Aunque la película no se ha estrenado en España aún (ni creo que lo haga ya) “The first time” cuenta con el aliciente de poder ver a Brittany Robertson y Dylan O’Brien (“Teen Wolf”) interpretando una bonita historia sobre el primer amor entre adolescentes. Tierna y emotiva con dos buenas interpretaciones.

The first time
Título original: The First Time
Año: 2012
Duración: 98 min.
País: Estados Unidos 
Director: Jon Kasdan
Guión: Jon Kasdan
Música: Alec Puro
Fotografía: Rhet W. Bear
Reparto: Brittany Robertson, Dylan O’Brien, James Frecheville, Victoria Justice, Craig Roberts, Christine Taylor, Joshua Malina, Halston Sage

Dos estudiantes de instituto se conocen en una fiesta. En el transcurso de este fin de semana, las cosas se vuelven mágicas, románticas, complicadas y divertidas, a medida que descubren lo que es enamorarse por primera vez. 

Soy un romanticón, un moñas y, por desgracia, un desafortunado en esto del amor (y, creedme, después de coleccionar durante 20 años corazones rotos, puedo decirlo con total certeza), pero eso no quita para que disfrute con historias como la de The first time (La primera vez) en las que me encuentro con una historia de amor que suena auténtica, que está construida en torno a dos actores de la talla de Dylan O’Brien (atentos a este chaval, llegará lejos, y si no me creéis podéis ver cómo se merienda al resto del reparto de Teen Wolf desde el primer capítulo) y de Brittany Robertson (trotamundos televisiva a la que podéis recordar de La Cúpula) que saben interpretar las escenas que exige el guión de Jon Kasdan.

En The first time la trama no es muy más compleja que la historia de dos adolescentes que se conocen, se enamoran y pierden juntos la virginidad… todo en un fin de semana. Por supuesto la historia gira en torno al amor, él está enamorado de una de esas chicas preciosas que considera el no-va-más tener a un “amigo” al que contar todas sus penas y al que jamás verá como otra cosa (y, como suele ser habitual, ella ni siquiera se molestará en saber demasiado sobre la vida de él) y ella está en una relación con un tío “guay” (egocéntrico, música y un auténtico gilipollas). Vamos que en tanto mujeres como hombres podréis poneros en situación con ambos protagonistas y comprender que, coño, “se quieren tanto que tienen que estar juntos”.

Primer encuentro

Puede que os suene sensiblero, típico y tontorrón, pero a mi me vale, porque la historia se deja ver, se disfruta y la verdad es que el final me pilló por sorpresa porque creía que aún quedaba bastante más metraje. Por lo que creo que habría que felicitar a Jonathan Kasdan (Freaks and Geeks, Californication), director y guionista de una preciosa historia de amor adolescente (y no digo “amor adolescente” a la brava, es que es precisamente eso; vivo, intenso, fogoso y, muchas veces, condenado por el paso del tiempo) que puede hacer que algunos os replanteéis un poquito la visión del amor que tenéis, de ese tonto perseguir de sueños con mujeres que sólo nos ven como una persona en la que descargar sus penas, o de esos hombres totalmente egocéntricos que no descubren lo que tenían… hasta que lo pierden o dejan que se marche.

Llegué a esta película después de tragarme las cuatro temporadas de Teen Wolf (tengo que hablar de esta serie, prometido) y de flipar con las actuaciones de Dylan O’Brien, que a priori estaba llamado a ser un secundario y que, bueno, se comió con patatas al resto del reparto desde el primer minuto de la serie. Y estamos hablando de una serie en la que el protagonista es hombre-lobo, su novia cazadora de hombres-lobo, la mejor amiga de ésta una banshee, etc… pues el señor O’Brien les da sopas con honda, y no es sólo porque sea mucho mejor actor (lo es, desde luego) sino porque el propio actor rechazó el papel protagonista de la serie para hacer de Stiles Stilinski… y ahora la serie es suya, completamente suya. Por si no lo conocéis es el protagonista del que, se supone, será uno de los taquillazos del verano: El corredor del laberinto (otra película de una distopía juvenil) y la verdad es que después de verle en la tercera temporada de Teen Wolf no tengo dudas de que estamos ante un pedazo de actor (que arrasó en el casting de El corredor del laberinto, superando a otros actores juveniles ilustres) y aunque en The first time no tiene demasiado espacio argumental para cambiar en exceso de registro ya demuestra lo que vale como actor (y esta película se rodó hace 2 años, Dylan ha mejorado mucho).

Por otra parte tenemos a Brittany Robertson, más conocida (a priori) por su participación en series como La Cúpula, Life Unexpected, El círculo secreto y otras tantas interpretaciones en series y películas. Aquí demuestra ser un personaje interesante aunque ligeramente cargante en ocasiones, pero que funciona con Dylan. No está al nivel de este, pero cumple sobradamente.

En cuanto a la dirección de Jon Kasdan lo cierto es que cumple sin sobresaltos, tampoco es que se pueda pedir mucho más a una película de este tipo, es una película intimista, sin ningún tipo de exceso ni grandes rodajes. Su guión, por otro lado, es bastante interesante, no pretende cambiar nada, sólo jugar con una historia.

En la imdb The first time tiene una puntuación de 7, pero en España no se ha podido ver porque aún no se ha estrenado. Yo, personalmente, la he visto porque quería saber si lo de Dylan O’Brien era de pura casualidad o realmente era un potencial gran actor. Lo es, y por una vez me adelanto a Zangol y digo “este chico promete”.