«Pepita es especial» es un libro que comenzó como muchos de estos tiempos; primero la historia se hace hueco en las redes sociales haciéndose viral y luego salta al formato papel. En este caso es la historia real del día a día de una familia que tiene una niña que tiene el cromosoma XXI.

Pepita es especial
Fabiola Arroyo e Irene G. Lenguas
A partir de 4 años
Formato, páginas: TAPA DURA, 48
Medidas: 260 X 261 mm
ISBN: 9788448851682
Precio con IVA: 14.95 €

«Pepita es especial. Papá y mamá siempre nos lo han explicado. Pero yo creo que lo que pasa es que tiene algo especial. No me refiero a ese cromosoma que no se ve, sino a su forma de querernos y a su manera de hacernos sonreír. ¡Ojalá todo el mundo la viese como la vemos Juan y yo: igual que nosotros, pero con un toque especial!»

Esta es la historia de Pepita, una niña muy especial.

Un libro que comenzó como muchos de estos tiempos; primero la historia se hace hueco en las redes sociales haciéndose viral y luego salta al formato papel. En este caso es la historia real del día a día de una familia que tiene una niña que tiene el cromosoma XXI. Esta historia es original por quien es la narradora: la hermana de la protagonista que tiene unos pocos años más que ella. La protagonista es Pepita y su hermana es la encargada de contarnos cómo es su vida bajo el Síndrome de Down y lo feliz que es ella y los que le rodean, sus aficiones y sus predilecciones. El punto de vista de una niña de 6 años, Fabiola, ayuda a explicar cómo hay que tratar a su hermana y lo que le gusta hacer.

El éxito de esta historia ha llegado a través de dos vías: en las redes sociales donde su madre sigue escribiendo la vida cotidiana de Pepita y en forma de cuento que desde octubre a diciembre del mismo año (2018) ya va por la 4ª edición.

El libro nos trasmite como tenemos que respetarnos unos a otros y aceptar a todas las personas sin importar si son diferentes, porque en realidad todas las personas somos diferentes entre nosotras. Además nos explica muy claramente, e incluso para la infancia, cómo es una persona con Síndrome de Down, mostrándonos la vida familiar y.las rutinas de Pepita. Además muestra una familia unida e implicada totalmente en la vida de la más pequeña de la casa.

Viene muy bien tener este libro tanto en casa como en la escuela porque nos puede ayudar a las preguntas curiosas que tan incómodas nos hacen parecer a las personas adultas.

En las últimas páginas del libro toma el control del texto la madre de Pepita para explicar a los lectores el por qué realizaron este cuento y cuál es el objetivo, que para mi además de explicar el Sindrom de Down, tiende a normalizar a las personas que lo peseen.

Las ilustraciones son muy bonitas, de tonos pasteles que acompañan en todo momento al texto y el texto tambien referencia a las ilustraciones. Un texto breve y sencillo en cada página, utilizando un tamaño lo suficientemente grande para que le sea más fácil a la infancia que está iniciandose a leer. El lenguaje es muy simple, tal como tiene que ser un lenguaje de una niña de 6 años que es la que lo narra acercándolo a las personas de esa edad. Haciendolo desde el amor que le produce su hermana pequeña, por ello se le excusa (porque es una niña de 6 años) que hable de guarderia y no de centro o escuela infantil.

Este libro puede ayudar a explicar la razón por la que hay personas que son diferentes y necesitan una atención especial pero además enseña todas las fortalezas que se obtienen al tener un miembro de la familia con Sindrome de Down ya que te hace mirar con otro prisma. Por ello considero la importancia de tener este libro tanta en las casas como en las escuelas.

Aun así hay cuentos que hablan de inclusión, de respeto y de convivencia que me han llegado y aportado más, donde se reflejan los problemas que tienen estas personas y nos hacen meternos en su piel para poder sentir sus sentimientos y llegar a empatizar con ellos. Con Pepita no he empatizado, me ha resultado simpática y que tiene mucha suerte por la familia que le ha tocado y recibido con los brazos abiertos (esto tendria que pasar a toda la infancia) pero a parte de que tiene que ir más veces al médico no hay mucha más diferencia con su hermana o hermano, tiene una infancia feliz, por lo que es una niña feliz y me gustariá pensar que asi es como viven todos las personas que tienen capacidades diferentes, pero tristemene no es así.

El fin de este libro es para recoger dinero para la fundación que preside la madre y así ayudar en los tratamientos de estimulación que necesitan estos menores y no están incluidos en la seguridad social, por lo que me parece una buena idea para recaudar.