ECC Cómics comienza a recuperar el Superman de Peter Tomasi y Patrick Gleason justo en el momento en el que el auténtico Superman regresa a la actualidad… junto a su hijo Jon (y Lois).

"Superman: El hijo de Superman" (Peter Tomasi, Patrick Gleason y otros, ECC Cómics)Superman de Peter Tomasi y Patrick Gleason 1: El hijo de Superman   
Edición original: Superman núms. 1-6 USA, Superman: Rebirth núm. 1 USA (one-shot)
Fecha de edición: septiembre de 2018
Guión: Peter Tomasi, Patrick Gleason
Dibujo: Patrick Gleason, Doug Mahnke, Jorge Jiménez
Color: A color
Formato: Libro cartoné, 176 págs. a color.
17,95€

Cuando el Hombre de Acero murió defendiendo su hogar adoptivo, pareció que el espíritu de la verdad y la justicia que representaba se hubiera extinguido para siempre. Pero en el banquillo aguardaba otro Superman mayor, más sabio y más experimentado junto a Lois Lane, su esposa, y Jonathan Kent, su hijo.

Ahora, este refugiado de un universo desaparecido sale de las sombras dispuesto a asumir el manto de su difunta contrapartida y volver a surcar los cielos como el mejor héroe de la Tierra. No obstante, no es el único superviviente de Krypton que ha conseguido llegar a esta realidad. La mente artificial conocida como Erradicador pisa los talones a la Casa de El, y la directriz que le inculcaron para que protegiera el genoma kryptoniano no le permite tolerar ninguna otra forma de vida… ni siquiera la que lleva la misma sangre que Kal-El.

¿Conseguirá el hijo de Superman dominar sus poderes emergentes a tiempo de resistirse a que se aniquile su humanidad? ¿O renacerá en un Krypton nuevo forjado de las cenizas del mundo de su madre?

Superman: El hijo de Superman surge en pleno evento Renacimiento y supone el principio de una nueva era para el Hombre del Mañana que nos ofrecen los aplaudidos autores Peter J. Tomasi, Patrick Gleason, Doug Mahnke, Jorge Jiménez, Mick Gray, Jaime Mendoza, John Kalisz, Wil Quintana y Alejandro Sánchez. Este volumen recopila los números del 1 al 6 de la serie original Superman, así como el especial Superman: Rebirth.

Renacimiento supuso para DC Comics unos sólidos cimientos sobre los que establecer el nuevo rumbo que la editorial debería tomar, un regreso a la antigua magia que el Nuevo Universo DC había intentado tapar a base de color informático y dibujantes, muchos, propios de la Image Comics de los años 90. Renacimiento era un serio punto de inflexión y nada mejor para simbolizarlo que el regreso de Superman… aunque volvería con la sorpresa de ser padre y de que su hijo Jon fuese adolescente y estuviese preparado para comenzar a lidiar con el legado de ser el hijo de Superman. Una apuesta arriesgada que, sin embargo, funcionó.

Estamos en un momento, con el inicio de Renacimiento y estas recopilaciones en cartoné de los primeros números, ideal para subirse al carro, tanto de Batman como de Superman y otros héroes, pero en concreto en El hijo de Superman tenemos el debut de Superman en la nueva DC, tras la muerte del Superman original del mundo y el vacío que éste deja, que obliga al Superman de toda la vida a dar un paso al frente y asumir su deber. Mientras tanto, Jon, el hijo de Clark y Lois, tiene dudas sobre cómo controlar sus poderes y su lugar en la vida de su padre. La mayor parte de estas dudas se resolverán gracias a la intromisión de El Erradicador, un ser artificial proveniente de Krypton que lucha por preservar la pureza genética de su planeta de origen y que no es sino una excusa argumental para que haya tortas poniendo a Jon en peligro (antes se ponía a Lois en peligro, ahora ella… en fin, lo que hace Lois es de lo más rídiculo).

El guión lo firman Peter Tomasi y Patrick Gleason y la verdad es que sorprende que opten por una historia en la que Superman retoma sus responsabilidades, ocupando el puesto dejado por el anterior superhombre para que la Tierra lo reciba con los brazos abiertos y pocas explicaciones, o ninguna. Sorprende que para el Erradicador encontrar descendencia del, supuestamente, último hijo de Krypton (en lo que a él respecta) sea una ofensa, porque a fin de cuentas no hay otra kryptoniana cerca con la que concebir un hijo. Tampoco puedo obviar lo que supone tener una base subterranéa secreta en la Luna (con Batman los guionistas cada vez se flipan más, ¿quién se supone que la construyó?). En fin, dejando aparte esos detalles mola ver a Clark ejercer de padre, aunque sea uno tan irresponsable como el que acaba presentando a un joven inexperto, con poderes que van y vienen y poca confianza a la Liga de la Justicia como Superboy. Si eso no es tener enchufe…

Gráficamente no hay queja posible, está todo cubierto con Patrick Gleason, Doug Mahnke y Jorge Jiménez, primero y último son siempre una maravilla, y aunque el estilo del segundo me suele parecer agresivo congenia con el tipo de historia. Queda claro que DC apuesta por este nuevo/clásico Superman.

La edición es un cartoné de calidad, con una recopilación de todo el material y el relanzamiento que supuso Renacimiento con una buena cantidad de material extra que adornan la edición y la hacen más recomendable. El punto ideal de reentrada al personaje.

En definitiva y a pesar de ciertas inconsistencias argumentales, es de agradecer ver por fin a un héroe madurar y no sólo ser padre, sino ver cómo intenta educar a su hijo en su legado, sólo por eso ya merece la pena.