A estas alturas poco se puede decir sobre el trabajo de Robert Kirkman en Los Muertos Vivientes excepto, quizás, que está sabiendo mantener el ritmo argumental con una maestría que demuestra lo gran guionista que es… fuera de Marvel, claro.

 

https://www.via-news.es/images/stories/comic/Planeta/muertosvivientes7.jpgLOS MUERTOS VIVIENTES # 7: LA CALMA ANTES DE…
Guión: Robert Kirkman
Dibujo: Charlie Adlard
Entintado: Cliff Rathburn
Correspondencia Original: The Walking Dead 37, 38, 39, 40, 41, 42
Tomo 17 x 26 cms
tapa blanda
136 páginas B&N
Precio: 7.50 €
Imagen activa

Hace un par de meses que no me podía comprar un comic, así que cuando fui la semana pasada a la librería especializada iba a arrasar (¡ejem!, vamos, a gastarme unos 50/60 euros). Lo tenía todo pensado, iba a comprar mucha grapa porque sale rentable “y algún tomito”… pero me encontré con el séptimo número de Los Muertos Vivientes y mis planes se comenzaron a ir al carajo.

Así que me lo compré, el anterior volumen, Esta triste vida, me había impactado bastante y parecía que este, La calma antes de…, iba a dar mucho de qué hablar, aunque el título del recopilatorio…

Total que Rick se ha quedado sin mano y, además, tiene que hablar con su mujer porque no acaba de estar muy seguro sobre quién es el padre del hijo que va a tener, si él o Shane, el mejor amigo de Rick. Esa conversación tiene lugar en este volumen. Sólo por ese momento ya vale la pena comprarlo. Pero si además tenemos la, cruel, escena de Carol y…, ya lo veréis, en fin, son dos momentos absolutamente impactantes que te dejan acojonado. Más que nada porque ves la profundidad de cada personaje, cómo Kirkman sabe usarlos y dejarlos por ahí, pululando, hasta que los necesita. Hay que crear escenas de tensión, de drama, de amor… Los Muertos Vivientes las tiene, ¡¡a porrillo!!

De todas formas creo que, una de las muchas cosas buenas que hace este joven guionista, es saber dosificar. Poco a poco se van sucediendo acontecimientos que impactan. La muerte está siempre presente, a cada paso, pero también lo está la vida. Así, si antes os hablaba de dos escenas cruentas no puedo olvidar también que asistimos  a dos de los mejores momentos que se han vivido en la serie.

Pero lo mejor, siempre, está por venir. La emoción no puede cesar, el cliffhanger máximo está siempre a la vuelta de la esquina. Y no son esos finales, o eventos, típicos de la Marvel de estos años. Vacíos de contenido e interés. No, lo que Kirkman hace es dejarte, SIEMPRE, con ganas de leer el siguiente número y todo porque NUNCA sabes lo que va a suceder al pasar la página.

Si aderezas esto con un dibujante como Charlie Adlard que sabe dotar a las escenas de un crudo realismo… en fin, la mezcla es absolutamente explosiva.

Ya llevamos 42 números de Los Muertos Vivientes, 7 tomos, y como en los USA van por el 54 nos vamos a tener que mentalizar para la espera de una de las series más frescas, innovadoras y sorprendentes del panorama USA, pero… señores de Planeta, ¿pueden sacar 2 tomitos más enseguida?