David Tejera Expósito
ISBN: 9788412479843
248 páginas
Rústica con solapas
Ed. Red Key
19.95

Londres, enero de 1986. Nick, un chico de quince años, recibe una noticia devastadora: le queda poco tiempo de vida. Sin embargo, esto no será lo más extraordinario que le ocurrirá esa semana.

Él y su pandilla de juego de Dungeons & Dragons pronto descubrirán que la realidad supera con creces el mundo imaginario de sus partidas semanales. La llegada de una chica nueva al grupo, Mia, y la aparición de un misterioso personaje con habilidades sorprendentes desencadenarán una serie de sucesos que cambiarán su vida para siempre.

Un extraño hombre que le persigue. Un loco con un cuchillo. Un peligro que acecha a Mia.

Eso es solo el principio. Si quiere salvar la chica, Nick tendrá que emprender una carrera contra el tiempo, desafiando las mismas leyes de la física.

No tenía demasiadas expectativas en este libro de Mark Lawrence porque, bueno, hace algo así como 10 años leí Príncipe del Mal, el inicio de una trilogía del escritor que se adentraba en esa fantasía oscura que tan de moda pusieron autores como George R.R. Martin y Joe Abercrombie pero que a mi me sentó como una patada en la boca del estómago porque, bueno, el protagonista era el tipo más despreciable que se podía uno echar encima. No pude entrar en la historia porque no compartía la perspectiva del protagonista (aunque entiendo que eso fue error mío, no del escritor britanoamericano) y porque no empaticé en absoluto con él. No importaba que esa trilogía fuese enormemente exitosa ya que, para mi, no funcionaba y este es el motivo por el que tuve muchas dudas antes de atreverme a entrar en otra trilogía suya, pero en Red Key Ediciones supieron venderme muy bien la trilogía de Impossible Times gracias a sus podcast me acabó picando el gusanillo cuando supe que Una Palabra Mortal trataba sobre viajes temporales. Eso terminó de convencerme.

Una palabra mortalUna Palabra Mortal es el primer libro de la trilogía Impossible Times en la que el protagonista no es otro que Nick un chaval de quince años que vive en los años 80, un portento en las matemáticas, que acaba de descubrir que sufre cáncer y que tiene pocas posibilidades de superarlo. Así que comienza la quimioterapia mientras, inicialmente, intenta ocultar a sus amigos su enfermedad. Todo cambiará cuando un extraño comience a perseguirle pero que aún se volverá más inverosímil cuando descubra que ese extraño es, en realidad, él mismo venido del futuro con una misión. Al alivio que siente Nick al saber que vivirá y vencerá al cáncer se une ahora la emoción por conocer el auténtico propósito del Nick del futuro del que no os desvelaré demasiado para no chafaros la novela.

Antes de nada no me queda sino aplaudir hasta que me duelan las manos a Mark Lawrence por la representación tan cruda del proceso que pasa una persona con cáncer, un adolescente de hecho, que ve como su vida se tambalea y que, a lo largo de Una Palabra Mortal, nos va mostrando cómo va perdiendo pelo, fuerzas… Aplaudo el hecho de que el protagonista esté realmente jodido y que Lawrence nos haga empatizar con él y su desesperada situación.

Por otra parte otro ingrediente que me interesaba de Una Palabra Mortal, aparte de los viajes en el tiempo y, cómo no, las referencias a Regreso al Futuro (mi trilogía favorita de todos los tiempos), el uso del D&D, el hecho de que veamos y comprendamos con facilidad cómo se juega y que sirve de pegamento para unir a personas con intereses, y miedos, comunes es de lo más emotivo que he podido leer en años y que me ha llegado especialmente porque, bueno, yo también fui un adolescente perdido que encontró en el Dungeons & Dragons una tabla de salvación y huida de la realidad, aunque no al estilo del Die de Kieron Gillen y Stephanie Hans, aquí veremos la narración de la partida, pero nada más. Nadie se pierde en el mundo onírico del rol ni le da por asesinar a nadie (como los medios de comunicación de aquellos años nos quisieron hacer creer).

El único pero que le puedo poner a Una Palabra Mortal está en el hecho de que el final es un tanto confuso y precipitado, colocando las piezas como Lawrence quiere pero atropellando por el camino a algunos personajes.

En cuanto a la edición de Red Key la verdad es que estamos ante una edición impecable, sin una sola errata, y ya sólo el acierto de publicar esta trilogía hace que haya que felicitarles pero no puedo evitar comentar que sus libros suelen ser un poco más caros que los de la competencia (aunque si eso supone la supervivencia de la editorial… pues casi merece la pena porque nos están ofreciendo un listado de libros y autores realmente interesante).

En definitiva, ya estoy mirando de comprarme Un deseo limitado, continuación de Una Palabra Mortal, y es que le he perdonado a Mark Lawrence por su trilogía de The Broken Empire y más aún tras descubrir que es el principal cuidador de su hija discapacitada Celyn (que es por lo que no viaja para promocionar sus libros o asistir a convenciones) y más aún tras haber conectado de una forma tan intensa y brutal con Nick en una novela de lectura ágil y sin muchas pretensiones.