Miles Morales llega al nuevo Universo Marvel y consigue una serie regular algo más alejado del Spiderman de su universo, ya que el universo Ultimate ha desaparecido, dispuesto a ganarse un lugar en nuestros corazones de la mano de Brian Michael Bendis y Sara Pichelli.

"Spider-Man #1 a 7" (Brian Michael Bendis y Sara Pichelli, Panini Cómics)

Una portada clásica para una nueva serie

Spider-man 1 a 7
Edición original: Spider-Man v2, 1 USA
Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Sara Pichelli
Color: A color
Formato: Comic-book, 32 págs. a color.
2,5€

Las Guerras Secretas han terminado y ahora Miles Morales vive en el Nuevo Universo Marvel, es miembro de Los Vengadores y cuenta con el apoyo de Peter Parker, el Hombre Araña original, pero no todo va a ser fácil para el Trepamuros.

Tras Secret Wars Spider-man, Miles Morales, llegaba al nuevo Universo Marvel y obtenía su propia serie regular en grapa en España gracias a, ¡sigh!, una hamburguesa que Miles le dio al Hombre Molécula en las Secret Wars y que éste le agradecía “transplantandole” a él y a su familia al nuevo Universo Marvel tras el cataclismo del universo Ultimate. Parece que como Bendis entendía, como nosotros, que esto era una… tontería, un deus ex machina sin más pues que no merecía explicación alguna y así comienza la nueva serie de Miles Morales.

Nos encontramos con un Miles que recuerda, y mucho, al clásico Peter Parker yendo al Instituto, con problemas de que su madre (abuela) no se entere de en qué anda metido, acusaciones de consumo de drogas ante la bajada de la puntuación de las notas, problemas con las chicas (de hecho el primer número comienza con una chica gritando a Miles por haber llegado tarde a una cita con ella), etc.

"Spider-Man #1 a 7" (Brian Michael Bendis y Sara Pichelli, Panini Cómics)

“Pues empezamos bien la serie…”

"Spider-Man #1 a 7" (Brian Michael Bendis y Sara Pichelli, Panini Cómics)

“Todos me quieren”

Vamos, que a día de hoy Miles se parece más a Peter que el propio Peter Parker, si no fuera porque nuestro querido Peter tuvo que esperar muuuucho a poder independizarse un poco del coñazo de la tia May. Y aunque la serie se disfruta muchísimo no puede sino doler un poquito el ver cómo todo suena a “ya visto”, cómo sencillamente estamos ante un Spiderman “negro”, por mucho que a Miles le moleste esa etiqueta cuando se comprueba su raza. Además, qué narices, resulta muy fácil ser el “nuevo” Spider-man cuando todos te hacen la ola tanto como se la hacen a Miles. Se nota que Brian Michael Bendis le tiene muuuucho cariño al personaje, desde luego Peter no lo tuvo tan fácil. Nunca. Ni de lejos. Esperemos que pronto veamos a Miles sufriendo la “suerte Parker“.

Por cierto, en Spider-man cuenta con otro lujo, y es que Sara Pichelli es la encargada del dibujo de la serie y aunque a veces cansa tanta página doble la verdad es que su estilo es muy agradable a la vista y es imposible no disfrutar con su trabajo. Mi pega está en esas páginas dobles que, seguro, no se verán tan bonitas cuando Panini les recopile en tomos. Por lo demás me parece una gran elección.

En cuanto a la edición hay que aplaudir a Panini por separar a Spider-man de Spiderman, no incluyendo las aventuras del primero en el tomo mensual del segundo (una tentación que seguro que debieron sentir).

Veremos cómo continua la serie con la Civil War II y es que Tony Stark ya se ha pasado a seducir hacerle una oferta a Miles como en su día le hiciera a Peter en las Civil War originales. Por mi parte sólo os diré que estoy disfrutando, y mucho, con Spider-man, pero que no “mola” más que el original como me habían dicho por ahí.